Wimbledon 2010, una edición de lujo

Serena Williams, Rafael Nadal, Yaroslava Shvedova y Vania King (dobles femenil) y Jurgen Melzer-Philipp Petzschner (dobles varonil) fueron los campeones principales en la 124 edición de Wimbledon.  Fotos: wimbledon.org
Serena Williams, Rafael Nadal, Yaroslava Shvedova y Vania King (dobles femenil) y Jurgen Melzer-Philipp Petzschner (dobles varonil) fueron los campeones principales en la 124 edición de Wimbledon. Fotos: wimbledon.org

Londres, Inglaterra.- La edición 124 del afamado torneo de Wimbledon, que tradicionalmente se realiza en el exclusivo All England Club, fue una real competencia, muy especial gracias a la visita al vetusto escenario después de 33 años de Su Majestad la Reina Isabel II. Fue también una ocasión sin precedentes en muchos aspectos, sobre todo porque los inolvidables John Isner (Estados Unidos) y Nicolas Mahut (Francia) rompieron todos los récords existentes en el deporte blanco.

Especial porque hubo un clima maravilloso, como nunca, incluso el historiador del All England Club, Alan Little, lo describió como “el torneo más soleado que puedo recordar”. Y, por último, brillaron los campeones, Rafael Nadal quien impuso varias nuevas marcas al ganar el campeonato masculino por segunda vez, y Serena Williams, que completó de manera estruendosa una década en la que ella y su hermana Venus tienen completamente dominados los individuales de las mujeres.

Al derrotar al sembrado doce, Tomas Berdych de la República Checa, por 6-3, 7-5, 6-4, Nadal confirmó su condición de claro Número 1 del mundo. Se convirtió, además, en el primer español en ganar Wimbledon en dos ocasiones y emparejó la marca de Bjorn Borg (1980) y de Roger Federer (2009) quienes venían de ganar en polvo de ladrillo el Abierto de Francia y capturaron también el título de Wimbledon sobre hierba.

Nadal no pudo defender ese verano de 2008, el título debido a problemas de rodilla, pero su regreso a la acción este año ha sido un éxito sensacional, mientras barría imparable a través de la temporada de tierra batida y luego llevarse el premio más importante del mundo y el que anhela más que nada, Wimbledon.

Nadal sólo necesitó dos horas 13 minutos para hacer el trabajo, la forma más rápida, desde la final que obtuvo Roger Federer cuando en 2005 derrotó a Andy Roddick. Pero Serena Williams hizo un trabajo aún más rápido en la final de mujeres el día anterior. Despidió a la rusa Vera Zvonareva por 6-3, 6-2 en 67 minutos para completar una década de dominio asombroso de Wimbledon por las hermanas Williams, Serena y Venus. Entre las dos han capturado el título de damas nueve veces en los últimos 11 años desde que empezó el nuevo Milenio y, ahora dice Serena, que tienen la intención de regresar el próximo año para continuar el buen trabajo.

En marcado contraste con el maratón que protagonizaron Isner y Mahut en la primera ronda, que se extendió durante tres días, duró 11 horas cinco minutos y sumó 183 partidos, incluso el ganador Isner se tambaleaba pero acabó por imponerse por 6-4, 3-6, 6-7, 7-6, 70-68. El solo set final duró poco más de ocho horas. Además hubo un nuevo récord servicios “as” en un partido entre los varones, anteriormente en manos de Ivo Karlovic con 78. Isner logró 112 y Mahut también consiguió 103. Posteriormente un exhausto Isner se estrelló ante el holandés Thiemo De Bakker, ganando sólo cinco games.

El torneo se destacó por el número de jugadores que tuvieron que jugar cinco sets en las primeras rondas. El propio Nadal sobrevivió a dos de ellos, contra Robin Haase (Holanda) y Philipp Petzschner (Alemania), y otro, entre el tercer preclasificado Novak Djokovic y el belga Olivier Rochus, fue la única ocasión en que se cerró el techo de la Cancha Central, debido a la falta de luz en el lugar y a la amenaza de lluvia. El partido a cinco sets también produjo un nuevo récord de Wimbledon, que se terminó de jugar a las 22:58 horas en un día laborable.

Asimismo seis cabezas de seis en la rama masculina sobrevivieron a la cuarta ronda. Es la primera vez que esto ha sucedido en Wimbledon desde 2001, y a varios de ellos les ocurrieron derrotas inesperadas. Andy Roddick, quinto preclasificado y tres veces subcampeón de Wimbledon, se estrelló en la cuarta ronda ante el chino Yen-Hsun Lu de Taipei, clasificado 82 en el mundo, en otro cinco sets.

Luego, en la mayor sorpresa de toda la quincena, el sembrado uno y campeón defensor Roger Federer fue vencido en cuatro sets por Tomas Berdych. Es la primera vez en siete años no logra ya sea para ganar el título o llegar a la final. Berdych más tarde también sacó de la lucha al serbio Djokovic en tres sets, mientras que en la parte inferior del draw, Nadal se impuso al sexto cabeza de serie, Robin Soderling en cuartos de final, y luego a la esperanza de casa, Andy Murray en semifinales.

En individual femenino la rusa Maria Sharapova, la única otra campeona anterior, además de las hermanas Williams, fue desafortunada al encontrarse en el mismo lado con Serena Williams, y pagó el precio de que aún no había recuperado totalmente su forma tras la cirugía en el hombro el año pasado. Aunque Venus Williams, cinco veces campeona, cayó en los cuartos de final y la belga Kim Clijsters, que ganó el duelo a su compatriota Justine Henin, también cayó ante la rusa Zvonareva en los cuartos de final.

Serena Williams estuvo irresistible con su saque en todo el torneo. Sirvió 89 aces, batiendo su propio récord establecido el año pasado.

En dobles, el título masculino fue para un par de cabezas de serie, Jurgen Melzer (Austria) y Philipp Petzschner (Alemania), jugando sólo su séptimo torneo como pareja. Vencieron a los cabezas de serie y dos veces campeones defensores Daniel Néstor y Nenad Zimonjic. Luego en la segunda ronda (a un dúo británico, Chris Eaton y Inglot Domingo) y enseguida Melzer y Petzschner se impusieron a los sembrados 16, Robert Lindstedt (Suecia) y Horia Tecau (Rumania) por 6-1, 7-5, 7-5.

Serena y Rafael, las estrellas de Wimbledon. Foto: wimbledon.org
Serena y Rafael, las estrellas de Wimbledon. Foto: wimbledon.org

El dobles femenino fue ganado por una combinación de Estados Unidos y Kazajstán, Vania King y Yaroslava Shvedova, que venció a las sembradas rusas, Elena Vesnina y Vera Zvonareva por 7-6, 6-2. Para Zvonareva fue otra decepción pues en el espacio de pocas horas había perdido en singles ante Serena Williams. Las rusas habían causado la gran sorpresa del evento en los cuartos de final al eliminar las cabezas de serie principales, las hermanas Williams por 3-6, 6-3, 6-4.

El campeonato de dobles mixtos, al menos, cayó a una combinación de cabezas de serie, Leander Paes y Cara Black, los sembrados en segundo lugar. Esta combinación entre India y Zimbabwe venció a Wesley Moodie (Sudáfrica) y Lisa Raymond (Estados Unidos) por 6-4, 7-6.

En Individuales Juniors, el juvenil húngaro, sembrado 13, Marton Fucsovics derrotó por 6-4, 6-4 al australiano Benjamín Mitchell, y la novena sembrada, Kristyna Pliskova, ganó el título de las chicas en forma impresionante en una final contra la japonesa Sachie Ishizu. La nipona, sembrada 10, había despachado a la esperanza británica Laura Robson en la semifinal, por 6-3, 4-6, 6-4.

También hubo éxito para Hungría en los dobles de Juniors femenil, ya que Timea Babos se alió con la estadunidense Sloane Stephens para vencer a las rusas Irina Khromacheva y Elina Svitolina, cabezas de serie, por 6-7, 6-2, 6-2. En dobles varonil, se registró el único título para los británicos, ya que los “wild cards” Liam y Tom Farquharson se impusieron en la final por 7-6, 6-4 a sus compatriotas Lewis Burton y George Morgan.

Léa también

Denis Shapovalov de 2-1 contra Cilic

Los canadienses Denis Shapovalov y Felix Auger-Aliassime encabezan el día inaugural del Western & Southern …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *