Stefan Edberg: Nº. 1 con elegancia y valor

Stefan Edberg alcanzó por primera vez el No. 1 del FedEx Ranking ATP en 1990. Fotos: ATP

El sueco llevó su gran juego de saque-volea hasta lo más alto.

Dentro de la colección de perfiles de los 26 jugadores que llegaron a ser No. 1 del FedEx Ranking ATP, esta vez ATPTour.com repasa la carrera de Stefan Edberg.

Primera semana como No. 1: 13 de agosto de 1990
Total de semanas como No. 1: 72
No. 1 al final del año: 1990, 1991

Como No. 1
Stefan Edberg acabó con una etapa de 80 semanas de Ivan Lendl como No. 1 del FedEx Ranking ATP el 13 de agosto de 1990, el día después de ganar su segunda corona ATP Masters 1000 del año en Cincinnati. El sueco conservó el No. 1 del mundo durante 24 semanas antes de cederlo a Becker el 27 de enero de 1991. Los dos jugadores pelearon por lo más alto durante la temporada, intercambiándose la primera plaza en cuatro ocasiones antes de que Edberg se hiciera con el mando el 9 de septiembre, un día después de conseguir su primera corona en el US Open.

Ese reinado se prolongó durante otras 22 semanas antes de que Jim Courier lo superar el 10 de febrero de 1992. Protagonizaron una competida lucha por la cima, pero esta vez fue Courier el que pudo cono Edberg quedándose con el No. 1 desde el 5 de octubre de 1992 hasta el final del año.

Edberg escaló a lo más alto en cinco ocasiones diferentes para sumar un total de 72 semanas, lo que supone el undécimo mejor registro de la lista de No. 1. Consideró que convertirse No. 1 por primera vez fue una hazaña aún mayor que ganar un Grand Slam, como explicaba en 2008: “Es más difícil convertirse en No. 1, porque significa que tienes que jugar bien durante 12 meses y probablemente ganar más de un Grand Slam”.

Él y John McEnroe son los únicos jugadores en alcanzar la cima del FedEx Ranking ATP en individual y dobles. Edberg se convirtió en No. 1 del mundo de dobles el 9 de junio de 1986, conservando su posición durante 11 semanas y disfrutó de otro reinado de cuatro semanas más que empezó el 26 de enero de 1987.

Mejor momentos en los Grand Slam
Edberg ganó seis Grand Slam en individual durante su carrera, levantando su primer título con 19 años en el Abierto de Australia 1985 y repitiendo éxito en 1987. Ambos triunfos se produjeron sobre hierba, siendo 1987 el último año que se celebró sobre esa superficie. Pero el cambio a pista dura no frenó su éxito en el torneo, llegando a tres finales más en 1990, 1992 y 1993.

Su seña de identidad de saque y volea fue una combinación perfecta para Wimbledon y convertirse en uno de los grandes referentes en hierba de su generación. Su primer título sobre Boris Becker en 1988 fue solo el preludio de un enfrentamiento clásico en Londres, que se acostumbró a ver volar a Edberg sobre el césped. En 1990 derrotó al alemán en una épica final a cinco sets, que fue la revancha de la que perdió un año antes frente al mismo rival.

Al sueco le costó tomarle el pulso al ambiente en el US Open, pero a principios de los 90 se abrió paso entre sus campeones. Derrotó a Courier en la final de 1991, cediendo sólo seis juegos con una actuación que considera la mejor de su carrera. Un año después regresó a la pista dura americana para defender su corona, derrotando en la final a Pete Sampras. Pero Roland Garros nunca fue un territorio favorable. Y eso que tuvo la oportunidad de ganar en 1989, donde Michael Chang en cinco sets lo evitó. Fue la única vez que superó los cuartos de final en París.

Edberg también conquistó en 1987 el Abierto de Australia y el US Open en dobles junto a su compatriota sueco Anders Jarryd y con Petr Korda ganó el Abierto de Australia 1996.

Mejores momentos en Nitto ATP Finals
Edberg se clasificó nueve veces para el torneo de final de temporada, batiendo a Becker para lograr su único título en este torneo en 1989. El sueco también fue finalista en 1990 (p. con Agassi) y recopiló un récord de 18-14 en el torneo. Junto a Jarryd se clasificó para jugar el dobles durante tres años seguidos y ganaron las coronas consecutivas de 1985 y 1986.

Mejores momentos del Tour
Aunque su cuenta de títulos ATP Masters 1000 no es muy alta (4) desde que empezó la serie en 1990, Edberg ganó el primer torneo oficial Masters 1000 en el BNP Paribas Open de Indian Wells. También logró ese año el trofeo en el Western & Southern Open de Cincinnati y el Rolex Paris Masters, además de ganar su último título de este nivel en Hamburgo 1992 (torneo ATP Masters 1000 hasta 2008).

Edberg estuvo omnipresente en la lista de ganadores año tras año. Ganó al menos un título desde 1984 hasta 1995, terminando su carrera con 41. La consistencia del sueco llegó a su punto álgido en 1990, cuando firmó 12 finales en 21 torneos, ganando siete de ellas.

Récord Victorias-Derrotas: 801-270
Récord Títulos-Finales: 41-36

Grandes rivalidades
La rivalidad con Becker fue un marcado contraste de personalidades, siendo el sueco más frío y el alemán más pasional. Aunque Becker lidera el ATP Head2Head por 25-10, Edberg ganó tres de los cuatro duelos que tuvieron en un Grand Slam, así como el duelo a cuatro sets en la final de las Nitto ATP Finals en 1989.

El momento cumbre de la rivalidad fueron sus tres finales consecutivas en Wimbledon entre 1988 y 1990. La Centre Court vio a Edberg remontar un set en contra en su primera final en SW19, pero Becker tomó revancha un año siguiente ganando sin ceder una manga. Pero en 1990 fue el sueco quien se llevó un dramático duelo a cinco sets.

“Lo que me viene a la cabeza con Boris son las tres finales de Wimbledon y tuvimos un momento destacado a la misma vez, así que la gente lo recuerdo. Esa fue probablemente una de las mayores rivalidades que tuve en mi época”, asegura Edberg.

Curiosamente, su rivalidad continuó como entradores, cuando Becker se sentó en el banquillo de Djokovic y Ebderg lo hizo en el de Federer, durante 13 partidos cara a cara entre el serbio y el suizo entre 2014 y 2015.

Edberg también compartió otra memorable serie de partidos con Ivan Lendl. El sueco registró un 14-13 a su favor en el ATP Head2Head, repartidos entre 1984 y 1992-

Legado
Conocido como el mejor jugador de saque y volea de su época, su inclinación a subir a la red le proporcionó sus mejores resultados en hierba, donde ganó cuatro de sus seis Grand Slam (cuando el Abierto de Australia se disputaba en esta superficie). Acabó como No. 1 al final de un año en dos ocasiones (1990-1991), lo que cimentó su estatus como leyenda de nuestro deporte, mientras que durante nueve años seguidos finalizó en el Top 5.

Su juego elegante y su comportamiento ejemplar lo elevaron a figura venerada por el resto de jugadores y aficionados, lo que le llevó a entrar en el Salón Internacional de la Fama en 2004.

“Me veo como un buen tipo que es capaz de hacer un buen tenis, un chico que mantiene las distancias”, se definió Edberg en 1992. “Pero, quizás, a veces en el pasado fui demasiado amable y no tan profesional. Tienes que fijar tu autoridad tarde o temprano”.

Momento memorable
Uno de los momentos más significativos de la carrera de Edberg no ocurrió a la vista del público. En un entrenamiento con Jimmy Connors en sus primeros años en el circuito, la intensidad del americano le llamó la atención.

“Insistió en que no tenía sentido estar ahí si no das el 100 por cien y que cada punto importa”, dijo Edberg en 2009. “Me dijo que si tenía esa perspectiva de los entrenamientos, lo haría aún más concentrado en los partidos. Es una lección que todo jugador joven debería aprender”.

Becker sobre Edberg
“Estuvimos bastante ajustado. Había siempre tremendo respecto, nunca mala sangre, lo cual es sorprendente debido al número de grandes finales que jugamos. Nunca fue nada personal, sólo tenis”.

Edberg sobre Edberg
“Empecé con el saque y volea a los 15 años. Tuve un entrenador que me hizo hacer muchos ejercicios, con los que disfrutaba. A los 15, cambié el revés de dos a una mano y obviamente jugar en tierra era difícil. Cada bola me iría al revés y me frustraría. Fallaría y perdería los puntos. Tuve esta fantástica idea de si jugaba saque y volea con primer y segundo servicio, no me iban a tirar al revés. Problema resuelto”.

“Terminó siendo bastante bueno porque nadie más sacaba y voleaba en tierra, así que probablemente ganaría partidos que de otro modo no lo haría, pero también perdería muchos partidos si jugaba con alguien bueno en tierra”.

Graeme Agars, periodista, sobre Edberg
Stefan Edberg fue, y aún es, uno de los tipos más agradables del tenis. Siempre fue un completo profesional dentro y fuera de la pista, jugó a este deporte con integridad y sentido de justicia, además de ser un gran embajador. Por lo tanto, no es de sorprender que la ATP haya elegido al sueco como figura dentro de los premios más prestigiosos de este deporte en su gala anual.

Desde 1986, la ATP ha entregado el Premio Stefan Edberg a la Deportividad al jugador que mostró los ideales que Edberg representó: profesionalismo, juego limpio, integridad y el deseo de ayudar a crecer a este deporte. Cada ganador del premio lo aprecian, no sólo como un reconocimiento a su esfuerzo, sino como reconocimiento a lo que Edberg aportó a este deporte.

Un estilo de saque y volea con un tradicional revés a una mano hizo de Edberg una especie en extinción en este deporte. Pero 41 títulos (incluyendo 6 Grand Slam) le permitieron una carrera sobresaliente y dejar su sello como uno de los mejores exponentes de las subidas a la red. También fue uno de los últimos Top 10 en jugar de manera regular el individual y el dobles, conquistando 18 títulos por parejas, la mayoría en compañía de su compatriota Anders Jarryd. A esto añadió 13 años defendiendo a Suecia en la Copa Davis, con cuatro títulos. Todo esto da vida a un legado de superestrella.

Una vez le preguntaron en rueda de prensa por qué era tan amable fuera de la pista. Respondió que el periodista también sería así si viviese en un país donde está oscuro casi la mitad del año.

 

Léa también

Denis Shapovalov de 2-1 contra Cilic

Los canadienses Denis Shapovalov y Felix Auger-Aliassime encabezan el día inaugural del Western & Southern …