Se cumplieron 49 años del adiós de “Pelón” Osuna

El apodo de “Pelón” lo ganó a los 10 años cuando en Veracruz esperaba que su papá saliera del trabajo y como tenía mucho calor se fue a rapar, desde entonces se le quedó ese mote.
El apodo de “Pelón” lo ganó a los 10 años cuando en Veracruz esperaba que su papá saliera del trabajo y como tenía mucho calor se fue a rapar, desde entonces se le quedó ese mote.

Con una emotiva y sencilla ceremonia fue recordado el mejor tenista mexicano de la historia, Rafael “Pelón” Osuna, quien en 1969 falleció a la edad de 30 años, en un trágico accidente aéreo en la Ciudad de Monterrey.

Aunque este lunes 4 de junio es cuando se cumplen 49 años de su partida, su hermana Elenita Osuna de Belmar se presentó ayer domingo 3, al mediodía, en las instalaciones del Comité Olímpico Mexicano (COM) para recordar a su hermano ante la escultura de bronce que engalana dichas instalaciones.

Elenita llegó acompañada de su hermana Silvia, de la hija de ésta, Gabriela Arellano Osuna, su nieto Roberto Flores Arellano y su novia Alexia Raya. Llevaron dos arreglos de orquídeas que depositaron a los pies del monumento y oraron. Como siempre, Elenita en silencio “platicó” con su hermano Rafael.

Juan Landa Trejo, director de Comunicación Social del COM, estuvo con la familia Osuna durante la breve ceremonia, donde tomaron fotos y nota de tan memorable acontecimiento.

También el domingo 3 de junio se ofreció una misa en honor de Rafael Osuna en el templo de Santa María Reina, en la Unidad Independencia.

DEPORTISTA EJEMPLAR

Rafael “Pelón” Osuna nació en la Ciudad de México el 15 de septiembre de 1938 y desde muy pequeño destacó en los deportes. A los 10 años se convirtió en el campeón más joven de la historia dentro del Campeonato Nacional de Tenis de Mesa al ganar en 1948, la modalidad de dobles en compañía del Lic. Alfredo Ramos Uriarte, quien fue uno de los pilares en el desarrollo del tenis nacional.

El apodo de “Pelón” lo ganó a los 10 años cuando en Veracruz esperaba que su papá saliera del trabajo y como tenía mucho calor se fue a rapar, desde entonces se le quedó ese mote.

Osuna figuró entre los mejores 10 clasificados en singles en categoría abierta, de 1948 a 1952. También jugó futbol soccer y fue el basquetbolista más joven en participar en la Liga Mayor de México. A los 16 años se decidió por el tenis y se pulió en la Universidad del Sur de California (USC), donde se graduó en 1963 en Administración de Empresas.

Fue pieza clave del legendario equipo mexicano de Copa Davis de 1962, el único que ha llegado a una final y que integró con Antonio Palafox, Mario Llamas y Francisco Contreras como capitán-jugador. Vencieron 3-2 a Estados Unidos, 4-1 a Yugoslavia, 3-2 a Suecia y 5-0 a India, antes de perder, como visitantes, la final ante Australia 0-5.

En 1963, Osuna alcanzó la cima cuando se proclamó campeón del US Open con un triunfo sobre Frank Froehling III por 7-5, 6-4 y 6-2, un año después de coronarse en dobles al lado de Antonio Palafox, en ese mismo torneo, por lo que se convirtió no sólo en el primer latinoamericano en ganar el US Open (sólo lo han hecho además Guillermo Vilas en 1977 y Juan Martín del Potro en 2009), sino en el único mexicano en ganar un torneo de Grand Slam en singles y el único en ser clasificado como número 1 del mundo por la ITF en 1963.

Osuna además ganó dos veces los dobles de Wimbledon: en 1960 con Dennis Ralston y en 1963 con Antonio Palafox. Fue múltiple medallista en los Juegos Olímpicos de México 68, en singles y dobles, al lado de Vicente Zarazúa.

UN RÁPIDO ADIÓS

Osuna perdió la vida a los 30 años de edad, cuando el avión en el que viajaba a la ciudad de Monterrey, Nuevo León, se impactó sobre el Pico del Fraile, en la zona conocida como Tres Cerros y apenas a dos meses de su muerte, durante el US OPEN 1969 se declara el 28 de agosto de 1969 como el Día de Rafael Osuna y todo el torneo fue tapizado únicamente con posters de Osuna.

La Asociación Intercolegial de Tenis NCAA de Estados Unidos, entrega desde 1969, un trofeo con el nombre de Rafael Osuna en sus campeonatos nacionales, equivalente al Trofeo Heisman del futbol americano,

En 1969 el Centro Deportivo Chapultepec, considerado la catedral del tenis Mexicano nombró a su estadio “Rafael Osuna” y en 1972, para estrechar lazos de amistad entre Estados Unidos y México y honrar su memoria se crea la Copa Osuna.

El 14 de julio de 1979, el Salón de la Fama del Tenis Internacional lo consagró permanentemente en la historia del deporte blanco al distinguirlo como miembro de honor, lo que confirma su grandeza tenística. Es hasta hoy el único mexicano con tal distinción.

En el 2000 el Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos Ernesto Zedillo Ponce de León entregó, como homenaje a las máximas figuras del deporte de México, el reconocimiento a los Deportista Mexicanos más destacados del Siglo XX que emitió la Secretaria de Educación Pública. Rafael Osuna fue nombrado como el deportista del siglo XX en la disciplina del Tenis.

Como cada año, su familia lo recordó ante la estatua que erigió el Instituto Mexicano del Deporte en la rotonda de la plaza del COM, que fue develada por el ex presidente José López Portillo en 1979, sin embargo, como cada año, tampoco hubo ningún representante de la FMT.

 

Un pueblo que olvida su historia es un pueblo sin futuro porque está condenado a repetirla.

Léa también

Tipsarevic anuncia que colgará la raqueta

El ex No. 8 del mundo jugará el US Open y se retirará del tenis …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *