Carlos Moyá fue el primer español en la cima

Carlos Moyà ascendió al No. 1 del FedEx Ranking ATP el 15 de marzo de 1999. Fotos: ATP

Fue el primer jugador de su país en ascender al No. 1 del FedEx Ranking ATP

En el último perfil de los 26 jugadores que han ascendido al No. 1 del FedEx Ranking ATP, ATPTour.com repasa la carrera de Carlos Moyà.

Primera semana como No. 1: 15 de marzo de 1999
Total de semanas como No. 1: 2

Como No. 1 del mundo
La importancia de Carlos Moyà no se mide por el tiempo que permaneció en la cima del FedEx Ranking ATP sino por su carácter pionero para el tenis español. Su estancia en lo más alto de la clasificación supuso un antes y un después para su país. El 15 de marzo de 1999 se convirtió en el primer español capaz de ascender al número uno del circuito masculino del tenis profesional, después de que poco antes otras raquetas como Manuel Orantes, Sergi Bruguera o Álex Corretja se hubiesen quedado a las puertas. El mallorquín se aseguró el No. 1 en el ATP Masters 1000 de Indian Wells, al conseguir presentarse en la última ronda. En semifinales derrotó a Gustavo Kuerten por 6-3, 1-6, 6-1, en una victoria que le garantizó los puntos suficientes para desbancar a Pete Sampras. De esta forma, fue el decimoquinto jugador de la Era Abierta en llegar a lo alto, donde permaneció durante dos semanas consecutivas.

Lo más destacado en Grand Slam
Carlos Moyà apenas había ganado dos partidos en Roland Garros cuando se presentó por tercera vez en su carrera en la tierra batida de París en 1998. A pesar de ello, su nombre empezaba a despuntar en el ATP Tour. No obstante, su victoria unos meses antes en el ATP Masters 1000 de Montecarlo situaba su nombre entre los candidatos a conquistar la Copa de los Mosqueteros. El español superó a Sebastien Grosjean, José Imaz, Andrew Ilie y Jens Knippschild en su camino a cuartos de final, donde batió al No. 3 del mundo Marcelo Ríos. En semifinales derrotó a Félix Mantilla y en la final a Álex Corretja para levantar el primer Grand Slam de su carrera. Moyà, que se unió a Santana, Gimeno y Brugera como campeón español en Roland Garros, llegaría en tres ocasiones más a cuartos de final (2003, 2004, 2007). Antes de esto, había tenido la oportunidad de estrenarse en el Abierto de Australia 1997. Entonces era un desconocido para el gran público y su victoria ante Boris Becker en primera ronda fue su gran carta de presentación al mundo. No sólo batió al alemán, sino que se presentó en la final, aunque no pudo con el No. 1 Pete Sampras. En el US Open se quedó cerca de jugar la final en 1998, al caer en semifinales ante Mark Philippoussis, mientras que en Wimbledon nunca se encontró cómodo y sólo pudo avanzar hasta la segunda semana en una ocasión (2004).

Lo más destacado en las Nitto ATP Finals
El español participó en cinco ocasiones en las Nitto ATP Finals en tres ciudades diferentes: Hannover, Shanghái y Houston. En 1998 acarició la corona, tras dominar la final frente a Álex Corretja por 6-3, 6-3, sin embargo, vio cómo su rival lograba remontar el partido ganando los tres sets siguientes por 5-7, 3-6, 5-7. En las ediciones de 1997 y 2002, también pudo superar la fase de grupos, aunque las semifinales fueron su techo. Mientras que en 2003 y 2004 no logró pasar el corte. Eso sí, en ambas temporadas ganó al menos un partido en la Round Robin.

Lo más destacado en ATP Masters 1000
El ATP Masters 1000 de Montecarlo fue el primer torneo de esta categoría que acogió un partido de Carlos Moyà en 1996. Un año más tarde lo vio llegar más lejos que nunca en un campeonato de este nivel (SF). Y en 1998 se convirtió en el primer escenario en el que levantó un trofeo ATP Masters 1000. Por el camino derrotó a dos Top 10 como el No. 6 Yevgeny Kafelnikov y el No. 8 Álex Corretja, antes de llegar a la final, donde derrotó a Cedric Pioline por 6-3, 6-0, 7-5.

En 2002 fue el primer español de la Era Abierta en triunfar en el ATP Masters 1000 de Cincinnati, después de una de las mejores semanas de su carrera sobre pista dura. Moyà no cedió ningún set, ni siquiera frente al No. 1 Lleyton Hewitt en el duelo por el trofeo. Y en 2004 celebró su tercera corona ATP Masters 1000 en Roma, donde disputó una impecable final frente a David Nalbandian que ganó por 6-3, 6-3, 6-1.

Además, el mallorquín encaró otras tres finales en torneos de esta categoría en Indian Wells 1999, Montecarlo 2002 y Miami 2003.

Grandes rivalidades
Si hay un jugador que se ha cruzado en su camino en momentos importantes ese es su compatriota Álex Corretja, con quien mantiene una serie Head2Head ATP favorable de 7-5. A pesar de que el catalán empezó ganando sus dos primeros duelos, Moyà se llevó la final de Roland Garros 1998 y dominó los tres duelos que disputaron en torneos de Grand Slam. Eso sí, Corretja logró arrebatarle la final de las Nitto ATP Finals en 1998, remontando un partido que dominaba Moyà por 3-6, 3-6, 7-5, 6-3, 7-5.

También mantuvo una rivalidad intensa en la pista frente a otro compatriota que llegó -como él- a ser No. 1 del mundo: Juan Carlos Ferrero, que le ganó las tres finales en las que se midieron (Barcelona 2001, Montecarlo 2002 y Hong Kong 2002). No obstante, Moyà se anotó cuatro victorias en sus últimos cinco partidos en la rivalidad que se completó con un balance de 6-8 para Ferrero.

Con Lleyton Hewitt se enfrentó en 13 partidos (5-8), aunque el registro de finales fue igualado (1-1). Más curioso es su cara a cara ante Pete Sampras. Es cierto que sólo pudo derrotar al americano en una ocasión en cuatro partidos de la serie Head2Head ATP en las Nitto ATP Finals 1997, pero su gran logro ante el estadounidense fue arrebatarle el No. 1 del FedEx Ranking ATP el 15 de marzo de 1999, cuando Sampras llevaba 262 semanas en lo alto (29 de ellas consecutivas).

Legado
Carlos Moyà marcó un antes y un después en el tenis español. No sólo por sus logros en la pista, también implantó una estética que serviría como modelo a seguir para muchos de sus compañeros. Con la raqueta en la mano, un sólido juego de fondo tanto con la derecha como con el revés y un enorme talento natural para practicar este deporte hicieron el resto. Así, el 15 de marzo de 1999 logró lo que ningún compatriota había conseguido hasta entonces: ser el No. 1 del FedEx Ranking ATP.

Aquella marca que parecía imposible señaló el camino a otros españoles como Juan Carlos Ferrero, primero, y Rafael Nadal, después, que también tocaron el techo del circuito ATP Tour siguiendo los pasos de Moyà.

El carisma de Carlos Moyà dentro y fuera de la pista, además de sus orígenes mallorquines, generaron un gran vínculo con Rafael Nadal desde la primera etapa de su carrera. Moyà fue en cierto modo ‘mentor’ y una especie de ‘hermano mayor’ con el que no sólo compartía horas de entrenamiento sino también de entretenimiento sin la raqueta en la mano.

Tanto fue así que años más tarde, Moyà se convirtió en su entrenador desde 2017 y miembro del staff de la Rafa Nadal Academy para transmitir todos sus conocimientos y experiencias en el ATP Tour en el equipo del de Manacor.

Récord victorias-derrotas ATP: 575-319
Récord títulos-finales ATP: 20-24

Momento memorable
En enero de 1997, Carlos Moyà apenas tenía dos temporadas de experiencia en el circuito ATP Tour y en su vitrina lucían tan solo los títulos de Buenos Aires (1995) y Umag (1996). Su progresión dibujaba una trayectoria ascendente, aunque aún se mantenía en el Top 30 del FedEx Ranking ATP cuando se presentó en el Abierto de Australia, unas semanas después de firmar la final en Sídney (p. ante Tim Henman). El cuadro del primer Grand Slam de la temporada no había sido benévolo, al emparejarlo en la ronda inaugural con el No. 6 del mundo Boris Becker. El español cuajó un espectacular partido que acabó ganando por 5-7, 7-6(4), 2-6, 6-1, 6-4 en tres horas y 30 minutos. Pero su gran nivel de tenis no terminó ahí. En segunda ronda superó a Patrick McEnroe, más tarde a Bernd Karbacher y a Jonas Bjorkman también en cinco mangas (6-3, 1-6, 3-6, 6-2, 6-4). En cuartos de final derrotó a Félix Mantilla y en semifinales al No. 2 Michael Chang. En la última ronda, sólo Pete Sampras pudo impedir que conquistara su primer Grand Slam en Melbourne.

Moyà había hecho una promesa a su equipo encabezado por José Perlas si llegaba a la final, que cumplió durante la entrega de trofeos. El mallorquín cerró su discurso al público de la Rod Laver Arena con estas palabras: “Muchas gracias y espero que nos veamos el próximo año. Hasta luego, Lucas”. Esa despedida hacía referencia a una famosa expresión que popularizó por entonces un reconocido humorista en España (Chiquito de la Calzada). Trece años más tarde, cuando anunció su retirada, Moyà recuperó aquellas palabras y se despidió del circuito con esa misma frase que había pronunciado al mundo desde Australia: “¡Hasta luego, Lucas!”

Nadal sobre Moyà en 2010
“Carlos Moyà ha sido pionero de este deporte. Merece una gran despedida y el reconocimiento de todos. Ha conseguido cosas muy importantes en el mundo del tenis. Ha sido número uno del mundo, con lo difícil que es, ha ganado los principales torneos mundiales, la Copa Davis y ha aportado muchísimo al deporte español”.

Moyà sobre Moyà
“He tenido una carrera mucho mejor de lo que hubiera podido imaginar. Aunque tengas a gente acompañándote, al final, en la pista estas solo y en las derrotas también. Es un deporte muy solitario y la parte positiva supera a la negativa con creces”

Moyà sobre el No. 1 en 1999
“Siempre creí que ganar un Grand Slam era lo máximo que podía ocurrirte. Pero esto [ser No. 1 del mundo] lo superó. Había muchos jugadores que querían desbancar a Pete Sampras. Había presión. Y para mí era la única oportunidad, puesto que el próximo mes deberé defender muchos puntos. Y ya lo he conseguido”.

Graeme Agars, periodista
A pesar de su afinidad con la tierra batida, Carlos Moyà se convirtió en un jugador polivalente en cualquier superficie durante su carrera, ganando en torneo ATP Tour en once países diferentes repartidos en tres continentes. Su caballerosidad y elegancia lo colocaron como favorito de los aficionados en cualquier parte del mundo.

En mayo de 1999 el español fue nombrado por la Revista People como uno de las ’50 personas más guapas del mundo’ Y no fue sólo su apariencia lo que le hizo ganar elogios.

Después de ganar el torneo ATP de Chennai en 2005 (India), Moyà donó todo el premio para ayudar a los damnificados por un tsunami. Esa acción fue una de las razones que le llevó a ganar poco después el Premio Humanitario Arthur Ashe ese mismo año.

Problemas de espalda y una lesión en el pie pusieron fin a su carrera en 2010. Más tarde pasó a ser entrenador.

 

Léa también

Denis Shapovalov de 2-1 contra Cilic

Los canadienses Denis Shapovalov y Felix Auger-Aliassime encabezan el día inaugural del Western & Southern …