Nadal y Berdych, finalistas en Wimbledon

Tomas Berdych ahora eliminó a Novak Djokovic. Foto: wimbledon.org
Tomas Berdych ahora eliminó a Novak Djokovic. Foto: wimbledon.org

Wimbledon, Inglaterra.- Sobre el papel, las semifinales que se deciden en tres sets no tienden a complacer multitudes. Hoy, sin embargo, había dos que rompieron la tendencia: Tomas Berdych siempre tuvo lo suficiente en el tanque para derrotar a un cansado, pero animado, Novak Djokovic por 6-3, 7-6 (11-9), 6-3, mientras el número uno Rafael Nadal hizo trizas el sueño del ídolo local Andy Murray por 6-4, 7-6 (8-6), 6-4.

A pesar de estar en la cúspide de su primera final de Grand Slam, Tomas Berdych no mostró señales de nervios en la Cancha Central – sin duda gracias a su carrera a las semifinales del Abierto de Francia el mes pasado y a su victoria del miércoles sobre Roger Federer que captó los titulares.

Djokovic se vio pensativo y cansado. Foto: wimbledon.org
Djokovic se vio pensativo y cansado. Foto: wimbledon.org

Mientras el checo se acomodó dentro de su ritmo Djokovic parecía fuera de clase durante todo el procedimiento. Voló el marco de su raqueta y parecía lento.

Berdych sólo necesitó un quiebre para llevarse el primer set, luego en el segundo que fue muy cerrado se desató todo el infierno en los últimos tres games. Sin embargo, Djokovic cometió dobles faltas en dos ocasiones, y entregó en charola de plata el segundo set a Berdych.

El checo se puso adelante en el tie-break por 6-2, pero Djokovic salvó los cuatro puntos de ajuste, uno de ellos con un revés de ensueño abajo en la línea. A continuación, Berdych salvó dos puntos y Djokovic angustiosamente cometió una doble falta para perder el set por 11-9.

El visiblemente cansado serbio se armó de todas sus reservas de fuerza y valor pero de nuevo las dobles faltas que cometió fueron como un regalo envuelto para la ruptura decisiva.

Berdych fue un digno ganador: sus servicios eran de gran alcance y precisión, mientras que sus desplazamientos paralizaron a Djokovic.

Andy Murray nuevamente se quedó en la orilla. Foto: wimbledon.org
Andy Murray nuevamente se quedó en la orilla. Foto: wimbledon.org

Por otra parte, el indiscutible número uno a nivel mundial, Rafael Nadal está cerca de capturar otro torneo de Grand Slam. El mallorquín ha sido durante mucho tiempo el rey de la arcilla, pero ahora está probando que tiene buena mano para las yerbas cuando se trata del jardín de Wimbledon, donde ganó una épica final en 2008 contra el favorito Roger Federer.

Hoy, Nadal rompió los corazones ingleses al superar al británico Andy Murray, número cuatro. Decir que la resistencia del escocés fue pobre sería hacerle un flaco favor.

Ante la presencia del futbolista David Beckham, mirando desde la caja de los jugadores, quien debe haber lamentado el letargo de sus ex compañeros de equipo en la Copa Mundial de Sudáfrica, mientras veía a Murray perseguir cada pelota y tener a Nadal en su propio juego. Su servicio fue increíblemente fuerte durante casi todo el partido y, sobre todo, parecía tranquilo y dispuesto a hacer hasta lo imposible para salir adelante.

Rafael Nadal ganó una gran batalla. Foto: wimbledon.org
Rafael Nadal ganó una gran batalla. Foto: wimbledon.org

En el primer set las acciones fueron cerradísimas, hasta que Nadal hizo lo que sólo los campeones hacen – rompió en el noveno game, y coronó en el décimo para tomar una ventaja de 1 set a 0.

El segundo periodo fue una batalla fascinante: el primer servicio de Nadal lo abandonó, Murray castigó el segundo saque del español y, sin embargo no acabó por quebrar, debido principalmente a sus fallas en la red cada vez que entró a volear.

El tie-break que siguió fue igual de apasionante. Increíblemente Nadal cometió una doble falta en el 5-5 para ofrecer un punto a Murray, pero el primer servicio del escocés lo abandonó cuando más lo necesitaba y Nadal aprovechó la oferta para abalanzarse sobre el segundo saque corto. Una cuerda de la red envió la pelota saltando por encima de la raqueta de Murray en el siguiente punto y otra vez, en un abrir y cerrar de ojos, Nadal se fue al frente con una ventaja de 2 sets a 0.

El tercer set fue igual de reñido. Una vez más, Murray encontró de pronto otra oportunidad que se convirtió en adversidad. En cuestión de minutos tuvo dos ocasiones de ganar el set, y no lo consiguió.

Murray en el décimo game cayó 0-15, 15-30 y 30-40, y finalmente se escribió la historia con un golpe de derecha largo. Nadal se desplomó en una mezcla de euforia, alivio y cansancio. Había estado en una batalla y él lo sabía.

Al final Nadal le dijo a Murray en la red “un día vas a ganar un Grand Slam estoy seguro”. “No en mi tiempo”, podría haber añadido.

Por otra parte, en el dobles femenil Vera Zvonareva y Elena Vesnina calificaron para la final al vencer a las experimentadas Gisela Dulko y Flavia Pennetta, perdiendo tan sólo cuatro games contra las sembradas 4. Ellas se enfrentarán a Vania King y Yaroslava Shvedova, de Estados Unidos-Kazajstán, que vencieron a Liezel Huber y Bethanie Mattek-Sands, en tres sets.

En la final de dobles mixtos, los sembrados dos Cara Black y Leander Paes se medirán a los sembrados once, Lisa Raymond y Wesley Moodie. Ambos binomios ganaron sus semifinales con un mínimo de esfuerzo.

Léa también

Roger Federer en su 39 cumpleaños

El suizo es el jugador más veterano del Top 100 del Ranking ATP, que en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *