La increíble historia de Marcus Williams en Wimbledon

El improbable viaje de Marcus Willis a Wimbledon cautivó a los aficionados de todo el mundo. Foto: © Julian Finney/Getty Images/ATP

El momento mágico del desconocido británico Marcus Willis sigue siendo una de las historias populares en la historia reciente en el All England Club, en donde se midió a Federer en Wimbledon 2016 en la Pista Central.

A principios de junio de 2016, Marcus Willis estaba dando clases de tenis en el Warwick Boat Club de Gran Bretaña por 30 libras por hora. Cuatro semanas más tarde, se encontró frente a Roger Federer en un partido de segunda ronda en la Pista Central de Wimbledon.

“Tuve que cancelar algunas clases”, bromeó Willis. “Todo el mundo ha sido realmente comprensivo y me han dicho: “No seas tonto. Adelante y buena suerte”.

El tenista de 25 años era un ex Top 15 del ranking junior de la ITF, pero la falta de disciplina le impidió llegar al nivel profesional. Después de que Willis apareciese con una barrita de caramelo y un refresco en la pista durante uno de sus partidos ATP Challenger Tour, el comentarista Mike Cation lo apodó Cartman, una referencia al personaje de “South Park”.

Cuando Willis finalmente encontró la motivación para maximizar su potencial, una serie de lesiones lo limitó a un torneo en los primeros cinco meses de 2016, ya que su clasificación cayó al número 772. Continuó entrenando por la mañana y dio clases por la tarde, pero decidió terminar su carrera como jugador para aceptar un trabajo de entrenador en Filadelfia.

Pero después de que una retirada de última hora le permitiese colarse en la fase pre-previa de Wimbledon, el británico aprovechó su oportunidad y produjo el mejor tenis de su carrera. Ganó tres partidos para lograr una plaza en la fase previa, y luego sumó otras tres victorias para llegar por primera vez al cuadro final de un Grand Slam.

Willis consiguió rápidamente el apoyo local, ya que su improbable historia generó titulares. En su primer partido ATP Tour, sorprendió al No. 54 del mundo Ricardas Berankis en sets consecutivos para cerrar un choque impensable con Federer.

“Tenía sobrepeso. Estaba bebiendo cervezas. Solo era un perdedor. Me miré en el espejo y pensé ‘soy mejor que esto”, dijo Willis después de la victoria. “He estado trabajando muy duro, pero ahora vale la pena”.

Incluso Federer se hizo fanático y calificó la carrera improbable como “una de las mejores historias en mucho tiempo en nuestro deporte”. Aunque el suizo terminó rápidamente con la historia de Willis con una convincente victoria en sets consecutivos. Federer dejó que Willis saliera delante de él hacia la Pista Central y mantuvo breve su celebración posterior al partido, dándole al británico la oportunidad de saludar a los aficionados y empaparse de vítores.

“No es mi miércoles estándar”, dijo Willis, sonriendo. “Fue increíble. Me divertí a pesar de que me ganó fácil. Me encantó todo… Simplemente toda la experiencia fue increíble”.

Aunque no pudo recuperar su magia de Wimbledon cuando regresó al ATP Challenger Tour, el momento mágico de Willis sigue siendo una de las historias populares en la historia reciente en el All England Club.

 

Léa también

La cita de Ivanisevic con El Destino

El wild card bate a Rafter en la final de Wimbledon 2001 Goran Ivanisevic necesitó …