Juego Mental: El efecto del revés

El revés de Djokovic fue demasiado para el patrón de juego de Nadal con su derecha y así dominó desde el fondo de cancha.
El revés de Djokovic fue demasiado para el patrón de juego de Nadal con su derecha y así dominó desde el fondo de cancha.

El revés de Novak Djokovic es una verdadera fortaleza. Djokovic derrotó a Rafael Nadal para ganar su tercer trofeo en las Finales Barclays ATP World Tour en Londres, para celebrar su 22ª. victoria seguida, desde que perdiera ante el mismo Nadal en la final del US Open hace dos meses.

Por Craig O’Shannessy

Londres, Inglaterra.-El revés de Djokovic fue demasiado para el patrón de juego de Nadal con su derecha y así dominó desde el fondo de cancha el lunes en la noche. Djokovic logró cinco tiros ganadores de revés, más que cualquier otro golpe de fondo de cancha, y su revés forzó muchos errores de Nadal, que primero intentó enfrentarlo y luego esquivarlo, con poco éxito.

Nadal sólo logró dos tiros ganadores de derecha y dos de revés ya que Djokovic acortó la cancha con una gran defensa, desplegando sus destrezas atléticas, que te hace creer que está hecho de goma.

Lo que sorprende es que la mejor derecha del circuito (Nadal) fue superada por el mejor revés que existe (Djokovic). Eso no es lo normal.

Djokovic lanzó 89 tiros de revés del lado de las ventajas y 87 del lado de las igualdades, tanto paralelo como cruzado, para tener el control sobre Nadal. Djokovic además sumó 30 derechas invertidas al lado de las ventajas, que es una mala estrategia para la mayoría, pero que es lo que el doctor le recetó a Djokovic.

Djokovic sí cometió 13 errores de revés (Nadal tuvo 14) en el partido, pero la presión que provocó con ese golpe le dio mucho más puntos de los que perdió. Un claro ejemplo de esto fueron la cantidad y colocación de los errores de derecha de Nadal. El español sólo tuvo dos tiros ganadores de derecha, y 22 errores con ese golpe, lo cual es distante de lo que estamos acostumbrados a ver ante otros rivales.

Lo que es más interesante es que 17 de 22 errores de derecha fueron buscando la derecha de Djokovic al lado de las igualdades. Estos números demuestran que cambio de estrategia y el respeto al revés de Djokovic.

Djokovic tuvo un inicio ideal con un quiebre en el segundo juego y tomó ventaja de 3-0 basándose en su revés. En los primeros tres juegos, Djokovic hizo 20 tiros de revés y sólo 17 de derecha, y cometió sólo dos errores de revés al ganar 12 de los primeros 16 puntos. Djokovic logró cinco tiros ganadores en ese momento para dejar en claro sus intenciones.

Nadal salvó un punto de quiebre que lo pudo dejar 0-4 y luego recuperó el quiebre en el siguiente juego, y así logró igualar 3-3. Djokovic quebró de vuelta para adelantarse luego 5-3 tras ganar el punto del partido, que comenzó con un saque y red de Nadal, seguido de un globo de derecha de Djokovic a la carrera y posteriormente un intercambio de voleas con ambos en la red, antes de que Djokovic consiguiera una volea ganadora de derecha.

Djokovic luego tuvo dos tiros ganadores de revés en el 5-3, incluyendo un tiro que golpeó la red y cayó muerta al otro lado en el 15-30 que le dio chances en ese juego.

Nadal tuvo 87 por ciento de primeros servicios sobre el revés de Roger Federer en su triunfo en semifinales el sábado, pero sólo dirigió un 46 por ciento de sus saques al revés de Djokovic en la final. Nadal se ve obligado a cambiar ante Djokovic lo que se siente cómodo haciendo contra Federer.

El revés de Djokovic estuvo firme en los últimos juegos del partido, ante la arremetida final de Nadal para intentar meterse en la pelea. Djokovic sólo cometió dos errores y logró dos tiros ganadores en sus últimos 23 golpes de revés desde el 3-1 del segundo set.

Es la segunda victoria seguida de Djokovic sobre Nadal (también final de Beijing) tras perder los anteriores tres desde semifinales de Roland Garros. El revés de Djokovic tiene mucho crédito para que Djokovic ganara su séptimo título del año, la segunda mayor en una temporada para él.

El revés de Djokovic estuvo firme en los últimos juegos del partido, ante la arremetida final de Nadal para intentar meterse en la pelea.
El revés de Djokovic estuvo firme en los últimos juegos del partido, ante la arremetida final de Nadal para intentar meterse en la pelea.

Craig O’Shannessy usa detalladas mediciones y fórmulas para descubrir los patrones detrás del juego. Lea más en www.braingametennis.com.

Léa también

Denis Shapovalov de 2-1 contra Cilic

Los canadienses Denis Shapovalov y Felix Auger-Aliassime encabezan el día inaugural del Western & Southern …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *