Belgrado, la capital del tenis mundial

Tras vencer a Francia, los jugadores del equipo serbio se raparon, de izquierda a derecha: Viktor Troicki, Novak Djokovic, el capitán Obradovic, Janko Tipsarevic y Nenad Zimonjic posan con las Ensaladera de Plata. Foto: daviscup.com
Tras vencer a Francia, los jugadores del equipo serbio se raparon, de izquierda a derecha: Viktor Troicki, Novak Djokovic, el capitán Obradovic, Janko Tipsarevic y Nenad Zimonjic posan con las Ensaladera de Plata. Foto: daviscup.com

* Una vez más la Copa Davis demostró su magia e importancia como competencia de equipos en un deporte en el que prima el individualismo. El triunfo serbio no podría haber dependido exclusivamente de Djokovic. Hacía falta  el apoyo de sus compañeros, del capitán Obradovic, la aparición del inesperado héroe en Troicki y la desbordante pasión del público en el Arena de Belgrado

Por Héctor Riazuelo/Belgrado

Por su parte, Francia por poco arruina la fiesta local gracias a un veterano Clément que acaparó la escena en la vibrante disputa del punto del dobles, sirviendo de soporte a un Llodra que lucía a ratos desconcertado, y a un sentimiento grupal cultivado durante 11 años en el puesto por el capitán Guy Forget.

Siempre Forget

A pesar del resultado adverso, la leyenda de Forget en la Copa Davis sigue sin perder brillo, y por ello, consideramos que es justo nombrarlo en medio de la derrota. Cuando era jugador la competencia le dio los mejores momentos de su carrera, siendo el mejor de todos, el triunfo ante el entonces novato Pete Sampras para terminar la sequía de 59 años sin títulos de Francia.

Tras volver a integrar como jugador un equipo campeón en 1996, guió el recordado triunfo sobre césped a domicilio ante Australia en la final de 2001 y ahora acumula su tercer subcampeonato como capitán.

Hasta pronto, Belgrado

Mención especial para Belgrado, por primera vez sede de una final de Copa Davis. Ciudad de mucha gente cálida, rica en herencia cultural y con ansias de dejar atrás su convulsionada historia reciente, sin querer perder el encanto de lo mejor de su pasado.

La noche del sábado recorrimos la calle Skadarlija, una de las más famosas de la parte antigua de Belgrado y conocida por ser la más bohemia de la capital.

Lugar de asiduo encuentro de artistas y escritores en los finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, está repleta de restaurantes en los que se puede degustar la comida local, acompañado de alegre música tradicional serbia en vivo y de un muy fuerte licor a base de ciruelas llamado Sljivovica servido en un vaso demasiado grande para su función digestiva.

Nos despedimos de la capital serbia con la idea de un regreso para seguir descubriéndola y de incluir otras zonas del país como Drvengrad, la etno villa del cine construida por el cineasta y músico Emir Kusturica para la película “La Vida es un Milagro” y que entre sus calles incluye los nombres de Diego Armando Maradona y Novak Djokovic. Después de este memorable triunfo quizás todo el equipo de Copa Davis merezca tener su propia estatua colectiva en la localidad.

Léa también

Denis Shapovalov de 2-1 contra Cilic

Los canadienses Denis Shapovalov y Felix Auger-Aliassime encabezan el día inaugural del Western & Southern …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *