Vanessa, del atletismo a la esgrima

“Soy disciplinada en todos los aspectos, con una motivación siempre ante todo de querer ganar y ser la mejor”, afirmó Infante.
“Soy disciplinada en todos los aspectos, con una motivación siempre ante todo de querer ganar y ser la mejor”, afirmó Infante.

*Inicia tamaulipeca su carrera en la prueba con vallas, pero una lesión la lleva a tomar el sable

La joven esgrimista Vanessa María Infante Galván, originaria de Ciudad Victoria, Tamaulipas, ganadora de un oro y un bronce en la Olimpiada Nacional 2013, es un ejemplo de perseverancia y tenacidad en el deporte.

Después de varios años de probar suerte en el atletismo, la actual medallista de bronce en el Campeonato Mundial Sub 20 de Esgrima en abril de este año en Porec, Croacia, reconoció que tomó el sable y la espada por recomendación de su metodólogo.

“Llegué por azares del destino a la esgrima, yo practicaba atletismo, pero me lesioné y perdí toda la temporada, iba en primero de secundaria cuando pasó eso. Después Vladimir Ortiz (metodólogo con el que trabaja) me dijo que tenía tres opciones para practicar, estaban la esgrima, halterofilia y tiro con pistola.

“Mi mamá no quiso halterofilia porque dijo que se me iba a hacer el cuerpo de hombre, a mí se me hacía muy aburrido tiro deportivo y decidí intentar en la esgrima, no quería porque amaba las vallas, pero debía tener los pies sobre la tierra de que ese año lo iba a perder en el atletismo”, dijo la deportista de 17 años.

Así fue como en diciembre del 2008 tuvo su primer entrenamiento al siguiente año, seis meses después, debutó en la ON en la edición del 2009.

“Entré el 5 de diciembre del 2008 a la esgrima, entrené bajo las órdenes de William Arzola, lo hacía por las mañanas entre semana y los fines de semana ya entrenaba con el equipo completo.

“Tuvimos seis meses después la Olimpiada (Nacional) en Mexicali y para prepararnos fuimos a España, todo el equipo de Tamaulipas, y fue una gran preparación porque regresamos fuertes y para ser mi primera Olimpiada me fue muy bien, quinto lugar individual y plata por equipos”, recordó Infante.

Con un año de prácticas llegó el momento de decidir si continuaba en la esgrima o seguía su camino entre las vallas del atletismo.

“El siguiente año tuve que tomar la decisión si me quedaba en esgrima o me regresaba al atletismo, y lo que me ayudó a inclinarme a este deporte fue la disciplina que había en todo el equipo de Tamaulipas, que siempre hubo un objetivo claro. Conforme me fui quedando le fui agarrando cariño y pasión al deporte.

“El primer año no lo hacía por cariño, sino por un compromiso, después cada año lo disfrutaba, cada competencia la fui haciendo con más cariño, con todo el orgullo de representar a mi estado”, reconoció sobre su trabajo en meses posteriores, en los que alcanzó el oro por equipos en la ON 2010 junto con Leslie Treviño y Cintia Calderón

Ahora, considerada como una de las promesas de este deporte a nivel nacional, pues el bronce en Croacia la hizo brillar en el medio después de que México no figuraba a nivel internacional desde la plata de Pilar Roldán en los Juegos Olímpicos de México 1968, sus papás Guadalupe Infante y María de Jesús Galván, son piezas clave la vida y desarrollo de la esgrimista.

“Mis padres siempre me han apoyado en todos los aspectos, si me falta algo de material cuando el estado no me lo puede aportar, mis padres me lo compran, siempre han estado ahí y siempre han sido dos factores muy importantes porque hay veces que te caes por algún mal resultado, pero ellos han estado ahí para levantarme.

“La educación que me han dado mis padres ha sido de excelente calidad, hay que ser humilde y no perder el piso. La educación tiene mucho que ver para el buen desarrollo deportivo”, apuntó.

Sobre la medalla de bronce que ganó en Croacia, Vanessa destacó el aprendizaje y la convivencia con las esgrimistas que más admira, la ucraniana Olga Kharlan.

“La medalla que gané en Croacia, que fue mi primera internacional, no fue sólo una motivación para mí, sino para toda la esgrima de México, que se den cuenta que hay nivel y calidad qué demostrar a nivel nacional e internacional y que como mexicanos tenemos la capacidad de llegar a resultados importantes y traer medallas” dijo.

“Admiro mucho a una tiradora ucraniana que quedó tercera en el Mundial, se llama Olga Kharlan, en la pista es muy agresiva, aguerrida y fuera de ella es una persona muy linda, muy agradable. Es una tiradora que para mí tiene todo: técnica, táctica, es disciplinada y entrena mucho”.

Basada en sus recientes logros, la tamaulipeca sabe que con esfuerzo y constancia podrá seguir cosechando éxitos para Tamaulipas y México.

“Primero como una persona que tiene el objetivo claro de lo que quiere, hay veces que entra la duda, pero tengo un entrenador que siempre me deja en claro las cosas cómo deben de ser y siempre me apoya y me da la fortaleza para saber que se puede.

“Soy disciplinada en todos los aspectos, con una motivación siempre ante todo de querer ganar y ser la mejor”, afirmó Infante.

Léa también

La nueva normalidad de los deportes

Por Andrés Mauricio Torres/Account Executive at SAS Desde hace tiempo, la tecnología se ha venido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *