Talavante, único triunfador en la México

 

Alejandro Talavante
Talavante con la muleta inició con una tanda de derechazos con el cambio de mano y el de trinchera, estuvo en torero valiente metido en los terrenos del toro para hacer la faena.

Por Javier Trejo

El español Alejandro Talavante fue el único triunfador de la catorceava corrida y primera de los festejos del 66 aniversario de la Monumental Plaza México luego de haber pasaportado al toro que regaló, en tanto que sus alternantes Joselito Adame y Octavio García “El Payo” no tuvieron suerte con los astados de su lote, al igual que la rejoneadora portuguesa Ana Batista quienes fallaron con el acero.

Ante una buena entrada se lidiaron astados de La Junta para rejones que cumplió y de Barralva que tuvieron presencia y a excepción del quinto que fue para el aguascalentense Joselito Adame y que fue premiado con el arrastre lento, los demás ejemplares carecieron de fuerza y casta.
ALEJANDRO TALAVANTE
El español Alejandro Talavante, de grana y oro, al no poder con sus astados de lidia ordinaria regaló un toro “Romancero”, herrado con el número 55 y peso de 480 kilogramos, cumplió con el capote, en tanto que con la muleta inició con una tanda de derechazos con el cambio de mano y el de trinchera, estuvo en torero valiente metido en los terrenos del toro para hacer la faena e incluso llegó a poner las piernas de carnada para las embestidas del burel, culminó con una serie de bernardinas y pasaportar de estocada efectiva al burel para llevarse el apéndice. Abrió plaza con “Gironcillo”, número 119 y peso de 503 kilos, lanceó a la verónica y fue ovacionado en sus quites por chicuelinas que fueron muy ajustadas, en tanto que con la muleta estuvo muy voluntarioso con un toro sin transmisión y falto de fuerza, aun así estuvo valiente, necesito de la espada corta para matar al toro e irse en silencio y pitos al burel en el arrastre. Con su segundo “Pedrito”, número 60 y peso de 534 kilos, de igual forma logró hacer la faena al torear por ambos lados y con un toreo muy variado, ovacionado cuando toreó al natural, saludó en el tercio después de pasaportar al astado y escuchar un aviso.
ANA BATISTA
Fue buena la presentación de la rejoneadora portuguesa Ana Batista, vestida a la usanza portuguesa con una casaca verde seco, dejo una grata impresión con su toreo a caballo tanto en rejones de castigo como en banderillas. Pero falló con el acero y se fue en silencio. La ovación fue para los Forcados Queretanos que lograron una buena pega en el segundo intento con Antonio Vera,  cabo de cara, y Adrián Rodríguez el rabillador.
JOSELITO ADAME
El aguascalentense Joselito Adame, de burdeos y oro, bordó el toreo con el quinto de la tarde “Clavelleno”, número 151 y peso de 485 kilos, ovacionado por sus lances y quites por zapopinas, además de que el burel tumbó al varilarguero. Ovacionado por su labor en el segundo tercio y después de brindarle al matador Julián López “El Juli” con la sarga inició de rodillas en los medios de la plaza con una tanda de seis derechazos templados y ya de pie ligó otra más por derecha, de igual forma lució en sus naturales con un toro fijo de ideas nobles, culminó con manoletinas, pero falló con el acero. Arrastre lento para el burel y ovación para el de Aguascalientes. Con su segundo “Rompetechos”, número 92 y peso de 540 kilos, ovacionado en primero y segundo tercio, en tanto que con la pañosa inició con pases por alto y la trincherilla, para hacer la faena se quitó las zapatillas, estuvo voluntarioso y arriesgo con un toro complicado con el que solo tuvo detalles. Mató al segundo viaje de estocada caída. Debido a lo anterior regaló un toro “Gorrión”, número 120 y peso de 508 kilos, bien con la capa y ovacionado en el tercio de banderillas, estuvo muy voluntarioso con un toro sin transmisión y falto de fuerza, solo tuvo detalles por ambos lados. Mal con la espada y escuchó palmas.
OCTAVIO GARCIA
Octavio García “El Payo”, el diestro de Querétaro vistió de azul pavo y oro, con el tercero de la tarde “Juanito”, número 25 y peso de 490 kilos, cumplió con el capote en lances a la verónica y con la muleta solamente tuvo detalles con un toro de poca fuerza y falto de transmisión, que terminaba con la carita a media altura, por lo que el queretano estuvo muy voluntarioso. Pasaporto al segundo viaje. Con el sexto “Clavellino”, número 109 y peso de 495 kilos, tampoco tuvo suerte con el astado que salió muy distraído y no humillaba en sus embestidas. Mató de una entera para irse en silencio.

Léa también

El Bardo de la Taurina

 VERDADES QUE NO ESTÁN VERDES No quiero sonar dramático, bueno quiero sonar como sea, si …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *