Silveti cortó una oreja en Texcoco

Diego Silveti se enfrentó en primer lugar a un toro de muy poca fuerza, lo que le impidió el lucimiento.
Diego Silveti se enfrentó en primer lugar a un toro de muy poca fuerza, lo que le impidió el lucimiento.

Tarde de viento y lluvia en Texcoco, con dos tercios de entrada cubiertos en los tendidos, se ha celebrado ayer, la penúltima corrida de la importante feria de Texcoco, donde Diego Silveti, que se presentaba como matador de toros en esta plaza, cortó una oreja de su segundo toro, siendo silenciado en el primero.

Compartió terna con Juan Pablo Sánchez, cuyo resultado fue el de oreja y dos orejas; y Arturo Saldívar, que recibió silencio en los tres toros que lidió, ya que regaló el sobrero. Los toros pertenecieron a la ganadería de J. Hamdan, destacando el cuarto que recibió el arrastre lento.

Diego Silveti se enfrentó en primer lugar a un toro de muy poca fuerza, lo que le impidió el lucimiento. Desde que salió al ruedo, el astado demostró muy escasa fortaleza, lo que se acentuó a lo largo de la lidia. Durante la faena de muleta, en la que Silveti intentó mantenerlo en pie, se le desplomó, por lo que tuvo que levantarlo para meterle la espada. Cualquier posibilidad de éxito fue imposible con este toro, por lo que Diego escuchó silencio. Pudo resarcirse con el sexto de la tarde, al que cuajó un sensacional quite por la espalda, pasándoselo muy cerca y despertando la emoción de los tendidos. Esta misma emoción tuvo su continuidad en un soberbio inicio de faena en los medios, con cinco estatuarios sin mover las zapatillas. Los aficionados se pusieron en pie. El toro tuvo nobleza, aunque conforme fue avanzando la faena bajó su raza. Las dos primeras tandas tuvieron un gran nivel, mostrándose luego Silveti muy por encima del astado. Su labor tuvo calidad y torería, exprimiendo al máximo la embestida. Lo mató de media estocada y cortó una oreja con fuerza, calando entre la afición de Texcoco.

El máximo triunfador de la tarde fue Juan Pablo Sánchez, que se alzó con tres orejas después de una buena actuación. La primera la paseó del toro que abrió el festejo, un animal noble y de gran clase, pero sin mucha fuerza, con el que Juan Pablo estuvo templado y lo mató de una buena estocada. Mucho mejor fue el cuarto, toro importante premiado con el arrastre lento, con el que Sánchez cuajó una faena redonda, con muletazos largos y templados. También lo mató muy bien y paseó las dos orejas.

No tuvo suerte Arturo Saldívar con ninguno de los tres toros que estoqueó, pues pidió el sobrero de regalo. El primero tuvo movilidad, pero fue muy molestado por el viento, por lo que no terminó de haber acople entre el toro y el torero. En medio de la lluvia lidió su segundo, mientras que con el sobrero lo intentó, aunque no fue posible conseguir el éxito.

Léa también

El Bardo de la Taurina

 VERDADES QUE NO ESTÁN VERDES No quiero sonar dramático, bueno quiero sonar como sea, si …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *