Letras en Puntas…

MORANTE, NUNCA SERÁ OBLIVION

México y anexas…las Bardianas

Antes de que llegue el Buen Fin y que todo se ponga más barato, como cantaba noche tras noche el popular Pepe Arévalo en lo que fue su legendario ‘Bar León’, en la calle de Brasil, frente a donde se montó el primer albero en territorio mexica en el que se dio un festejo taurino, pa’ más precisión es donde hoy se encuentra la segunda Catedral de la CDMX, pues bien, una peña o grupo rubricado como ‘Bravura y Duende’, comandada por un par de damas, que no de cartas de las barajas, profesionistas ellas, una maestra Doña Patricia Ocampo Servín y la jurisconsulta Doña Adriana Gómez se echaron a cuestas homenajear a la dinastía de los ganaderos Cuevas, apoyadas por el joven entusiasta Rubén Salazar, y quien sabe cómo se aventuraron, que se lanzan al ruedo convocando a los dos periodistas taurinos políticos -más duros- de este país a decir del homenajeado Don Ernesto Cuevas, quien se refería a Don Leonardo y al Bardo que ya sabe que son Páez y el de la Taurina, vaya usted a saber cómo, pero que se van presentando en el museo que también es sede de los toreros, por ello el señor que tiene las llaves de San Pedro de la sede, el matador michoacano Paco Dóddoli dio su venia pa’ que se abarrotara el recinto, en donde desde luego se resaltaba la presencia del alguacilillo más chipen de por acá Don Saúl Rivera, sin que faltase el juez Don Jorge Ramos.

La empresa nos apantalló con un historiador que abrió plaza Don Rodolfo Téllez Cuevas, enterado y correcto, aunque debo decir que yo más bien creo que salió por delante porque -el tal Páez- (así se autonombró en su columna ¿La Fiesta en Paz?) y el Burdo, la neta, sin prejuicio y pecando de vituperio y de falsa modestia, comen aparte ¡Qué Caray! Y como ya se sabe que a los de ese rango les gusta que la gente esté acomodadita y ya tranquilita pa’ cuando van a concelebrar, por el privilegio que les concede la libertad de la que hacen gala cuando se tiene la cola corta esa que naiden les puede pisar, porque no andan con componendas, no venden melcocha, no alquilan sus espacios, no tienen hipotecada su opinión, desde luego que tienen diferentes maneras de ver la fiesta, tienen sus toreros favoritos y también sus coincidencias, como la más maciza de ellas lo es la bravura.

De apertura el de la Taurina antes de entrar en el tema, se largó un mensaje que aquí comparto sin síntesis por considerar que a todos nos puede atañer, con excepción de los avestruces, de quienes padecen de la mácula o que son promotores del autoengaño:

Permítaseme elevar una expresión de lamento e indignación, por este México encapotado de catafalco, en el que la Fiesta Brava, no está cierta en su continuidad, y por ello, ante el solo depender de un milagro, optemos, por ‘Tomar al toro por los cuernos’; reciclemos las conciencias, y asumamos nuestros roles; el de la bravura en el albero que es cosa de los ganaderos, el de la enjundia de los toreros, el de la pasión en el tendido por parte de los aficionados, el de la sensatez de las empresas, el del buen juicio de los jueces, el de la no tolerancia por parte de las autoridades, el de la claridad de las plumas y las voces.

La debilidad y el lucro a donde algunos han llevado a la fiesta, la tolerancia de otros y la imposibilidad de algunos por hacer algo, es lo que ha dado como resultado que los enemigos internos y externos, las bacterias y los virus, tengan postrada a la fiesta ante la guadaña política.

Es tiempo cuando menos de resaltar los valores de este galimatías, donde hay de que presumir y así se le debe de mostrar al mundo, sí, en global pa ’que no haya dudas que la tauromaquia es mucho más que sangre, es ciencia al más elevado nivel como de ello dejan constancia por doquier los médicos taurinos, a la par lo hacen los artistas de la pintura y de la fotografía cuya maestría hoy día está en la cúspide, la academia está produciendo, tan es así, que la máxima figura o tal vez la única es un chaval hidalguense que no se brinca los  trece años, aquí está la plaza de toros más hermosa que lo es la de ‘Cinco Villas’ albero visitados por las grandes figuras de la torería, cuenta con la galería más impresionante del orbe que es el ‘Museo Centro Cultural Tres Marías’, se cuenta con mecenas del altruismo como Don Ernesto Cuevas, que precisamente en su homenaje donó un terreno de una hectárea pa’ que en él se construya la Casa del Retiro del Torero Olvidado, se tiene aquí una fiesta popular más antigua que la Charrería y que el rito a la Virgen del Tepeyac, demos a conocer todo esto y mucho más…

¡Pa’ tratar de mantener viva la Fiesta Brava, que no es de todos, sino que somos todos… a pesar de los pesares!

2da. de la Temporada

Desde luego esa noche este escribano sacó a la palestra la figura señera de Morante de la Puebla, a la que reviró el maestro Páez con una discrepancia, y ante eso agradezco profundamente al propio Don José Antonio el que este domingo haya salido a la Plaza México pa’ apoyar con eso de que no es lo mismo ser torero, que ser figura, ¡juntos pero no revueltos!, comenzando por el terno, por la percha, por el arte, por todo… porque no es lo mismo el agua marina salpicadito de oropel, que el azul Neptuno bordado en oro pa’ el rey de lo profundo, de las crestas y del cielo, ese, al que acostado en un capote de lidia en pleno centro del ruedo, se puso a mirar el cielo unas horas antes de la corrida como diciendo entre tú y yo no hay distancias.

 

Léa también

El Bardo de la Taurina…

EN LOS TOROS ¿FUNCIONAN LAS REDES SOCIALES? Hace unos días en ‘Au Pied de Cochon’, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *