Letras en Puntas…

Manolo Martínez.

EN EL IMPARCIAL, CARDONA: “ARREGLAN” Y

“AFEITAN” O “COSTALEAN”, A LOS BURELES

México y Anexas…

Las Bardianas

Siempre que alguien me pregunta y también sin que me pregunten, estoy recomendando la lectura de EL IMPARCIAL cuyo alumbramiento se da en los Madriles y que en el contexto de los periódicos internacionales es una garantía en profundidad y en agilidad para la lectura. Entre las luminarias de su marquesina, una pluma mexicana la de Rafael Cardona Sandoval, un hombre que no requiere de panegíricos; ‘Lo dijo el señor del Cristalazo’ y ya estuvo, es él quien acuñó esa frase; -‘No extraño una fiesta que no vi, sino una que no veo’.

Manolo Martínez el más grande torero mexicano de cuando menos los últimos cincuenta y cinco años. En España se presentó fuerte en 1969 en Toledo al lado de Antonio Ordóñez y Paco Camino, con par de peludas, no cumplió con las sesenta corridas que llevaba firmadas por los tres boquetes que le abrieron y ya pa’ otra fue a confirmar a Madrid con el corte de una oreja, regresó a su tierra pa’ ser  “El Mandón” como se le sigue mentando, hasta que en 1974 en la Plaza México el toro ‘Borrachón’ de San Mateo le trozó la Femoral y la Safena le hizo jirones los músculos y le deshilachó los tejidos. Al día siguiente en el camastro del sanatorio acompañado de la parca que esperaba pa’ llevárselo, Rafael Cardona con sagacidad periodística logró lo impensable, plantarse frente a Manolo, -¿Qué te retiras?, -Que me retiren los toros, no los pinches periodistas… (Cita; libro ‘Manolo Martínez Genio y Figura’, Donaciano R. Botello) sólo Cardona pensó, se atrevió y logró llegar hasta el torero y succionar esa palabras.

El mismo periodista el viernes 8 de marzo de este 2019 aparece en EL IMPARCIAL con una columna que titula ‘El Sabotaje de los reventadores’, con oficio y maestría Cardona entra a una dualidad, la política y la tauromaquia, lo cual despertó el interés de quien esto escribe porque pienso que la política es el botín tras el que van, los que nos han hecho creer que el territorio nacional es patria, cuando en realidad es una tajada de lo que se podría llamar el negocio de la ambición, la que en forma particular se da ídem en lo taurino, para quienes les interese el presente que deberíamos de ser todos los que no estamos pasmados por quien usa el engaño y sigo hablando de la dualidad política – tauromaquia, la columna de Rafael Cardona se hace indispensable de ser leída, de ella algunas citas extraídas  fidedignas y salteadas:

tiene una fórmula hasta en la cultura taurina: la contratación de “reventadores”.

 Los gritones del tendido, pagados casi siempre por un diestro (por lo general siniestro), para incomodar a alguno de sus alternantes, abuchean a quien se les ha indicado, escandalizan, forman bulla y generan nerviosismo en los coletudos agredidos con sonoridad.

A fin de cuentas la fiesta brava sólo tiene-.como la política–, una finalidad: hacerse del poder.

La única diferencia es el método.

Los toreros nunca les dan la cara a los “reventadores”. Ni los conocen. Los contratan a través de cualquiera de sus mozos y nunca dejan huella. El dinero siempre se reparte en la oscuridad, como se hace con quienes “arreglan” las encornaduras y “afeitan” o “costalean” a los bureles.

Sólo falta precisar quién ordena los gritos y reparte los sombreros.

elimparcial.es

 

Léa también

El Bardo de la Taurina

MAGIA, DUENDE, MAESTRÍA Y SELLO En referencia a lo que de Diego San Román, en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *