Letras en Puntas…

Federico Pizarro. Foto: twitter

CABALLERO Y TORERO; FEDERICO PIZARRO

México y anexas…

Las Bardianas

Cuando se anunció este serial de eventos de bureles y toreadores, como en los Martinis a buscar la aceituna que ayudara a levantarle el sabor al elixir. Si nos basásemos en la falta de asistencia a los tendidos, todo está dicho, más en el análisis y en justicia de los toreros habría que decir que mucho de este abandono masivo que se ha dado, es la animadversión que los aficionados y el público tienen hacia la empresa.

En lo particular de los carteles que en otras circunstancias no solo se hubiesen salvado, sino que hasta habrían sido bien vistos, el del hace unas horas, era uno de esos, cuatro sostenes pa’ conformar la dosis que todo cartel requiere, toros y matadores con el aliciente del romanticismo implícito que traen las despedidas.

A Federico Pizarro desde siempre se le ha tenido como un bendecido con ese don que es lo primerísimo que deben de tener los toreros, ¡Parecer Toreros! Sin eso, solamente los muy excepcionales logran algo, luego pues siendo esto un espectáculo se requiere de tener esa trasmisión entre actuantes y receptores, el matador Pizarro siempre gozó de esa comunión porque además contaba con la ayuda extrema de ser gente decente lo cual pa’ todo en la vida, ayuda.

Como torero creo que ni incluso necesita ser juzgado por la historia, porque él entre muchas virtudes de hombre biennacido, tiene la de nunca haberse engañado, jamás se mareó con la coba, y vaya que con el solo físico le bastaba pa’ sentirse un adonis, lo cual sesgó y sí en cambio todos los días conjugo la faena de la caballerosidad.

Recuerdo aquella mañana que se velaban los restos de un gigante en todos sentidos que lo fue Don Aurelio Pérez, en el Galloso de Félix Cuevas, llegó solo un matador de singular presencia, Federico Pizarro y del medio también una comentarista, la señora Martha Figueroa. El matador Pizarro en un palmo de terreno, en cortito armó una faena charlada de Puerta Grande muy centrada en la forma de vida que un torero mexicano debe desplegar pa’ sobrevivir allende los mares, sus experiencias y peripecias en los días de vivencia en la Sevilla, cobraban antología por sí mismas y por la estructura de lo bien charlado, ¡Si Señor!

Meses después con gusto asistí al programa de televisión digital que tiene en co-titularidad con el también matador Leopoldo Casasola y el conductor Carlos Flores, emisión en la que descubrí a un Federico Pizarro culto e interesado en la historia y en el devenir del Centro Histórico de esta que es su ciudad, si a todo eso le sumamos veinticinco años de andar en el toro y haberse retirado de él por decisión propia en condiciones físicas y mentales óptimas pa’ un hombre maduro, pues no me queda más que expresar que éste personaje se va con la frente en alto.

Léa también

El Bardo de la Taurina

TEXCOCO TAURINO Y MUCHO MÁS… Este domingo que viene La Feria de Texcoco, en lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *