El Bardo de la Taurina

Arturo Saldívar.
Arturo Saldívar.

LA ENJUNDIA DE SALDIVAR

Ahora que la divisa del americanismo luce en todo lo alto del morrillo de ese auténtico espectáculo que lo es el mentado ‘panbol’, donde los aguiluchos amarillos paradójicamente son guiados por un ‘piojo’ pelirrojillo y quien ya los hizo los campeones de las alfombras verdes, viene bien un recuerdo pleno de admiración y respeto para quien en su momento echó a volar a esas águilas y al alimón le dio un lugar preferencial al Futbol de pantalones largos a nivel FIFA y que lo fue ese novillero tapatío que en vida llevó el nombre de Don Guillermo Cañedo de la Bárcena.

Áquel que platicaba que alternó con su paisano Manuel Capetillo Villaseñor, del que decía fue tan arrojado y tan enjundioso, que con un solo quite de cuatro Gaoneras y una Revolera de remate atornilladas con espolones, fueron la resortera pa’ que el torero – cantor se fuera pa’ arriba, y esto viene como referencia a lo que apenas un chaval que algunos dicen es jalisciense y otros lo dan como aguascalentense y que se llaman Arturo Saldívar, allá en Madrid sacara lo que todos los toreros deben sudar en Las Ventas y que lo es, el valor, la enjundia, la entrega y la convicción de no pasar desapercibido ‘a como dé lugar’ y aún más, sellar, que fue lo que logró ese torero que declarara ‘que su ambición se debe a que no está pa’ permitir que nadie se le vaya por delante’. No será en esta columna donde ahora el chalao de la pluma adopte poses melcocheras a favor de un torero que lo que tiene de torero es precisamente el ser torero en lo medular, en lo que el hombre, que viste de luces, debe de tener mínimamente y que son tres virtudes que deben arder dentro del cuerpo o que cuando menos deberían de estar como piloto de boiler, es decir, encendidas todas las tardes y que son: Cojones, corazón y mentalidad, factores sin cuyo alineamiento en esto del toreo no se puede ir más lejos que a la nada y por eso lo que hizo Arturo Saldívar en la Plaza de la Calle de Alcalá tiene mérito porque pisó sin titubeos (y que conste, que no estoy hablando ni de clase, ni menos de arte) ¿Y por qué lo logró? Pues por lo ya asentado, que es el que tiene con qué hacerlo.

Mas no nos volvamos locos en riachuelos de orgasmos por la tarde madrileña, lo cual de ninguna manera es restarle un ápice a este torero de la línea de los enjundiosos, que es de donde se desprenden luego todas las demás vertientes, como son las de los coletudos artistas, los clásicos, los del duende, los técnicos, los tremendistas, los cerebrales, los espectaculares, los preciosistas y hasta los ‘cachondeadores’, mas todos esos tienen un común denominador que lo es, repito, la enjundia, flama que le alumbró esta tarde el camino a un torero que tiene en mente llegar a ser alguien, ese es el mérito de este joven al que además la naturaleza lo ha dotado de una percha varonil, un rostro agradable, una sonrisa trasparente y, por sobre todo ello, posee el don de la ubicación, la serenidad en el hablar y hasta la sobriedad, no le busquemos más. Ni menos saquemos de contexto al ejecutor y lo ejecutado la tarde del martes 28 de mayo en la plaza más importante del mundo.

Punto engarzado a todo lo citado es el carácter que tiene este toreador no de ahora, sino desde ‘endenantes’ pues es sabido por cosas que no sabemos, que tuvo serias discrepancias en alguna ocasión con la empresa de la plaza capitalina y eso sí, es cosa de llamar la atención y subrayar el espíritu de un chaval, pues no ser sumiso con el clan que manipula la Plaza México equivale a escupir al cielo y sin embargo hoy estamos viendo los resultados de esa forma de ser, de quien es íntegro con él mismo y que es lo que lo llevó a Madrid, en una parada más de ese tren al que los toreros aspiran a jalar en sus niveles y posibilidades, las que en el caso de Arturo Saldivar son valederas porque tiene en su estilo con qué y ojalá la actuación o más bien la actitud que demostró esa tarde pueda servir de ejemplo y aún de rectificación para muchos que andan enfundándose en vestidos de seda y metal sin saber que el overol por más lujoso que sea se hizo para los jornaleros, vividores y holgazanes y los ternos de luces para los que tienen con qué honrarlos ¡En Hora Buena, torero cuña!

 

Arturo hizo gala de cojones, corazón y mentalidad.
Arturo hizo gala de cojones, corazón y mentalidad.

Léa también

El Bardo de la Taurina

 VERDADES QUE NO ESTÁN VERDES No quiero sonar dramático, bueno quiero sonar como sea, si …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *