El Bardo de la Taurina

Rodrigo Sántos, José Mauricio, Manuel Rodríguez “Manolete” y Morante de la Puebla. Foto: Excelencia Deportiva

‘AL COMPÁS DE MÉXICO’

Me han dicho que estuve buenito en el pasado programa dominguero, donde no le arrié a los toreros a los que no les han escrito un pasodoble, ni un danzón santanero, la razón más allá de la inexistencia de personajes es que el hip hop no se lleva con la torería, además si dije en desde ‘El Tendido TV’ que algún día Espinosa Paz le podría escribir a un toreo, ahora que la fiesta está en paz, y pa’ tener mi alma en paz agradezco a ese programa que va como la espuma pa’ arriba en su línea, que es muy válida, el haberme recibido con plena libertad de expresión, lo dije al aire y quise estar en la temática de los amables y decentes conductores el Dr. de la Rosa y la Dra. Barquera, a quienes se suman en el elenco algunos nombres relevantes y más agradezco la categoría de quienes me expresaron sus opiniones desde adentro y a los de afuera que lo hicieron como el Lic. Lorenzo Garza Hurtado.

Que ahí no metí la izquierda al hígado, insisto, no era el escenario, además en esta época donde abajo esta tan vapuleada la Fiesta que vergonzosamente dizque necesita que la defiendan del bullying con licenciados, con cultura, con dinero, con palabritas, cuando los que la tienen que defender, si éste fuese el caso, son los ganaderos con sus toros dignos y los toreros ídem, son tiempos de bravura de trapío de enjundia, de espectáculo de que al ruedo salten los ‘leones con cuernos’ y los espartacos enjundiosos, los que salgan a morirse en el ruedo, los toreros de a toma y daca y que no me vengan con el cuentecito de que no todos tienen el estilo pa’, pelearle al toro, porque ahora así le llaman estilo como en las casas de moda las de los trapos finos, no me estoy refiriendo a ello, me estoy refiriendo a la entrega, “Manolete” no era un tremendista, vamos ni era un torero de arte, era un torero corto pero honrado que se entregaba, que tenía vergüenza y carencias entre ellas la que en la espuerta ni traía una hamaca, ni un abanico, lo que era, era un Torero, por eso cuando en Linares lo asesinan los interese económicos pensando que ya era el momento de quedarse con su fortuna ante un riesgo en la ‘Bolsa de Valores’ llamado “Lupe Sino” lo canjearon por fincas, autos último modelo, joyas y efectivo y a otra cosa mariposa y le dejaron al pueblo, a los aficionados, un mártir. Hoy claro que un mártir le haría mucho bien a la Fiesta pero hasta pa’ eso estamos negados aquí, no tenemos un torero que ofrendando su vida deje algo, entonces cuando menos los actuantes tienen que brindar algo, no torear bonito, rítmico uno dos tres pasecitos con sus pasitos como los enseñaba la inmensa maestra Amalia Hernández  en su ballet folclórico donde todos los actuantes eran igualitos, pero eso era en el teatro, aquí estamos en el ruedo donde las emociones se trasmiten cuando el toro le husmea los cojones a los toreros, cuando los diamantes de los pitones acarician la seda y se produce la emoción que sube al tendido y así se las pongo complicada porque hay otras más canijas que es torear con arte, en la plaza frente al toro no en Los Viveros de Coyoacán o en Chapultepec, porque torear a la ilusión con leotardo o pants es muy distinto a torear a un toro que huela a majada cuando se lo pasan por la barriga, mientras sigan toreando como en sus clases de fitness, vamos a seguir como estamos.

La temporada pasada salió Mauricio Morett alías José Mauricio con las tripas crujiéndole y eso le dio pa’ comer holgadamente sin fórmula solo subiendo la emoción al tendido haciendo que la gente se emocione, pues pa´ ver toreros como soldaditos de plomo hechos en troquel, mejor me quedo en mi casa leyendo ‘La Amada Inmóvil’.

José Mauricio.

Voy a escribir hasta donde aguanten mis pobres brazos que se me han convertido en hilachos desgarrados y mis manos solo gimen porque la vejez se los ordena, pero ahorita el historiador del toro bravo en sus orígenes y transformación, el médico cumbre de la torería mexicana el que revive muertos y a los vivos los pone más giritos, el galeno Jorge Uribe Camacho al que además hay que reconocérsele la lucha que está afrontando en el campo de batalla por los quienes están padeciendo el Covid-19, se va tirar  por derecho con la aguja toledana y va a meterle a mi brazo un brebaje mágico que me va a remediar, sumándole a que otro grande de la medicina el Dr. Luis Petrone Hernández quien es un especialista en Angiología y Cirugía Vascular de primerísimo nivel (luispetrone@helimedica.com) esto por mediación de Doña Claudia, dama de la bondad y benefactora del bien del prójimo, así como decididamente del precursor de la cátedra en el arte de los libros taurinos el emblemático Bibliófilo de talla internacional Don Salvador García Bolio, a quien desde aquí al cumplirse el aniversario 36 del grupo que inició en 1984 cuando solo era reunión de intelectuales y luego al formalizarse lo presidió por propuesta de el Lic. Julio Téllez, cargo al que llega por votación unánime, por ello se le recuerda, reconoce, respeta, admira y felicita.

‘Al compás de México’ Laura de los Ángeles

Rodrigo Santos.

A quien me referiré ahora es a la élite potosina con sus pendones de lujo en la comunicación nueva y en los espectáculos, dónde un par de ases José Antonio García Delgadillo que tiene el corazón más robusto que un toro al que se le ha echado encima como forcado bravío que lo ha sido, hoy despunta frente a los micrófonos con sus ‘Voces Taurinas’ a las que en las dos últimas programaciones ha abierto la puerta grande pa’ lidiar en sendas entrevistas a un par de ‘torazos’ como lo son el máximo rejoneador que México ha tenido en las últimas décadas Rodrigo Santos y el martes siguiente, ‘Pepe’ García brindó al auditorio al lujo de empresario que lo es el Dr. Rafael Herrerías, en presente porque este personaje nunca ha terminado de irse y siempre es un crack presto a irrumpir en escena, si no es que ya está en ella y no nos hemos dado cuenta.

Y por otro lado traigo a la palestra al amigo Alberto Alcocer quien tiene afecto por los espectáculos y por el arte pero no se vaya a creer que cualquier arte, no, no, no, no, y es que en el arte hay niveles, como decía el maestro Cristóbal Álvarez aquel icónico pintor colombiano –La clase es aquello que le falta al pato para ser Cisne’- y sí, porque en el arte no todos son cisnes, como si lo es con corona de gemas José Antonio Morante de la Puebla el amigo de Alberto Alcocer quien hasta donde tengo entendido funge en México como representante de la fulgurante estrella del cielo de las partituras Laura de los Ángeles, mujer bendecida con esas aguas del Guadalquivir las que se mecen con su oleaje de río a los pies de sendas esculturas de los inmensos y nunca sobradamente alabados Juan Belmonte que fue “Pasmo de Triana” y “Curro” Romero que es “Faraón de Camas”, y es que esa Sevilla es uno de los lujos pa’ los que nacen con lujo, como Laura de los Ángeles, gema que atesora brillantes, rubíes y esmeraldas de atributos que posee pues a partir de ser sevillana, que eso es una bendición, es talentosa maja, de hermosa estampa, pianista virtuosa, y melódica como un Quiquiriquí con ese con que la Giralda se mece cuando Morante abre el abanico en señal de que el caleidoscopio del arte ha llega’o.

José Antonio Morante de la Puebla.

Como llegará vía los ángeles o más bien, de los duendes de la tecnología, la gracia de Laura de los Ángeles la que bajo la marquesina rubricada de ‘Al Compás de México’ el próximo viernes 31 de este julio a las 6 de la tarde hora de aquí trasmitirá desde Bormujos, Sevilla, España donde Andalucía huele a geranios de inspiración, hasta el Museo Francisco Cossío, de la tierra que es un potosí, la mismísima San Luis Potosí, a la que por mandato de un gobernador le escribiera el inmenso “Pepe” Guízar, aquello – de vecino de diez estados…– la formula pa’ conectarse no es de física, ni menos de química, ni de álgebra, es muy sencillita usted entra al Facebook Live del Museo Francisco Cossío y ya está en butaca, qué digo butaca en barrera de primera fila, eso sí previo armado de un galón de manzanilla pa’ que alcancen los chatos y unas tapas de ‘La Nueva España’ la famosa del Mercado de San Juan.

Y bueno reitero estemos al alba el viernes último del mes pa’ admirar y aplaudir a una luminaria de oro, como la torre sevillana, emblemática de su tierra, la que estará acompañada por su voz y su piano, y su ensamble musical que lo conforman; Manuel Jesús López Pérez en el violonchelo y la creatividad en las percusiones a cargo de Iván Cueto, esperemos a ver y escuchar;  ‘El Cielito Lindo’, el ‘México lindo y querido’ , y ‘La Llorona’ la que nos dicen -Hermoso, huipil, llevabas, Llorona, que la virgen te creí…-. ¡Venga’ ya! Laura de los Ángeles a bordarla como una Macarena, la del mantón color esmeralda igual que la Huasteca Potosina. ¡Imperdible!

Léa también

El Bardo de la Taurina

 VERDADES QUE NO ESTÁN VERDES No quiero sonar dramático, bueno quiero sonar como sea, si …