El Bardo de la Taurina

‘SIN TEMOR A LOS TEMORES’

Cuando de repente se nos aparece en las plataformas VIP algo diferente, pues hay que ponerle atención, sin más interés que el reafirmar que el globo terráqueo no es un cubo rígido, por el contrario es susceptible de sorprender como en las últimas semanas desde San Luis Potosí lo ha hecho una forma de comunicar bajo la marquesina de ‘Voces Taurinas’, cuya fórmula es una invención sencilla, coloquial, sin poses, entendible, exenta de presunción, sin sapiencia  con solo trasparencia, naturalidad y frescura,  todo ello que es requeté muchísimo emanado de un concepto altruista que lo es el de ‘Forcados Legado Taurino’ del cual en su momento me ocuparé pues es muy ambicioso en su idea de llevar auxilio a quienes lo necesitan y aún más, la idea llega hasta lo histórico y didáctico con un libro guía pa’ forcados de nuevo cuño y del público en general, mas ahorita estoy con su realidad triunfal el programa ‘Voces Taurinas’, supe de él a través del bravío, gentil y humanitario forcado Carlos Álamo quien me hizo la pega y me puso frente a un toro llamado José Antonio García Delgadillo.

El Bardo recibió  una invitación pa’ participar en un programa, la cual agradeció cumplidamente, mas no asistió (porque se ha vuelto muy divo, un ermitaño encarnado en mito, alejado de lo luminoso y rayando en lo caprichoso) vi el programa y las grabaciones de algunos ya realizados la emisión no tiene intentos de destellos, no tiene pirotecnia, no tiene producción, no tiene escenografía, el conductor no es conductor, es un charlista de sofá de casa, en síntesis el programa es un sorbo de agua de manantial nítido y cristalino, sin estar aprisionado ni en su propia sombra, la mecánica es similar a la que usted realiza con su teléfono cuando habla con un cuate, ¡Eso es todo! y por ello a quien llaman coloquialmente Pepe García, de entrada deja claro que ni por asombro pretende usar a sus invitados pa’ su lucimiento, no trae toga ni medallas, ni menos bola de cristal, no va por el jalar hebra, no mete en camisa de once varas a nadie, no anda de amarra navajas, nada de eso, es más, quitémosle el calificativo de programa y dejémoslo en una ‘Charla virtual’ que se realiza los martes a las ocho de la noche. (Checar horario)

Con quienes se charla, como por arte de magia, se empiezan a sentir a su aire y en comunión logran que quienes están frente a la pantalla del Facebook estén prendidos, interesados, atraídos, Pepe no se esfuerza ni se presiona por trasmitir una imagen de sencillez, de cordialidad porque simplemente ni lo necesita, la voz se le escucha normalita sin impostaciones, no recurre a trucos, no cobea, charla con personas no necesariamente ancladas por el mismo oficio, lo cual es un ejercicio interesante que en tiempos de crisis, de angustia, de guerras, es un bálsamo que llegó en el momento más oportuno y en forma muy digerible a diferencia de los programas canapés o de degustación, donde el tiempo se les va entre probaditas de opiniones.

‘Sin Temor a los Temores’

Sigo hablando de Pepe García, a quien no conozco físicamente nunca había hablado con él, no sé si el me llamó o yo lo hice da igual, y sin más, surgió una revolera en el tiempo que el destino y el trébol de cuatro hojas cristalizará en faena de Puerta Grande, se trata de llevar al mundo en fusión de voz poética y piano flamenco, la adapción torera de la puesta literaria que ya en versión libre ha sido titulada ‘Sin Temor a los Temores’ y que está basada en los pensamientos temerosos del inconmensurable Ernest Hemingway, quien con sus letras en lo taurino globalmente y en lo particular a Pamplona y a los Sanfermines, los llevó a la estratósfera, literaria y publicitaria.

La maquinaria de la imaginación se enfundó en duende y salero, en aroma a romero y manzanilla, José Antonio García Delgadillo que como todos los forcados es más vivo que la viveza le empezó a buscar los terrenos al Toro y de repente la idea se irguió como la Torre del Oro, esa que coquetea con La Giralda a la vera del Guadalquivir y como no iba a ser así, si Don Alberto Alcocer apoderado, hombre ligado al arte y a los espectáculos había sido enterado del proyecto  poniendo en suerte a la maja andaluza  hecha melodía, suspiro de piano y luz creativa en las partituras de la composición, la inigualable “Laura de los Ángeles”, quien sensible como el perfume de la sensibilidad, templó el proyecto, supongo imaginó los pañuelos blancos del triunfo, los aplausos de dos patrias hermanadas y con el viento de la emoción, supo pa’ sí, que ese estruendo de arte estaría pa’ un cartel musicalmente rubricado por ella “Laura de los Ángeles” la figura de los martinetes angelicales.

Ya llegan noticias que la composición y grabación musical se hará en España, la voz poética, los ensambles y los remates de postproducción se realizarán en el prestigiado estudio de tecnología de punta que lo es el del reconocido “Tato Cossío” en su sede potosina, lo que es sinónimo de lujo y garantía, vaya pueee, que esto se va a poner de campanillas.

Léa también

El Bardo de la Taurina

‘GACETA TAURINA’ Entre lo V.I.P. que llega a la redacción como información de altos vuelos …