El Bardo de la Taurina

Manolo Martínez, en una de tantas tardes de triunfo.
Manolo Martínez, en una de tantas tardes de triunfo.

El Bardo de la Taurina

MANOLO: ¡AL CARAJO CANTINFLAS!

Ahora que este mes ha andado tan melancólico, meloso, melodramático, pero sobre todo trillado, repetitivo, aburrido, falto de imaginación y hasta de veracidad, en torno a las muertes de personajes ya legendarios que dejaron huella dentro y fuera de  ‘El Cuerno de la Taurina’, como Valentillo ‘El Valientillo’ Arellano Salum, al que para muchos sólo lo vieron torear en ‘Brailey’ y para quienes sí lo vieron, iba a ser el torero que con su personalidad imantada de toreria abriría o más bien, separaría las aguas al estilo de aquel personaje retro  que creo se llamaba ‘Moisés’, para así llegar a la arena prometida y partir la fiesta en antes y después de él, lo que ya hasta el cansancio sabemos que no sucedió porque al destino nadie lo doblega ni doblándose con él.

Luego pues la cirrosítica remembranza de Manolo Martínez, a quien los faltos de neuronas imaginativas no salen de la recurrencia o la cantaleta de repetir como ‘puñetas’ mañaneras que ‘Manolo pensaba como toro’, que si sus muletas eran telones comparables con los del ‘Tívoli’ o los del ‘Metropolitan Opera House’, que si era mal encarado como ogro de la Laguna Encantada, que si tardaba mediatarde esperando a que el toro le embistiera para bordar sus mágicas ‘Chicuelinas’ y, desde luego, un bonche de ‘pelaos’ aseguran que la tarde del debut ahí estuvieron en la placita de la Aurora aquel 1 de noviembre de 1964, y ante ello yo me pregunto ¿Qué Manolo no debutó con picadores en Cañón de Huajuco, Nuevo León, allá por 1959?

¡Ya Chole! Como si no hubiera nada de que chanelar de un hombre que tanto dijo dentro y fuera del círculo de arena.

Mario Moreno "Cantinflas".
Mario Moreno "Cantinflas".

Luego la cantaleta sigue con la comicidad del show ‘Cantinflesco’ del ‘Mimo’, que andaría celebrando sus cien añotes  de vividor, del que por cierto que, a ningunos  de sus aplaudidores  quienes en esta fecha le están aventando un ‘Sunami de incienso’, los escuche preguntarse y aún dar explicación ¿Cómo lograba Cantinflas que en un momento muy preciso, según estaba programado en el guión, el eral o becerro  doblara las patas y cayera hecho un cordero a los pies de su  ‘cachondeador’?; ¿aceros de rejoneo, enjairsados en forma de banderillas?  ¿arponcillos untados de  Rampun?. Yo no lo sé y por eso pregunto a los ‘Súpersabios del cuerno’, el caso es que si usted cree que se puede leer ‘La Prensa plácidamente’ sobre las carnes de un animal bravo sea cual sea su edad o tamaño, pues haya usted y su academia taurina.

Y ya que he venido dándoles carrete a estos toreadores excepciónales en diferentes órdenes, hay que reconocer que ‘Cantinflas’ fue un becerrista admirable dentro de la pandereta del toreo bufo, lo cual  nada tiene que ver con el toreo sobrio, ni en los alberos ni  fuera de ellos como quedó visto aquella noche del año 1973, cuando el mimo no supo comportarse dignamente en su papel de ganadero, que al día siguiente correría sus toros para ser lidiados en la plaza de ‘El Paseo’ en la potosina capital, precisamente por los Manolos Martínez y Arruza, a quienes a la vera acompañó Ruiz Miguel y todo se resume que en la cena previa a la corrida, Mario Moreno se adjudicó la palabra y largo, algo así, como que sus toros eran tan ‘geniales’  que con que los toreros estuvieran a su altura ¡Ya la hacían!, luego se sacó del sobaco otra de sus ocurrencias a las que Manolo respondió ignorándolo al tiempo que lo dejaba con sus ‘cantinfleadas’ y se levantaba de la mesa dándole la espalda en su marcha de retiro.

El matador Manolo Martínez.
El matador Manolo Martínez.

Al día siguiente ‘El Mandón’ pasó las de Caín con la mansedumbre de los de ‘Moreno Reyes Hermanos’, y cuando vio que éste escribano dialogaba con el ‘Tepiteño’ me cuestionó ¿Qué te bramó? –Que te va a vetar, jamás permitiendo que torees sus toros. La respuesta del ‘Regio Supremo’ ya la adivinará usted:  ‘Al carajo él y sus toros’. Luego en el hotel Panorama donde se brindaba por el triunfo que Manolo obtuvo con un animal que regaló de la ganadería ‘ De Santiago’, de Don Pepe Garfias, se dio tiempo para decir ‘los cómicos  se deben de dedicar a hacer reír’ y no andar de taurinos…. Y luego agregaría, No habrá una película de ‘Cantinflas’ pa’ ir a divertirnos un rato.

Léa también

El Bardo de la Taurina

 VERDADES QUE NO ESTÁN VERDES No quiero sonar dramático, bueno quiero sonar como sea, si …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *