El Bardo de la Taurina…

El Juli es auxiliado tras la grave cornada. Foto: vanitatis.com
El Juli es auxiliado tras la grave cornada. Foto: vanitatis.com

EL JULI, DESMADRE

Vaya mitote, chacoteo, desmadre que armó la prole en las redes sociales de ‘Nacolandia Country’ con la metida de pata que dio Julián López ‘El Juli’ en Sevilla, producto de la confianza que le echó al toro de Cortés, que era eso, un toro y por eso le partió su musculoso remo de la de chutar, la cornada era como pa’ atenderla, más por tratarse de una primerísima figura, pero los twitteros de la línea de los exhibicionistas se aventaron con todo, sin ton ni son y desafinaron, al extremo que uno de estos en plena locura twitteó que ‘TODO México estaba preocupado’ por la limpia herida que un torero recibió en una plaza de toros, lo cual es más que normal, por la propia naturaleza de la Fiesta Brava.

Aquí se le duplicó la longitud del ‘tabaco’ y cada quien le fue poniendo de su cosecha hasta sacarla de dimensión y contexto al grado que solo faltó que se convocara al pueblo a tirarse de rodillas en cadena de oración, por un torero maestro que había tropezado. Entre toda esa vorágine de paja, por no decir algo asqueroso, sólo no dejar de soslayar que como excepción, por ahí unas letras coherentes de taurinos respetables, sobrios, mesurados, que sí los hay, aunque sean minoría. Luego los mensajitos melosos dirigidos al torero madrileño con más familiaridad que los de un cordón umbilical, las frasecillas hondas y profundas, los diagnósticos médicos de pacotilla. El desgañitamiento letrístico desbordó las letrinas, los extraviados en el tiempo aterrizaban la ‘tragedia’ con más retraso que una regla de monja sin calendario, eso sí, la daban con una autoridad como si fueran el ‘Pelos Verdes’ y aclaro, que me estoy ocupando de esta peste bubónica, para que no se crea que en este país todos somos igual de exhibicionistas, de merolicos, de descuajeringados laborales que no tenemos nada más que hacer, que usurpar funciones de profesionales de la comunicación incluyendo a algunos que se han colado en los propios medios, ¡Me cachi la mar salá!

Y después de la muina todavía nos preguntamos ¿por qué los españoles y el ‘franchute’ han hecho de nuestra fiesta una verdadera orgía de cachondeo? Pues porque se dan cuenta perfectamente con acciones como la pasada, cuál es el bajo y frágil nivel de los fanáticos que idolatran en forma desmedida a ‘Los Dioses de los espejillos’ y por ello los coletudos barbados a cada rato nos pegan de ‘Doblones’ y nos rematan con el ‘Desdén’ para luego querérselas sepultar hasta los gavilanes a las empresas y por ende a los adeptos, así que no nos extrañe que el año que viene ‘Pepe Tomy’ pida $ 25,000,000.00 porque le alabemos en vivo su tancretismo, ni tampoco nos quejemos que para ver al ‘El Juli’ vestido de mariachi en un municipio de barro, sones y tequila, como lo es Tlaquepaque, la empresa tenga que vender palcos a $50,000.00.

Y ligado con lo mesmo estoy convencido que no tardará el día en que los toreros de allá les cobren a sus aduladores melosos de aquí ‘Tenencia de Amistad’ y una mensualidad por tutearlos a través del Twitter, porque a como sea, las fracciones del notorialismo están usando la imagen de los toreros para saciar sus exhibicionismo, lo cual es un lucro disfrazado y hasta descarado, cosa que llega al extremo que grupos que más bien son catervas, se valgan del populismo que generan los toreros para levantarse los pescuezos premiando inicuamente a los pródigos, cuando lo que deberían de hacer, si realmente quieren sobresalir, es montar una temporada de novilladas, como la que daba la ‘Peña Don Dificultades’ o acaso ¿Alguien cree sinceramente que a los ultramarinos les interesa que les entreguen una preseíta? ¡La Manga!, si acaso lo que les interesa es ‘quedar bien’ con las porras que están agrupadas en los tendidos porque éstas si les pueden armar una bronca en plena plaza y hasta reventarlos, pero de ahí en fuera, lo único que les interesa son las orejas que luego canjean por jugosos contratos, lo de más para las figuras es como los mensajillos, intrascendentes, porque a los toreros solo les importa lo que emana de los auténticos profesionales de los medios o sea de Periodistas de acreditado prestigio y qué bueno que así sea, porque el día que la Fiesta de Seda y Oro termine por convertirse en la de paja y oropel, entonces si la habremos perdido.

El Juli por los aires. Foto: vanitatis.com
El Juli por los aires. Foto: vanitatis.com

Léa también

El Bardo de la Taurina

 VERDADES QUE NO ESTÁN VERDES No quiero sonar dramático, bueno quiero sonar como sea, si …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *