El Bardo de la Taurina…

este domingo a ver a un torero que va a salir en volandas que se llama Paulo Campero.
Este domingo a ver a un torero que va a salir en volandas que se llama Paulo Campero.

PAULO CAMPERO

Hay semanas que despiertan expectativas, interés, emociones, como ésta en cuyo ocaso, o sea el domingo 14, del nuevo horario, en la Plaza de San Marcos, estará haciendo el paseíllo un novillero que, más que eso, es todo un ‘Torero’, se llama Paulo Campero, al que el destino le tiene preparado un acertijo, pues esa tarde ante un solo novillo, se estará con el resultado del presente, definiendo el porvenir de quien está convocado para ser quien le ponga ‘el cascabel al gato’.

Ycon ello le pegue una mecida a esta fiesta que parece la de ‘La Isla del Amor’, pues no pasa de puras promesas, unas rosas y otras de cempasúchil, porque seamos sinceros ¿hace cuánto que no sale lo que se llama un ‘Novillero’ que cuelgue el cartelillo de ‘Agotado el Boletaje’ o que hasta le dediquen un pasodoble?

¡Mmmm desde Valente Arellano! y claro que sé que han forjado, inventado o maquilado algunos novilleros que hoy son matadores que andan en la lucha y otros que siempre navegaran como el robalo a media agua. Afortunadamente se resaltan las excepciones y, en las que en forma todavía más excepcional, subrayo a Juan Luis Silis, pero en la novillería ¿quién ese ‘jicotillo’ que puede no nada más despuntar, sino alborotar el gallinero? Y aquí permítaseme tomar una cita de ‘Don Difi’ asentada en su libro homenaje ‘Centenario de su Natalicio’ aparecida en una de sus columnas que tituló ‘Cansancio no es Amargura’ y cuya perla dice textualmente ‘La fiesta es tan munífica que un torero, un torero con casta y genio, puede cambiar la decoración’, pues créanme que ese puede serlo el susodicho Paulo Campero y lo avalo porque este defeño tiene todos los eslabones que se requieren pa’ ser ‘Novillero’, empezando con la pinta de torero a la que no le sobra ni le falta un centímetro de estatura. Posee una carrocería que es percha de óleo, tiene trasmisión, los espolones le arrastran hasta la arena, está hambriento de triunfo, es verdad verdadera ante los puñales de la gloria y la tragedia. La pasión le brota a raudales, sabe lo que es el toro en los quirófanos y en la plaza donde, con la capichuela, es capaz de ejecutar la solería más variada que se pueda imaginar. Con las banderillas se asoma al balcón con desparpajo y con la franela colorada le pone color a cada una de sus ejecuciones, lo cual hace con la más pura esencia y remembranza del toreo mexicano de la ‘Época de oro’. Así que aficionados de la aguascalentense tierra y sus alrededores vayan preparados este domingo a ver a un torero que va a salir en volandas que se llama Paulo Campero.

Sé que a estas alturas a su memoria le han llegado los nombres de diversos novilleros. Unos, con percha, otros con valor, otros con afición etc. Pero la diferencia entre aquellos y del que me ocupo es que éste reúne todos los atributos juntos y aquí me viene aquella frase de ese taurinazo, que lo es ‘Curro de los Reyes’, ‘La Fiesta Brava es como el MELATE se necesita tener todos números ordenadamente para sacarse el premio’. Ahí el quick que Campero los trae en la espuerta y a ello hay que agregarle el hecho de que este Novillero no procede de ese origen de estereotipo de toreros que hoy pululan dando la impresión de que están en esto más por otras cosas que por verdadera vocación y, al respecto, nuevamente del libro de ‘Don Difi’ algo de una columna que rubricó como ‘La Agonía del Novillero’ en referencia a una conversación que en su momento tuvo con el novillero y empresario Jorge Álvarez, quien decía ‘La lucha, la pelea, la penuria, el infortunio del novillero es lo que lo hace escalar el triunfo, y recordaba su vida de novillero sin necesidades que podía viajar en primera y tener sus ternos y útiles para torear, y que podía llevar buena cuadrilla y me decía ¡Eso es lo que me quitó a mí de torero!, ¡La falta de necesidad, de sufrimiento, porque el dolor es un gran fecundador y la desgracia una gran madre!.

Y sólo agregar que son diversos los caminos que conducen a la cúspide y no todos son buenos, ni todos son malos, pero si diferentes como el que recorrió Paulo Campero, que es, el de la legua.

Paulo Campero....
Paulo Campero....

Léa también

El Bardo de la Taurina

 VERDADES QUE NO ESTÁN VERDES No quiero sonar dramático, bueno quiero sonar como sea, si …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *