Diego Silveti cortó una oreja en Madrid

Silveti tiró para adelante sin importarle las dificultades añadidas de un ruedo en muy malas condiciones.
Silveti tiró para adelante sin importarle las dificultades añadidas de un ruedo en muy malas condiciones.

* Silveti se juega la vida entre una tormenta de granizo y consigue imponerse al toro.

*Juan Bautista y Juan del Álamo también cortaron una oreja cada.

Tarde de intensas emociones las vividas hoy en Madrid por parte de Diego Silveti, en la que cortó una oreja de mucho mérito. Hacía trece años que un matador mexicano no conseguía pasear un trofeo en este ruedo, el último fue el maestro Zotoluco, pero desde la fecha del 19 de mayo de 2013 esta gesta le corresponde al joven torero de dinastía.

Con casi lleno en los tendidos, se han lidiado cinco toros de Fermín Bohórquez, y uno, el cuarto, de Carmen Segovia, de mucha calidad. El resultado de los toreros fue el siguiente: Juan Bautista, silencio y oreja; Juan del Álamo, ovación tras aviso y oreja; y Diego Silveti oreja y silencio.

La primera toma de contacto de Diego con el público fue gran quite por delantales en el toro de Juan del Álamo. Templado y pasándoselo muy cerca en tres lances y la media, la afición de Madrid lo jaleó fuerte. Pero la gran prueba le llegó en su primer toro, ya que nada más salir el astado de Fermín Bohórquez al ruedo comenzó a caer sobre la plaza de Las Ventas una tremenda granizada. Pero Silveti tiró para adelante sin importarle las dificultades añadidas de un ruedo en muy malas condiciones. Toreó bien de salida con el capote y en un gran quite por gaoneras de mucho riesgo. Brindó al público cuando más arreciaba el granizo, y la faena fue de gran valentía y enorme

Disposición. Se jugó la vida en todo momento, lo pasó por los dos pitones con enorme mérito y no se cansó de estar en la cara del toro. Desde el comienzo de faena en los medios, con dos pases cambiados, hasta los últimos momentos de su labor, con un fajo de bernadinas pasándoselo muy cerca, con riego y mucha raza la del torero. El público entendió desde el primer instante el mérito de Silveti, pues lo más fácil hubiese sido abreviar, pero Diego apuró al toro, noble, y puso todo de su parte para conseguir el éxito. Cuadró al toro y pinchó arriba, para después conseguir una estocada casi entera que tiró al toro sin puntilla. El público reaccionó ante el mérito que tuvo Diego en todo momento, consiguiendo una oreja de mucho valor e importancia. Por desgracia, el sexto no le ayudó en nada, muy parado y de poco juego, Silveti lo intentó

El francés Juan Bautista sorteó un toro noble pero que no terminó de romper, con el que se mostró templado, pero sin poder redondear la faena. Sin embargo, en cuarto lugar sorteó un gran toro de Carmen Segovia con el que Bautista pudo torear muy templado y bien, especialmente por el pitón izquierdo, por donde cuajó sus mejores momentos. Faena medida y de calidad, rematada con una buena estocada, lo que le valió una merecida oreja.

Juan del Álamo toreó bien de salida con el capote en las verónicas de recibo. El toro fue manejable, y el salmantino se mostró muy voluntarioso, especialmente con la mano izquierda, lado por el que llegaron los mejores momentos de esa su primera faena. Lo mató de una estocada y tuvo que descabellar varias veces. Al quinto lo toreó otra vez muy bien a la verónica, en un saludo largo y muy templado. Otra vez estuvo muy decidido con el quinto, consiguiendo muletazos de calidad en una faena en la que el salmantino demostró su gran concepto del toreo. Lo mató de una soberbia estocada y consiguió otra oreja que vino a recompensar su buena actuación.

Léa también

El Bardo de la Taurina

 VERDADES QUE NO ESTÁN VERDES No quiero sonar dramático, bueno quiero sonar como sea, si …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *