Oreja de Ibelles, plasticidad de Lorenzo Sánchez

César Ibelles, se abrió de capa con el primer ejemplar al cual fue mostrándole el camino de la embestida.
César Ibelles se abrió de capa con el primer ejemplar al cual fue mostrándole el camino de la embestida.

CIUDAD TAURINA

Chiluca, Estado de México.– César Ibelles cortó la primera oreja del ciclo novilleril en el Cortijo Ibelles, tras realizar una interesante faena a un ejemplar de Julio Moreno, con el cual hubo que tragar ante la falta de motor del astado.

Entre ráfagas de viento frío los cuatro toreros han calentado el tendido que tuvo una entrada cercana a la media plaza. Los ejemplares de Julio Moreno, bien presentados y disparejos de juego.

Abrió el festejo el becerrista Sebastián Ibelles quien vestido de luces, el niño de 10 años mostró el oficio que ha aprendido en casa, logrando arrancar la ovación del público en los medios de la plaza con una becerra de Teófilo Gómez.

César Ibelles, se abrió de capa con el primer ejemplar al cual fue mostrándole el camino de la embestida. Con la muleta supo andarle en la cara al astado, por lo que su mérito con el morito fue de detalles que gustaron al respetable. Mató de media estocada en buen sitió, la cual tuvo efecto, lo mismo en el tendido que solicitó la oreja.

Apareció en toriles un bonito colorado llamado “Secreto”, siendo el más destacado del encierro. La presencia del astado en el larguirucho novillero Carlos Peñaloza, dio como resultado una faena aislada y sin mucha forma. Ciertamente el michoacano mostró voluntad y oficio, sin embargo le faltó acoplarse más a la embestidas del astado. Al final dejó tres pinchazos y entera defectuosa con la cual se retiró en medio de algunas palmas, tras aviso

Sánchez Mejías, se topo con un “Besucón” el cual fue alegre para el percal, logrando momentos de interés ante el público. Con la muleta mostró detalles agrandando por momentos. Al final dejo una estocada tendida que no hizo efecto y tardó en caer el verdujo en chorreado, por lo que se le vino, el tiempo encima y terminó escuchando dos avisos.

Hizo su presentación el español Lorenzo Sánchez, quien toreo con mucha limpieza y técnica, lo que le tendido agradeció de inmediato. Si bien “Mi Gusto es”, fue violento de embestida al inicio, Lorenzo lo templo y se hizo de él.

De esta manera sobresalió en sus lances; y ya con la zarga lo llevó muy despacio al ejemplar en momentos de mucha plasticidad y estética reventando un fuerte olé del público. Al final falló con la espada y terminó descabellando perdiendo al menos una oreja en su debut novilleril en suelo mexicano.

Léa también

La nueva normalidad de los deportes

Por Andrés Mauricio Torres/Account Executive at SAS Desde hace tiempo, la tecnología se ha venido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *