La Cultura Tlacotalpeña

Tlacotalpan es también conocida como la Perla del Papaloapan.
Tlacotalpan es también conocida como la Perla del Papaloapan.

¡No te muevas Tlacotalpan, que te voy a retratar!! Es una expresión popular que se atribuye a un fotógrafo que desde una lancha se disponía a tomar una gráfica del pueblo que está celebrando las tradicionales fiestas en honor de la virgen de la Candelaria.

Casi casi me imagino al maestro de la lente, en medio del río Papaloapan, con su cámara de cajón, montada en su tripie y tratando de disparar su mejor toma, tratando de detener el movimiento de la corriente del río.

Pero Tlacotalpan es mucho más que una bella imagen fotográfica.

Tlacotalpan es también conocida como la Perla del Papaloapan, no tan solo por su belleza arquitectónica, el rico colorido de sus fachadas de casas, los dulces de leche, el pan de marquesote, sino por todo lo que constituye una forma de vida.

Tlacotalpan es cuna de grandes hombres y mujeres, artistas, escritores, músicos, pintores, escultores, bailarines y en general lo que podemos considerar gente noble y hospitalaria.

Tlacotalpan es un pueblo que vive día a día, con alegría, que como diría la canción “es un pedacito de patricia que sabe reír y llorar”.

Por sus calles, podemos admirar la belleza de sus mujeres, de caminar lento y sensual, que cuando se visten de jarocha, se convierten en símbolo de identidad veracruzana y en reinas de belleza.

En esta semana se celebran las fiestas de la virgen de la Candelaria –la patrona del lugar- que dio origen a los festejos que se han ido enriqueciendo cada año, por lo que se ha constituido en uno de los atractivos mayores para más de 150 mil turistas que acuden a convivir y disfrutar.

Lo más difundido de los festejos, es posiblemente el llamado “embalse” de los toros, que consiste en cruzar a una media docena de toros de raza cebú o indubrasil, que por naturaleza son tranquilos, para luego picarlos para que envistan a los jóvenes que tratan de que no los alcancen los cuernos.

Pero la fiesta de la Candelaria, es mucho más que eso, basta ver el programa de eventos preparados por los organizadores, para darse cuenta que son una muestra de lo que bien puede denominarse la cultura tlacotalpeña, además de los fandangos, con músicos y bailadoras, hay encuentros literarios, donde se presentan libros y se declaman poesías.

La fiesta de la Candelaria, se vive en todas sus calles, en donde se puede uno encontrar con grupos de jóvenes y viejos que unidos por la música, interpretan alegres canciones, que le cantan a la mujer, al trabajo,  a la naturaleza.

Parte muy importante en la fiesta, es sin lugar a dudadas la particular gastronomía, los mariscos, preparados en exquisitos platillos, que tienen que incluir el postre a base de duces de leche, cocadas y nuez.Tlacotalpan tiene hasta un estilo propio para la elaboración de sus muebles, el llamado estilo tlacotalpeño, que tiene en las sillas mesedoras, su mejor expresión.

Tlacotalpan ha reunido y de sobra, los requisitos para ser nombrada por la UNESCO como patrimonio cultural de la humanidad.

Tlacotalpan es además un paraíso, para los fotógrafos, porque el recorrer sus calles y sus casas, brindan un marco inmejorable, para capturar el estilo y la forma de vida de todo un pueblo, que en no pocas ocasiones se ha visto afectados por inundaciones, pero que siempre sabe salir adelante.

Síguenos en el blog de noticias de Veracruz: http://bitacoraveracruz.blogspot.com También en la cuenta de twitter: @bitacoraveracru Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani

Léa también

La nueva normalidad de los deportes

Por Andrés Mauricio Torres/Account Executive at SAS Desde hace tiempo, la tecnología se ha venido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *