Florencio Ramos y Dulce Pliego, los destacados en ruta

Benjamin Hill, al centro, se apropiò su segunda presea de oro en los Panamericanos de Ciclismo, modalidad ruta.  Por Carmona Solìs/Enviado

AGUASCALIENTES, Aguascalientes.- Una vez màs  Mèxico no consiguió el esperado resultado de conquistar preseas, en la segunda jornada de los Campeonatos Panamericanos de Ciclismo, que se llevan al cabo en esta ciudad capital y Florencio Ramos, quinto en Elite varonil y Dulce Pliego, séptima en damas, fueron los mejores tricolores en la especialidad de ruta, Gran Fondo, corrida hoy en un durísimo circuito por la salida vieja a San Luis Potosì.

Justo en ese sitio se estableció un circuito de 15.6 kilòmetros, perfectamente seguro, con magnpifico pavimento y mucha seguridad, al que se le dieron varios giros. Y como era un terreno en un 70% montañoso, de los que se prestan por sus “columpios”  a romper piernas y con una elevación hasta de un siete por ciento, pues aquello fue tremendo, porque además, el calor que llegó a los 37 grados, hizo estragos en la competencia.

Las damas largaron a las nueve horas en punto. Un total de 37 corredoras se presentaron al banderazo inicial para dar seis vueltas al escenario, para 83.6 kilòmetros totales. Sòlo Mèxico y Estados Unidos presentaron equipo complto; es decir, con seis pedalistas cada uno. Pero la diferencia fue que las norteamericanas su tuvieron estrategia y las mexicanas ninguna.

Carlos Oyarzùn, medalla de plata en contra reloj, se despachò a lo grande con el oro en el Gran Fondo.
Carlos Oyarzún, medalla de plata en contra reloj, se despachó a lo grande con el oro en el Gran Fondo.

Incluso, extrañò cuando Josefina Grassi buscò una escapada en la segunda vuelta, con otra corredora extranjera, sin ninguna base. Las estadounidenses controlaron y se fueron a definir todo en el embalaje final. Hay que consignar que en las mexicanas nunca se vio siquiera, la ambición de intentar salir o buscar el triunfo con la cordura y la estrategia necesaria.

Y asì las cosas, con las acciones controladas, vino el embalaje que le dio el cetro a Challey Evans, al cumplir la distancia en dos horas, 41 minutos y nueve segundos, a 34.850 kph, doblegando en el embalaje a la canadiense Joelle Numainville y el bronce se lo quedó Dailia Rodrìguez, de Cuba. Cuarta entro Angie Gonzàlez, de Venezuela; 5. Danielys Garcìa, de Venezuela; 6. Yaima Torres, de Cuba y 7. Dulce Pliego, quien resultò ser la mejor mexicana. Josefina Grassi se fue al dècimo lugar; Verònica Leal entrò en 11, a siete segundos; la de casa, Mayra del Rocìo Rocha llegó en 13, a siete segundios; y en 13, Jèsica Jurado, a 15 segundos.

OYARZUN, EL CHILENO

La justa varonil arrancò casi al medio dìa, cuando el sol pegaba a plomo. Y Fueron 95 los que iniciaron una prueba que por tan difícil, sòlo terminaron 43.

Es obvio que en esta prueba, los únicos que tuvieron una estrategia definida, fueron los chiles y por eso, por bien peleada, por mejor buscada y por mejor conseguida, fue merecida que la presea de oro se la colocara Carlos Oyarzun, sin lugar a dudas la mejor carta en la competencia.

Y es que Oyarzin buscò una fuga desde el giro seis, de los 11 al circuito, para un total de 171.6 kilòmetros. Todos pensaron que era una locura, pero ese jalòn provocò que otros ocho hombres se fueran a su búsqueda y que el pelotón explotara peor que si le hubiesen puesto una bomba. Y el resto de la carrera siempre fue entre esos nueve hombres de punta. Carlos como líder y ocho en su busca, tres colombianos, dos cubanos, dos mexicanos y dos chilenos.

Daniel Bernal con Noè Hernàndez y otros dirigentes, tras homologar el nuevo Velòdromop Tres Centurias, donde mañana se iniciaràn las pruebas de pista de los Panamericanos.
Daniel Bernal con Noé Hernàndez y otros dirigentes, tras homologar el nuevo Velódromop Tres Centurias, donde mañana se iniciaràn las pruebas de pista de los Panamericanos.

Oyamel se hidratò, comió, y jalò como desesperado, sòlo, durante tres giros. Pero lo alcanzaron a dos del final. Volviò a atacar y se fue con Arriagada y Ramos, pero en el giro final, volvió a apretar el paso y a irse solitario por ese oro que ayer, no podía eprder. Arriagada hizo morder el anzuelo a los otros escapados en un ataque que parecía querer dejar atrás al ahora monarca y luego, cuando Carlos volvió a cobrar distancia, aquello estaba definido.

Carlos Oyarzìn marcò cuatro horas, 15 minutops y tres segundos para el recorrido, a 40.369 kph; a 53 segundos entrò Arnold Alcolea, seguido de su compatriota cubano Raùl Granjel; 4. Gregorio Ladino, Colombia; 5. Florencio Ramos, el de Lagos de Moreno;, a 53 segundos;  6. Luis Pulido, mexicano, a 1’02”; 7. Francisco Matamoros, Mèxico, a 1’09”; 8. Marco Arriagada, Chile, a  1’19”; 9. Juan Mauricio Casas, Colombia, a 1’26” y 10. Benjamìn King, Estados Unidos, a 3’44”, llevándose el título en Sub-23, el segundo en dos días. Juan Pablo Magallanes entrò  en 29, a 9’57” y Nacho Sarabia en el 38, a 11’25”. No pudo terminar el de casa, Leonardo Juàrez, ni otros sub-23.

Se hizo la premiaciòn con Edgardo Hernàndez, titular de la FMC;  Josè Pelaez, titular de la CoPaCi, y Manuel Youshimatz apareció y desapareció como si el ciclismo no fuese su deporte, excepto por sus “consentidas” de la rama femenina.

Y colorìn colorado…. Ahiora los Panamericanos seguirán con las pruebas de pista durante toda la semana.

Léa también

La nueva normalidad de los deportes

Por Andrés Mauricio Torres/Account Executive at SAS Desde hace tiempo, la tecnología se ha venido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *