Falleció la ex atleta Lucía Quiroz Balderas

Lucía Quiroz Balderas dejó de existir la madrugada de hoy a los 75 años de edad.

Logró el Nivel 2 de la IIAF

DEJO DE EXISTIR LA PROFESORA LUCÍA QUIROZ

UNA DE LAS MEJORES ATLETAS MEXICANAS

Por Víctor M. Rodríguez Ocádiz

La sobresaliente atleta tlaxcalteca Lucía Quiroz Balderas dejó de existir la madrugada de hoy a los 75 años de edad. Nacida en Piedras Negras el 13 de diciembre de 1944, estudio la primaria y secundaria en la ciudad de Apizaco y se tituló como profesora y licenciada en educación física. Como entrenadora obtuvo en Nivel 2 de la Federación Internacional de Atletismo.

En el terreno deportivo, representó a nuestro país en el Campeonato de Atletismo Centroamericano y del Caribe, intervino en los Juegos Panamericanos e integró como preseleccionada, el equipo nacional para los Juegos Olímpicos de México 1968.

En 1966 cuando estudiaba en la Escuela Nacional de Educación Física, ganó el primer sitio en los 800 metros planos del certamen nacional celebrado en la ciudad de Jalapa, Veracruz. En 1967 antes de graduarse como docente, compitió en los Juegos Deportivos Panamericanos de Canadá en donde se ubicó en la octava plaza.

En 1969 logró una serie de victorias en el XXI Memorial Barrientos efectuado en La Habana, Cuba, en donde fue declarada la mejor atleta del evento. Ya como profesora continuó con su preparación atlética y en 1970 brilló en competencias internacionales.

En la ciudad de Panamá con motivo de los XI Juegos Centroamericanos y del Caribe, se situó en el segundo escaño en los 400 metros planos y quedó en tercer lugar en la carrera de 800 metros. Ese mismo año se proclamó campeona nacional en tres pruebas.

Fue en ese evento en donde hizo historia, al ganar los 1,500 metros planos para convertirse en la primera mujer mexicana en obtener el oro en dicha prueba que se corrió por primera ocasión. Su cronómetro fue de 4:58.60 y por ende se convirtió en récord mexicano.

Los éxitos siguieron en 1971 en Jamaica, en el III Campeonato Centroamericano y del Caribe, en donde implantó nuevo récord de área en los 1,500 metros planos al registrar un tiempo de 4:32.20.

Su enorme calidad la llevó a proseguir como monarca nacional tanto en los 400 y 800 planos, así como en competencias a campo traviesa. En el terreno internacional brilló en competencias celebradas en Estados Unidos, Jamaica, México y Alemania. Su mejor registro en los 800 metros fue de 2:08.60.

LEGADO PROFESIONAL

Quienes la conocimos en la escuela y después como reporteros, la recordamos como una mujer sencilla, pero con el mejor ánimo y determinación para no solamente hablar del deporte de sus amores, sino también de la forma de desarrollar a jóvenes en las escuelas en donde laboró.

Concluyó sus estudios de la ENEF en la generación 1965 – 1967, en donde tuvo como compañeras a Isabel Nogueira, integrante del equipo femenil de voleibol que participó en los Juegos Olímpicos de México 1968, y a las sobresalientes profesoras Elena Cruz de la Torre, Dolores Valdivieso Rasgado, Margarita Sayavedra, Irma Martínez y Gloria Ayala, ambas ya fallecidas.

Sin descuidar la impartición de educación física en planteles de educación inicial, su ímpetu y amor por la disciplina atlética la llevó a fundar el equipo “Chispas”. Entre 1975 y 1989 fue entrenadora de atletismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y jefa del Departamento de Atletismo en la Secretaría se Asentamientos Humanos y Obras Públicas.

Se convirtió en la entrenadora nacional para los atletas que nos representaron en los Juegos Paralímpicos celebrados en Atenas, Grecia, en 2004. Uno de sus máximos logros como preparadora de atletas lo consiguió al obtener en Nivel 2 de la IAAF.

Llevó a su entidad varios eventos atléticos como el celebrado en su honor en 2013 en la población de Panotla. Dicho campeonato reunió a 400 atletas representantes de seis estados de la República Mexicana, así como la intervención del equipo atlético Cuper Track de Puerto Rico.

Ahí no paró todo, guió a varios sobresalientes atletas a triunfar en varias competencias. El Campeonato Estatal de Atletismo celebrado en Tlaxco, Tlaxcala, llevó el nombre de la distinguida atleta y profesora.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas para Lucía a pesar de que respaldaba de su bolsillo a corredores y saltadores amputados, su propio compañero de profesión Maximiliano León Corona la desalojó de la Ciudad Deportiva en la Magdalena Mixhuca.

El funcionario del deporte en Venustiano Carranza, se aprovechó de la maestra que pecaba de modestia y en el medio atlético era apreciada por su generosidad, a tal grado que ayudó a deportistas que como es sabido no contaban con recursos económicos.

Cuando la corrieron de la Ciudad Deportiva, nadie se percató que la actividad física, esta vez basada en el atletismo forma excelentes individuos. Surgieron buenos pupilos y quienes no brillaron en las pistas y el campo, lograron convertirse en gente de bien, reconocidos doctores, ingenieros y profesores.

Además de alejar a los jóvenes del alcohol y las drogas, la principal tarea de los educadores físicos, de desarrollar las habilidades de los alumnos, tuvo entre sus alumnos más distinguidos a Mauro Pérez de la Torre, participante en un Centroamericano Juvenil.

También a Mario Vásquez, Alejandro Escalona Sánchez y a Raziel García Coronel en centroamericanos juveniles y a Mario Vásquez Fernández quien compitió en un panamericano juvenil.

Tenemos que relatar con gran pesar y vergüenza que el esfuerzo titánico de Quiroz lo tiraron por la borda quienes dirigían el deporte de la Ciudad Deportiva. Miembros de seguridad de dicho complejo derribaron vallas de la pista “Palillo Martínez y desalojaron a los atletas que entrenaban ahí.

León Corona instruyó dicho operativo y dio la orden de clausurar la oficina de Lucía Quiroz en donde guardaban material deportivos como balas, discos, garrochas, jabalinas, pesas hechas de cemento por los atletas, balones medicinales, y otros implementos, la mayoría rudimentarios.

Una madre de familia sentenció que era una infamia el desalojo, y otra manifestó que prefería lavar la ropa que en buena cantidad ensuciaban sus hijos, en vez de observarlos en las esquinas consumiendo drogas.

Descanse en Paz nuestra compañera LUCÍA QUIROZ BALDERAS, quien es velada en una Agencia Funeraria de la Calle de Colima.

Léa también

La nueva normalidad de los deportes

Por Andrés Mauricio Torres/Account Executive at SAS Desde hace tiempo, la tecnología se ha venido …