Escapada…

“Vikingo” John Howard .
“Vikingo” John Howard .

Por. Javier Carmona Solís

A raíz de nuestro anterior comentario, en el que hablamos del nacimiento de esa justa que fue histórica, la llamada Carrera Transpeninsular, que fue ganada por el “Vikingo” John Howard y en la que fue segundo el inolvidable michoacano Rodolfo Vitela, el llamado “Aguila Michoacana”, el columnista recibió varios mensajes al respecto, de hombres (ciclistas) que “vivieron” esos momentos.

Y por ejemplo, Agustín Colín, quien fue uno de ellos, recordaba hechos de la segunda edición, la que fue organizada por MVR, a la sazón titular del COM y que para quienes estuvimos en esas pruebas, fue sin lugar a dudas la mejor, pese a las limitaciones que en ese entonces había a lo largo de los casi 1,700 kilómetros del recorrido, de La Paz, en BCS, a Tijuana, en BCN.

Por principios de cuenta, ya en esa segunda edición estaban a lo largo del turístico recorrido, los Hoteles Presidente. Pero en poblaciones como San Ignacio, eran chiquititos, de 30 habitaciones y había que “amontonar” hasta a 8 corredores por habitación y no se diga los acompañantes.

Así que algunos preferían los campamentos de la SOP (Secretaría de Obras Públicas), donde se dormía en catres a 10 centímetros del suelo. Y eso si dormían, por temor a las alimañas. Y luego, a las 5.30, pasaban los soldados levantando a todos porque había que adelantar los catres a la siguiente población. Y si alguien no hacía caso, pues le daban la vuelta al catre y dejaban a su sufructante en el piso.

Pero AC rememora: “el avión del ejército en el que nos trasladaron, tenía avugueros en el piso y los dos motores de hélice tiraban mucho aceite y ya para llegar a La Paz, el capitán piloto dijo que volaba muy bajo, por si tenía que amarizar. Desayunamos por fortuna a las seis de la mañana en el CDOM, porque en el vuelo, “la botana” fueron tortas de frijoles con chile verde. ¡Pero qué rico nos supieron!”.

Y agrega: “Luigi Casola esa vez amonestó severamente a José Luis Castañeda, quien era el líder de la justa (uno de mis coequiperos), porque se le ocurrió limpiar su bici con una toalla del hotel. Luego recuerdo la gran comida en Guerrero Negro, con todos los presis municipales de la zona y muchos políticos amigos de don Mario. Por cierto, en esa etapa, muchos caímos antes de llegar a la meta por el terreno y abandonó el “gringo” Jim Ochowitz, que luego fue un gran amigo de los mexicanos, a tal grado que cuando íbamos a Los Ángeles, California a competir, nos brindaba su casa. Luego fue técnico del equipo Motorola, cuando Raúl Alcalá compartió créditos entre otros con Lance Armstrong”.

Y hasta ahí la remembranza de Colín, que al igual que Castañeda y muchos más, deben guardar otras importantes de sin lugar a dudas, una de las épocas más glorias que tuvo nuestro ciclismo. Por cierto, en ese entonces el presidente de la Federación Mexicana de Ciclismo fue el ilustre CP Fernando Franco Hidalgo, llamado el “etíope”, por su color moreno (que no negro) y el pelo erizado.

Y si les platica alguna de las muchísimas anécdotas que hubo en el área de prensa, no las creerían. Dos de ellas en breve: en Ensenada un alacrán picó en un pie al querido amigo Daniel Molina senior, quien trabajaba para El Sol de México. Dani sobrevivió, pero el alacrán se murió. Imaginen los comentarios.

Y otra: José Manuel Zaragoza, el “Príncipe”, de La Afición, se entusiasmó con las almejas a la orilla de la playa en San Quintín, enormes (del tamaño de un plato) y se comió seis de una sentada. Esa noche casi se muere congestionado, pero por fortuna el servicio médico fue muy eficiente.

¡Ufff… Qué sucesos! Como dice Colín, como para vivirlas 100 años más…. Pero… Ya haremos más remembranzas…

SPRINTS

Dice el amigo hidalguense Francisco Lozada: “Es el momento de buscar un bien para el ciclismo en Hidalgo; sin divisiones, vamos por juntos por un ciclismo sano y competitivo en la entidad… Noé Lizardi López, presidente de la Liga de Montaña, se “destapó” el pasado sábado para dirigir la Asociación Hidalguense de Ciclismo, ante la aprobación mayoritaria de asistentes, que brindaron su apoyo en lo que sería una convocatoria de unidad… Lo anterior se produjo en la reunión celebrada en las instalaciones del CEAR, presidida por José Arroyo Hornedo, subdirector de Alto Rendimiento y titular de la Comisión Reorganizadora, quien previamente dio a conocer el objetivo de organizar cuanto antes este deporte, de manera democrática y por acuerdo de la asamblea, debidamente registrada, a través de las credenciales otorgadas por la Fede… Arroyo sugirió que se presente una planilla de unidad, a fin de evitar divisionismo entre los agremiados, lo cual fue ratificado y aprobado por José Carlos “Chicote” Valdez y Héctor Amaro, miembros de la Comisión Técnica y por el propio Noé Lizardi… Nadie opinó en contrario y se manifestó el apoyo… Lizardi destacó su único interés por fortalecer la práctica organizada del ciclismo, al mismo tiempo de mencionar que la directiva estaría integrada por él mismo, con el apoyo de José Carlos Valdez, Héctor Amaro, Marco Antonio Olguín (infantil) y José Alberto Hernández (veteranos)”… La planilla luce bien, ojalá que no haya otra vez resquemores del “oaxaquito mandilón”, que ha hecho marranada y media para dejar a sus favoritos en cargos como el que está en disputa ahora en Hidalgo… Por cierto, Pedro Fuentes es otro que pretende la entidad, pero sin mayores respaldos… Se informó en esa misma reunión, que a la fecha hay 44 credenciales con Sired vigentes y 30 en trámite, más 25 de infantiles…

 

Léa también

La nueva normalidad de los deportes

Por Andrés Mauricio Torres/Account Executive at SAS Desde hace tiempo, la tecnología se ha venido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *