Contador sacó la casta

Schleck cruza primero que Contador. Foto: letour.fr
Schleck cruza primero que Contador. Foto: letour.fr

Por Víctor M. Rodríguez Ocádiz

No cabe duda, Alberto Contador sacó la casta y experiencia para conservar el suéter amarillo de líder al dejar ganar la antepenúltima etapa del Tour de Francia a Andy Schleck, después de resistir el ataque del joven de Luxemburgo, quien prácticamente se quedó con las ganas de recuperar el citado maillot en esta travesía que tuvo un impresionante desenlace al definirse en los últimos 10 kilómetros.

Tras un merecido descanso para los titanes del camino, apenas pudieron reflexionar sobre la distancia que aún falta para concluir el Tour, y hoy en un emocionante final de etapa ante decenas de miles de aficionados que abarrotaron el camino hacia el Tourmalet, casi se decidió el triunfador en la figura de Alberto Contador a quien será muy difícil arrebatar la punta, pues es un buen sprinter y en la prueba contra el reloj, no deberá perder  tiempo y sin problemas concluirá el domingo en la ciudad luz.

Tal como se esperaba de cara a la etapa decisiva, los ataques estuvieron a la orden del día y en otro momento, cambiar y pasar de la ofensiva a la defensa. En esta vorágine de competencias, la carrera, estrategia, cena, descanso, masaje, no hay tiempo para detenerse a pensar en lo que hay que hacer.

Tal como se esperaba en el ascenso, la lluvia y humedad hicieron su aparición al igual que el frio, Los pedalistas que en anteriores días sufrieron el calor agobiante, demostraron ser verdaderos titanes del camino, al dar lo mejor de ellos en esta oportunidad con las condiciones climáticas en su contra.

Los expertos no veían a Alberto Contador en su mejor momento y precisamente Andy Schleck del Saxo Bank debe aprovechar esta situación, la tarea que hagan sus coequiperos será vital para avanzar en la clasificación y apoderarse del maillot amarillo cuando restan sólo dos etapas, la penúltima una contra el cronómetro y la otra, un paseo en los Campos Eliseos en París el domingo venidero.

Antes de comenzar el ascenso, Sastre, ganador del Tour en 2007, intentó una fuga en solitario para tratar de alcanzar a varios fugados, pero kilómetros adelante el grueso del pelotón lo atrapó. Hubo una escena chusca pero peligrosa cuando varias ovejas que deambulaban tranquilamente en su hábitat se atravesaron al paso de los héroes de la carretera, quienes afortunadamente no sufrieron percance alguno.

La lucha en la montaña de 19.5 kilómetros fue encarnizada, los punteros se quedaron solitarios y mostraron la calidad que poseen, lucharon rueda con rueda hasta llegar a la meta final. Andy atacó cuando quedaban 10 kilómetros a la meta, Contador lo siguió de cerca y gracias a su experiencia siempre se mantuvo atrás del luxemburgués quien hizo el gasto al pedalear al frente, no cabe duda que el ciclista español, aprovecha todas las oportunidades que se le presentan para sacar ventaja de las adversidades que sufren sus compañeros.

Primero aprovechó una falla mecánica de Andy para apoderarse del liderato, y ahora “chupó” rueda y permaneció a la defensiva, mientras Schleck hizo el trabajo a la hora de escalar y su rival le premió al dejarlo entrar vencedor para conseguir así su segundo triunfo en etapa.

Contador solamente atacó ligeramente cuando restaban 3.8 kilómetros, pero pronto de nuevo Andy se puso adelante y se dio el lujo de voltear a ver a su oponente para observar cómo se encontraba físicamente el actual monarca del Tour.

Un ambiente de fiesta acompañó el andar de ambos competidores, en donde miles de aficionados, algunos con los pantalones abajo, vitorearon el paso de quienes serán los primeros en esta oportunidad-

Antes de iniciar el recorrido nadie sabía quien se agenciaría la victoria. Como sabe hacerlo, el hispano se tuvo que emplear a fondo, siempre se gasta menos a la defensa que a la ofensiva. Fue muy inteligente ante la estrategia de los integrantes de la escuadra del Saxo Bank, quienes movieron a los participantes y buscaron que no todos llegaran en las mejores condiciones a la hora de iniciar el ascenso.

Pero con Contador no les funcionó como con los demás participantes a los que hizo mella la escalada, y dejaron prácticamente en solitario a los punteros. Ambos lideres serán los vencedores en esta oportunidad.

Sin rencores. Dos amigos de las pistas. Foto: letour.fr
Sin rencores. Dos amigos de las pistas. Foto: letour.fr

Otros de los punteros se retrasaron en relación al vencedor esta vez, y hubo grupos que llegaron después de los 15 minutos, algunos en colectivo, registraron media hora de retraso en relación a quien llegó primero a la meta, con esto quedó claro tal como lo preveían los expertos, la general quedó clara tras esta épica jornada.

El Tourmalet de las mil y una historias y pesadillas vivió hoy una más, la definitiva en este Tour entre dos, cien años y un día después de que esta prueba conociera colosos como el Tourmalet. Desde Luz-Saint-Saveur y hasta la cima que honra la memoria de Jacques Goddet, Alberto Contador y Andy Schleck rompieron la paz que sellaron en la visita fugaz del martes a este puerto centenario. Sólo ocho segundos les siguen separando.

Ya no habrá cambios en la penúltima etapa que se disputará contra el cronómetro a disputarse el sábado en Burdeos sobre 52 kilómetros de recorrido. Sólo un imprevisto hará que Contador no llegue a París con el suéter amarillo.

Léa también

La nueva normalidad de los deportes

Por Andrés Mauricio Torres/Account Executive at SAS Desde hace tiempo, la tecnología se ha venido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *