Tim Tebow, por la venganza ante Pat’s

Denver y Nueva Inglaterra se enfrentaron ya en esta temporada, un partido reciente y difícil de olvidar en la semana 15 en el que los Patriotas se impusieron 41 a 23 y terminaron con la racha de triunfos de Tebow, comenzando una de tres derrotas que hizo que los Broncos entraran a playoffs gracias a combinaciones de resultados.
Denver y Nueva Inglaterra se enfrentaron ya en esta temporada, un partido reciente y difícil de olvidar en la semana 15 en el que los Patriotas se impusieron 41 a 23 y terminaron con la racha de triunfos de Tebow, comenzando una de tres derrotas que hizo que los Broncos entraran a playoffs gracias a combinaciones de resultados.

El camino de los Broncos hacia la gloria tiene como siguiente parada Gillette Stadium, donde Denver visitará al preclasificado número uno de la AFC, los Patriotas de Nueva Inglaterra, que, con Tom Brady en los controles y Bill Belichick en la banda, tienen un punto que probar en búsqueda de su primera victoria en playoffs desde el Juego de Campeonato de la AFC de 2007.

Es casi un hecho que cualquiera interesado en el futbol americano está al tanto de lo hecho por Tim Tebow y los Denver Broncos en la Ronda de Comodines, donde despacharon a los campeones reinantes de la AFC, los Acereros de Pittsburgh de manera dramática, alargando una de las historias más emocionantes de 2011.

El camino de los Broncos hacia la gloria tiene como siguiente parada Gillette Stadium, donde Denver visitará al preclasificado número uno de la AFC, los Patriotas de Nueva Inglaterra, que, con Tom Brady en los controles y Bill Belichick en la banda, tienen un punto que probar en búsqueda de su primera victoria en playoffs desde el Juego de Campeonato de la AFC de 2007.

Contrario a lo que parecería al leer los medios, los Broncos son mucho más que solo Tebow. La defensiva de Denver tiene una interesante combinación de talento joven como Von Miller y líderes veteranos como Champ Bailey, y además de la movilidad de su quarterback, los Broncos cuentan con Willis McGahee encabezando un juego terrestre que cosechó 164.5 yardas por partido, la mayor cantidad de la NFL. Aunado a eso está el hecho de que Tebow ha mostrado más disciplina en el bolsillo en semanas recientes, leyendo mejor las defensivas y completando largos pases cuando se abren posibilidades.

Los equipos se enfrentaron ya en esta temporada, un partido reciente y difícil de olvidar en la semana 15 en el que los Patriotas se impusieron 41 a 23 y terminaron con la racha de triunfos de Tebow, comenzando una de tres derrotas que hizo que los Broncos entraran a playoffs gracias a combinaciones de resultados.

Los Broncos ciertamente cuentan con las armas para complicar a los Patriots. En el primer partido Denver totalizó 393 yardas, llegando a estar adelante por 10 puntos en el segundo cuarto. El problema para los ahora visitantes es que Nueva Inglaterra está acostumbrado a permitir gran producción a la defensiva. Si Denver quiere dar otro paso en su historia necesitará volver a producir a la ofensiva, cosa que será un poco más complicada tras la lesión de Eric Decker ante los Acereros.

Pero más importante aún será lo que puedan hacer a la defensiva. A diferencia de la semana pasada, cuando jugaron ante un lastimado Roethlisberger que no contaba con su centro ni su corredor titular, los Broncos se medirán a un descansado Brady en busca de olvidar sus últimos juegos de postemporada. En el partido de la semana 15 los Patriotas consiguieron 451 yardas totales y utilizaron a Aaron Hernández como una especie de comodín, explotando que la cobertura estaba concentrada en Rob Gronkowski y Wes Welker. Una manera de frenar a Brady será llegarle (los Jets de Nueva York lo demostraron en 2010) y Miller y Elvis Dumervil probarán a una línea ofensiva parchada por las lesiones. Sin embargo Brady cuenta con las armas para deshacerse del balón rápidamente y desahogar la presión.

El factor clave para los Broncos serán las entregas. En el duelo previo una serie de errores mentales ayudó a los Patriotas a anotar 27 sin respuesta prácticamente decidiendo el partido. Si Denver juega un partido perfecto sería difícil descartar otra sorpresa pero el equipo de John Fox debe de estar consciente de que, si hay un equipo que explotará cualquier error que cometan, ese será el de los Patriotas de Nueva Inglaterra. (nfl.com)

Léa también

‘Estoy cansado de que me falten al respeto’: Derek Carr

Mientras se dirige a la temporada 2020 de la NFL, Derek Carr es el mariscal …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *