Pieles Rojas, un peligro para los Buc’s

Mike Shanahan y compañía buscan ganar a costa de los Bucaneros de Tampa Bay. Foto: nfl.com
Mike Shanahan y compañía buscan ganar a costa de los Bucaneros de Tampa Bay. Foto: nfl.com

* Tampa Bay se enfrenta a una incógnita en la fecha 14 , ¿cómo reaccionará ante un equipo irregular? Los Pieles Rojas de Washington tienen altas y bajas casi impredecibles, pero parecen tener suficiente talento para darle un susto a los Buc’s. Asimismo algunos equipos pueden ya reservar sus lugares en la postemporada, mientras otros podrían empezar a distanciarse en sus divisiones, particularmente en la NFC

El este de la AFC nos ofrece, como siempre, férreas rivalidades, y ahora toca el turno a los Jets de Nueva York y a los Delfines de Miami. La ‘Gang Green’ está adolorida después de una humillante derrota ante los Patriotas de Nueva Inglaterra y saldrá en casa a demostrar que sigue siendo un contendiente al Super Bowl. Los Delfines están más atrás en la competencia, prácticamente eliminados, pero nada le vendría mejor a Tony Sparano que empeorar la situación de los Jets. Mark Sánchez tendrá que concentrarse en Miami y proteger el balón para recuperar la confianza de propios y extraños. Habrá que ver si el frío de New Jersey no merma la producción de LaDainian Tomlinson. Por la visita Chad Henne tendrá que dar un partido espectacular si no quiere que el equipo del sur de Florida busque un nuevo quarterback en el receso de la temporada.

Dos contendientes sorpresivos, los Raiders de Oakland y los Jaguares de Jacksonville se verán las caras en casa de éstos últimos. Los locales llegan mejor parados en su posición de líderes divisionales. Oakland parece eliminado del comodín pero aún aspira a ganar su división. Los Jaguares empiezan a ganarse más respeto del que se les ha dado con enormes actuaciones de David Garrard en la segunda mitad de la temporada, además de Marcedes Lewis y el siempre brillante Maurice Jones-Drew. Los Raiders ahora dependen completamente de Jason Campbell como mariscal y esta audición podría, de ser efectiva, cimentar su posición como titular en 2011.

Brett Favre podría estar de frente al final de su racha, y tal vez de su carrera, cuando se enfrente a la poderosa defensiva de los Gigantes de Nueva York que registran 35 capturas además de innumerables derribos en su inmisericorde presión al pasador. Hakeem Nicks y Steve Smith podrían volver para este partido, haciendo la misión de Leslie Frazier de conseguir más victorias para los Vikingos de Minnesota y así buscar prolongar su mandato sobre el equipo más complicada. Como siempre el factor desequilibrante para los de púrpura podría ser Adrian Peterson.

Tanto los Cafés de Cleveland como los Bills de Buffalo han dado más pelea y mostrado más corazón de lo que dicen sus marcas. Ambos equipos están en la zona gris de los fanáticos, donde las victorias son vigorizantes pero las derrotas significan mejores herramientas para negociar en el Draft y todo el receso de temporada. Sin embargo con tipos que han mostrado tanto profesionalismo como Colt McCoy, quien no jugará, Peyton Hillis, Ryan Fitzpatrick, Steve Smith (versión Buffalo) nada menos que la victoria será suficiente para estos dos.

En papel el duelo más desequilibrado de la semana es el de los Falcons de Atlanta contra las Panteras de Carolina. Atlanta ha estado por encima de casi cualquier competidor en la NFC mientras Carolina ha lucido como el peor equipo de la NFL. Históricamente Matt Ryan no ha sido eficiente contra las Panteras pero con la ayuda de Roddy White, lider en recepciones de la liga, el líder de la NFC Sur buscará llevarse una victoria de Charlotte. La decente defensiva de Carolina parece no tener suficiente ayuda de su terrible ofensiva para mantenerle el paso a los Falcons pero en 2010 uno no puede estar seguro de nada.

Otro equipo que en teoría debería de ganar y presionar en la cima de su división son los Empacadores de Green Bay que visitan a los Leones de Detroit. Los locales son otro de esos equipos que ha mostrado chispazos de genialidad pero casi nunca suficiente para ganar un juego difícil. Aaron Rodgers nunca ha perdido ante sus rivales divisionales, lo cual no es impresionante en los últimos años. Además el equipo de ‘Motor City’ dependerá de su tercer quarterback, Drew Stanton, para tratar de sorprender y descarrilar a los cabezas de queso.

Los Bucaneros de Tampa Bay han conseguido mantenerse en la pelea derrotando a los rivales que tienen marca negativa para balancear sus derrotas con rivales fuertes. Ahora se enfrentan a una incógnita, ¿Cómo reaccionarán ante un equipo que no pertenece de un lado ni del otro? Los Pieles Rojas de Washington tienen altas y bajas casi impredecibles, pero parecen tener suficiente talento, a pesar de sus problemas internos, para meter en problemas a los ‘Bucs’. Si el equipo de Florida gana estará más vivo que nunca en la búsqueda por un lugar de postemporada, mientras que una victoria para los capitalinos mantendría sus precarias esperanzas vivas una semana más.

Un partido desequilibrado más será el que ofrecerán los Bengalíes de Cincinnati y los Acereros de Pittsburgh. El equipo de Ben Roethlisberger, que estrena nariz, viene de una enorme victoria ante los Cuervos de Baltimore y de hecho de triunfar podría sellar un lugar en la postemporada con una combinación de resultados. Los Bengalíes compiten con Carolina por el título del equipo que menos ha lucido en 2010 y muy posiblemente se lleven el de la peor decepción. De darse una victoria enfática para los locales, Hines Field podría ver por última vez a Marvin Lewis como rival divisional.

En el desierto los Cardenales de Arizona recibirán a los Broncos de Denver en un partido que ya poco significa en esta campaña. Los Broncos buscarán seguir con la tendencia de 2010 y permitir que el entrenador interino Eric Studesville debute con una victoria. Arizona se podría ver reducido a jugar con su tercer mariscal, John Skelton, de camino a un receso que deberá tener muchos movimientos si es que los Cardenales quieren volver a ser relevantes. Knowshon Moreno podría aprovechar las facilidades y tener otro juego enorme, juntando confianza hacia el fin de 2010 y el principio de 2011.

Dos equipos que son contendientes a ganarlo todo chocarán en el Soldier Field. Los Patriotas de Nueva Inglaterra han impresionado a últimas fechas con una serie de  victorias sorprendentes en las que no han anotado menos de 30 puntos ante defensivas como las de Pittsburgh y los Jets. Los Osos de Chicago representarán un nuevo reto para Tom Brady y los suyos. Chicago está solo un juego delante de los Empacadores, que juegan ante Detroit, y con un partido entre ambos aún por jugar, empatar con Green Bay podría ser peligroso en una temporada que ha sido exitosa hasta ahora pero que podría terminar mal. Veremos si las condiciones permiten un juego ofensivo espectacular o si este partido se ve reducido a un choque de defensivas, en donde los Osos tendrían la ventaja.

Los Cargadores de San Diego se juegan posiblemente su última carta en casa ante los Jefes de Kansas City que se podrían poner a dos partidos de los Raiders de Oakland con tres por jugar, lo que sería una posición muy cómoda hacia el título divisional. La operación del apéndice de Matt Cassel podría dejarlo fuera del partido, dando una ventaja a los Cargadores quienes tendrán a Philip Rivers en su mejor forma. El mejor ataque terrestre y el gran momento de Dwayne Bowe se enfrentarán a una dura defensiva en lo que debe de ser un partido interesantísimo.

Entre los equipos sorprendentes se encuentran los Carneros de San Luis que visitarán a los Santos de Nueva Orleáns, especialistas en resbalar ante equipos que lucen inferiores. Sam Bradford y Steven Jackson están empezando a conformar a su alrededor una ofensiva efectiva y la defensiva del ‘Umbral al Oeste’ parece estar encontrando su ritmo, por lo que este partido luce peligroso para los campeones. Si los Carneros sacaran una victoria tendrían un pie delante de cara al campeonato divisional. Los Santos no pueden darse el lujo de perder en casa cuando sus últimos tres rivales son los Cuervos, Falcons y Bucaneros todos en la pelea por un lugar en playoffs.

Los Halcones Marinos de Seattle comparten el liderato del oeste de la NFC con los Carneros, y se enfrentan a unos 49ers de San Francisco que, increíblemente, siguen con vida pero que necesitarían un milagro para garantizar jugar en la segunda semana de enero. La división ha sido muy permisiva y uno de estos dos equipos podría ser local en la ronda de comodines, pero eso no representa una temporada exitosa. Varios jugadores y entrenadores podrían estarse jugando el empleo en este partido que será de matar o morir, por lo que debe de ser tenso y emocionante.

Los Vaqueros de Dallas están esforzando por darle algún sentido a su temporada y nada sería más dulce que hacerlo a costa de algunos de sus rivales divisionales. En este caso recibirán a las Águilas de Filadelfia de Michael Vick que lideran la división y que usarán las piernas de su quarterback a todo lo que dan en este encuentro. En la NFC Este no importan las marcas o las rachas, tradicionalmente todos aborrecen a todos y los partidos son jugados como si la vida dependiera de ellos. Si los Cowboys hilan victorias ante Indianápolis y Filadelfia podrían aparecer cosas buenas para Jason Garrett en el futuro.

Léa también

‘Estoy cansado de que me falten al respeto’: Derek Carr

Mientras se dirige a la temporada 2020 de la NFL, Derek Carr es el mariscal …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *