No todo es felicidad con la agencia libre

Fred Robbins, cambió de casa y bueno.
Fred Robbins, cambió de casa y bueno.

Por Dante Alberto

La agencia libre o el mercado del dinero, que para los enterados siempre se halla (como dijera la melodía) por el lado soleado de la calle. Nadie mejor para hablar con conocimiento de causa que Brian Mackler agente de la firma Manthattan Sporstars. Aunque siempre hay un pero…

Conocido por su fiereza para negociar, sabe cómo tratar los casos personales, hizo gala de su destreza con el esquinero estelar Dunta Robinson para llevarlo de Houston a Atlanta con un contrato de 6 años y 57 millones de dólares. Al tackle defensivo Fred Robbins lo trasladó de San Luis a Nueva York por 3 años y 13 millones; dejó a Gary Brackett con Indianápolis con 33 millones en su cuenta por un período de seis años.

En poco tiempo estos ilustres veteranos serán más ricos en el sentido financiero, este status no implica saber hasta que grado serán felices, pero Brackett mejoró ostensiblemente el salario devengado la temporada anterior.

Un contrasentido al tema es que la agencia libre resulta una extraordinaria  herramienta para que un veterano pueda mejorar su futuro, pero el hecho de garantizar la felicidad es un factor que todavía no compagina con este hecho y no creo que alguien se aboque a buscar semejante fórmula. En la historia de la NFL hay quien cobró a lo grande pero su estado anímico no se reflejó en la satisfacción.

Qué ironía, no todo se puede en la vida.

Gary Brackett, envidiable acuerdo.
Gary Brackett, envidiable acuerdo.

Brackett, llegó a la NFL como agente libre no reclutado en el 2003 y ahora es uno de los cinco apoyadores medios mejor pagados de la liga: “Estoy jugando para una de las organizaciones más estables en el deporte. La gente aquí no sólo me dio una oportunidad, sino han sido muy justos conmigo. Conozco a estas personas y ellas me conocen a mí. Y tenemos algunos negocios sin terminar aquí, siento. ¿Para qué mudarme?”.

Tal vez esto justifique porqué algunos agentes libres volvieron a firmar con sus actuales clubes. Además de Brackett, los jugadores que eran posiblemente los mejores agentes libres en las posiciones de mariscal de campo (Chad Pennington), fullback (Leonard Weaver), receptor abierto (Kevin Walter), tackle ofensivo (Chad Clifton), tackle nariz (Vince Wilfork) y apoyador externo (Tully Banta-Cain), accedieron a regresar a sus equipos anteriores en lugar de probar nuevos.

Pittsburgh habría sufrido con la salida del tackle nariz Casey Hampton y el profundo libre Ryan Clark, pero renovaron ambos. Patriotas quienes tienen un largo historial de retener a sus mejores jugadores, añadieron al guardia Stephen Neal a las recontrataciones de Wilfork y Banta-Cain. Washington renovó con el centro Casey Rabach para ayudar a estabilizar una línea ofensiva en reconstrucción, y Kansas City firmó una extensión con el apoyador externo y líder del equipo Mike Vrabel.

Peppers, todo es felicidad, ahora.
Peppers, todo es felicidad, ahora.

La temporada del 2010 ciertamente provee un enorme asterisco, por la incertidumbre y falta de predictibilidad del año sin tope salarial posiblemente forzando a los clubes a reducir sus ofertas o realizarlas con mejor juicio que en el pasado. Pero también existe el sentimiento de que volver a un equipo no significa quedarse pobre, y que a veces puede ser el mejor lugar para estar, si todas las demás cosas son iguales, con compañeros y una organización que te conoce mejor.

Quizás la campaña del ’09 –en que fue el único defensivo aparte de Julius Peppers en conseguir 10 capturas– fue pura suerte. Pero le ganó el interés de algunos otros equipos y eventualmente le generó un nuevo convenio de tres campañas en Nueva Inglaterra que incluyó un bono por firmar de 6 millones de dólares y un valor total máximo de hasta 19 millones. Al respecto existe una máxima en el medio “el mejor arreglo es aquel del que nunca se habló. Dante Alberto R.

Léa también

‘Estoy cansado de que me falten al respeto’: Derek Carr

Mientras se dirige a la temporada 2020 de la NFL, Derek Carr es el mariscal …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *