En Dallas…¿quién es el culpable?

Tony Romo, mariscal de campo de los Vaqueros, no ha podido guiar a su equipo y no han ganando en la NFL. Foto: nfl.com
Tony Romo, mariscal de campo de los Vaqueros, no ha podido guiar a su equipo y no han ganando en la NFL. Foto: nfl.com

* El entrenador Wade Phillips ya está bajo presión por no inspirar a su equipo. Y una vez más, el quarterback Tony Romo no ha podido guiar a Dallas, que marcha con dos derrotas

Irving, Texas. – Liderazgo, o falta de él, fue un tema candente – otra vez – con los Vaqueros de Dallas esta semana. Sin victorias en sus dos primeros juegos, la percepción es que la pretemporada de uno de los aparentemente contendientes al Super Bowl estuvieron sin timón

El entrenador Wade Phillips ya está bajo presión por no inspirar a su equipo. Y una vez más, el quarterback Tony Romo no ha podido guiar a Dallas, a diferencia de lo que Drew Brees está haciendo con el campeón defensor Santos – y ha sido cuestionado por no llevar a los Vaqueros a la zona final.

La contratación estelar de Dallas en la defensiva, el apoyador Keith Brooking, que fue importado de Atlanta la temporada pasada para tomar el control de esa unidad, no ha tenido  el liderazgo en su totalidad.

Brooking agregó: “El vestuario está formado por chicos y entrenadores que sostienen mutuamente la responsabilidad. Ese es el caso del equipo de Dallas”.

Asimismo Marcus Spears, ala defensivo que tiene influencia sobre sus compañeros, asegura: “Yo no soy tan grande para ordenar a los líderes o capitanes. Todo el mundo en un equipo de futbol tiene un lugar para dar un paso adelante y decir algo si es necesario. Una vez que haya ese tipo de relación en el vestuario, se pude ir mucho más lejos. A veces el hombre que es el líder no puede tener la respuesta , así que ¿qué hacer entonces? No tengo realmente el liderazgo, pero asumo la responsabilidad, para obtener el derecho del buque, poniéndolo en la dirección correcta”.

Añadió :”Todo el mundo tiene que hacer su parte. Si cada uno hace su trabajo y presta atención a los detalles y a la técnica, estaremos bien”.

El entrenador Phillips dice que es el principal responsable.

“Sé que todo el mundo se da cuenta de la situación del equipo. Las expectativas que generamos entre todos los demás es grande y nosotros no hemos cumplido con ellos”, dijo Phillips. “Nos sentimos mal por eso también y estamos trabajando en ello. Nunca he estado en un equipo que tenga una mejor actitud, que ha trabajado más duro para conseguirlo en el buen camino. Esas son buenas señales. Hemos tenido algunos individuos que han jugado bien, pero tenemos que jugar mejor como equipo. Nosotros somos los únicos que podemos hacerlo y vamos a tratar de resolverlo esta semana”.

Los Vaqueros que van de 0-2 se enfrentan el domingo a los Texanos, que por el contrario van de 2-0. Otra derrota de Dallas los colocará en un agujero mucho más grande que el que ahora pueden corregir fácilmente. Una victoria sobre un equipo potencialmente de playoffs, que normalmente juega muy bien, podría devolverle la confianza a los Vaqueros.

Phillips dijo que algunas cosas han cambiado – pero no dio más detalles, simplemente dijo que cambió la forma estructural en algunas de las prácticas – por lo que tendremos que esperar y ver.

El liderazgo no es el verdadero problema, según una fuente del equipo. El lento comienzo se deriva de un camino lento a través de pretemporada. Las cosas no estaban claras, algunos jugadores no jugaron mucho o no pudieron jugar bien, y la sensación general es de que el simple hecho de llegar a la temporada regular fue difícil.

Los Cowboys ahora están tratando de hacer ajustes importantes  sobre cosas que no les estaban poniendo mucha atención. Por eso ha habido tantas averías y problemas de comunicación, dijo la fuente.

El esquinero Mike Jenkins dijo que cree que uno de los problemas es que fueron demasiadas contrataciones, y por ello ahora son todas las críticas.

El sentimiento entre los entrenadores y los jugadores es que los errores que han perjudicado a Dallas son fácilmente corregibles y que tienen alguna solución si son capaces de vencer a Houston, pero para ello todo los jugadores tienen que mantenerse disciplinados y prepararse como necesitan hacerlo.

Los Cowboys tienen que encontrar una fórmula rápida porque la parte inicial de la temporada es realmente suave en comparación con lo que se avecina. Después de los tejanos y de una semana de descanso, figuras los Titanes, los Vikingos, los Packers y los Colts, todos con expedientes de grandes combatientes de la división Este de la NFC.

“La mala preparación ha sido la falla más evidente”, sentencia Keith Brooking. Dijo que sus compañeros están muy equivocados al pensar que puede mostrarse hasta el domingo y estar bien.

Él no es el único que ha dicho que la diligencia debe ser una prioridad.

Reconociendo la necesidad de la rendición de cuentas, cuando menos el jugador, muestra cierta madurez – tal vez no de liderazgo -, pero sí de madurez. Los entrenadores son fáciles chivos expiatorios y algunas de las cosas que se han visto en los Vaqueros es que Phillips y el coordinador ofensivo Jason Garrett tienen los objetivos que merecen. No están siendo colgados por ahí por los jugadores, sin embargo, muchos susurran en off the record.

¿Todos los equipos necesitan líderes? Tal vez no de la manera de un Ray Lewis, pero en algún momento alguien tiene que ser capaz de tirar las cosas. Ya se trate de un entrenador como se ha visto en otros grandes equipos (Rex Ryan, Mike Singletary, Bill Belichick, Jim Caldwell) o un veterano probado (Lewis, Brees, Tom Brady, Peyton Manning) o un talento emergente con un magnetismo digno de confianza (Matt Ryan, Aaron Rodgers).

Es cuestionable porque Dallas tiene buenos jugadores, entre ellos: Romo, Jason Witten, Miles Austin, Marion Barber, DeMarcus Ware, Ratliff Jay, Anthony Spencer, Jenkins, James Bradie, Terence Newman, pero es difícil saber si alguno de ellos es capaz de hacerlo.

Por otra parte Spears agrega que el liderazgo rara vez es un problema durante los buenos tiempos. “La buena ejecución de las jugadas, las buenas actuaciones y el entrenamiento a conciencia, son las principales razones para ganar, no es cuestión de liderazgo. Así que si tanto se habla de liderazgo en Dallas, entonces es probablemente porque las cosas están muy mal en otro renglón”.

Léa también

‘Estoy cansado de que me falten al respeto’: Derek Carr

Mientras se dirige a la temporada 2020 de la NFL, Derek Carr es el mariscal …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *