Cuervos acaban con el sueño texano

Los Cuervos sufrieron mucho para superar a los Texanos de Houston, que estuvieron a la altura. Foto: nfl.com
Los Cuervos sufrieron mucho para superar a los Texanos de Houston, que estuvieron a la altura. Foto: nfl.com

BALTIMORE – Los Texanos de Houston se mostraron a la altura de los Playoffs Divisionales pero, tras dar un gran partido a la defensiva, fueron los errores de su quarterback y equipos especiales lo que abrió la puerta para que los Cuervos de Baltimore hicieran suficiente para derrotarlo 20 a 13 y avanzar al Juego de Campeonato de la AFC, donde se medirán a los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Los Texanos debían jugar un partido perfecto, minimizando el rol de su novato quarterback T.J. Yates y por buena parte del partido lo hicieron. Houston comenzó el partido adelante luego de un gol de campo de Neil Rackers en la primera serie ofensiva del partido, y detuvieron eficazmente a la ofensiva de Baltimore.

Sin embargo, los errores comenzaron en la patada de despeje siguiente, cuando Jacoby Jones soltó el balón, dejando a Baltimore en la yarda dos de Texanos. Kris Wilson atrapó un pase de una yarda de manos de Joe Flacco para adelantar a Baltimore 7 a 3. Aún en el primer cuarto Yates lanzó su primera intercepción mientras buscaba Andre Johnson cuando Lardarius Webb se interpuso en el pase telegrafiado. Cinco jugadas más tarde Flacco encontró a Anquan Boldin de 10 yardas para adelantarse 17 a 3.

Houston volvió a la vida en el segundo cuarto, con su defensiva apretando y su ofensiva hilando un para de buenas series ofensivas cuando decidieron dar el balón a su estrella en esta temporada, Arian Foster. El corredor se echó al equipo al hombro ayudando a conseguir un gol de campo y anotando en carrera de una yarda en la siguiente serie ofensiva. Foster rompió marcas convirtiéndose en el primer corredor en superar las 100 yardas terrestres contra Cuervos en playoffs (132) y el jugador con más yardas totales (154) contra ese equipo en postemporada, superando a Eddie George de los Titanes de Tennessee en ambas estadísticas, con números conseguidos en los Playoffs Divisionales de 2000. Así, Houston se acercaba 17 a 13 al medio.

En la segunda mitad los Texanos demostraron por qué su defensiva se elevó entre las mejores de la liga, presionando constantemente a Flacco y frustrando a la ofensiva de Cam Cameron una y otra vez. Sin embargo, y a pesar de lo esfuerzos de Foster y Johnson, quien terminó con 111 yardas, Houston no fue capaz de descontar puntos del marcador, fallando un gol de campo en el tercer cuarto.

Con 7:28 en el reloj y los Texanos necesitados de un touchdown para ganar el partido, Yates lanzó su segunda intercepción a Webb, de la que los Ravens sacaron otros tres puntos para adelantarse por siete. El escenario era propicio para el mariscal ya contaba con un par de regresos en su carrera y que, con 2:52 por jugar y dos tiempos fuera necesitaba de la anotación para empatar. Yates abrió con un par de pases largo a Johnson para poner al equipo en la yarda 38 de los contrarios pero, con todo a su favor, el entrenador Gary Kubiak decidió incomprensiblemente olvidar a Foster y un tercer pase largo de Yates fue interceptado por Ed Reed en la zona de anotación.

Houston volvió a la vida en el segundo cuarto, con su defensiva apretando y su ofensiva hilando un para de buenas series ofensivas. Foto: nfl.com
Houston volvió a la vida en el segundo cuarto, con su defensiva apretando y su ofensiva hilando un para de buenas series ofensivas. Foto: nfl.com

La defensiva de Wade Phillips logró detener a Baltimore y devolver el balón a Texanos con 45 segundos por jugar, pero la falta de experiencia le ganó a Yates quien manejo mal el reloj y, afectado por algunas jugadas incomprensibles enviadas por Kubiak, lanzó un “Ave María” con 11 segundos por jugar en cuarta oportunidad y dos que cayó al suelo, terminando las ilusiones del equipo de Texas.

Flacco completó 14 de sus 27 envíos para 176 yardas y dos anotaciones y Ray Rice corrió para solo 60 yardas, un testamento al gran trabajo de la defensivo de Phillips, que mediante “El lechero” J.J. Watt y Brooks Reed lograron capturar en cinco ocasiones al mariscal local. Ahora Cuervos tendrá una durísima prueba ante un quarterback que no cometerá los mismos errores, con un boleto al Super Bowl en la mesa. (nfl.com)

Léa también

‘Estoy cansado de que me falten al respeto’: Derek Carr

Mientras se dirige a la temporada 2020 de la NFL, Derek Carr es el mariscal …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *