¡¡Empacadores arriba en los momios!!

Los Acereros de Pittsburgh aceptan con sorpresa su papel de víctimas en el Super Bowl. Foto: nfl.com
Los Acereros de Pittsburgh aceptan con sorpresa su papel de víctimas en el Super Bowl. Foto: nfl.com

* Pittsburgh, que conquistó el campeonato de la Conferencia Americana al derrotar por 24-19 a los Jets de Nueva York, fue colocado por los apostadores de Las Vegas como el equipo que perdería por diferencia de tres puntos ante Green Bay (13-6), sexto preclasificado de la Conferencia Nacional

Pittsburgh – Los poderosos Acereros de Pittsburgh, que cuentan en sus alforjas con seis trofeos del Super Bowl, que tienen foja de 14-4 en esta temporada, que terminaron con la segunda preclasificación para los playoffs de la Conferencia Americana y con un equipo experimentado y puesto a punto con la meta de conseguir su tercer campeonato en sus últimas seis temporadas, son vistos como las “víctimas” en el Super Bowl XLV.

Aunque esto le pueda parecer a usted sorpresivo, no se preocupe. Tampoco a los Acereros les parece muy lógico.

Sin embargo, Pittsburgh, que recién conquistó el domingo el campeonato de la Conferencia Americana al derrotar por 24-19 a los Jets de Nueva York, fue colocado por los apostadores de Las Vegas como el equipo que perdería por una diferencia máxima de tres puntos ante los Empacadores de Green Bay (13-6), el sexto preclasificado de la Conferencia Nacional.

“En cierta manera no entiendo lo que todos ven y lo que nosotros no podemos ver”, señaló el profundo defensivo Ike Taylor.

Para un equipo que fue descartado por muchos para ganar su propia división, hay que recordar que tuvieron un comienzo difícil de temporada porque su quarterback titular fue suspendido las primeras cuatro semanas y luchó arduamente para clasificarse a su octavo Super Bowl, una marca del equipo, y el ser las posibles víctimas es un papel que los Acereros están dispuestos a asumir.

“Creo que damos lo mejor de nosotros cuando no somos favoritos”, dijo Chris Hoke, liniero defensivo de los Acereros. “Creo que cuando nos ponen contra la pared, cuando nos dicen que no somos favoritos y que no podemos hacer algo, es cuando luchamos y damos lo mejor”.

Quizá Hoke tiene algo de razón. La racha de campeonatos más reciente del equipo comenzó cuando se colaron a postemporada como los sextos preclasificados, vencieron a tres equipos con mejor foja que ellos como visitantes y derrotaron al primer preclasificado de la Conferencia Nacional, los Halcones Marinos de Seattle, por 21-10, en el Super Bowl XL el 5 de febrero del 2006.

Diecinueve jugadores de ese equipo están todavía en la nómina vigente una temporada en la que jugaron sus primeros cuatro partidos con el tercer quarterback, y luego con el cuarto.

Ben Roethlisberger fue suspendido por la liga hasta la semana 5, y el suplente Byron Leftwich sufrió un esguince en la rodilla en pretemporada. Eso hizo que Dennis Dixon y Charlie Batch tomaran el mando de la ofensiva de los Acereros, con lo que lograron un sorpresivo arranque de 3-1. Cuatro meses después, están empacando para irse a Dallas.

“Nos gusta ir a cada juego como las víctimas”, dijo el receptor Mike Wallace.

Léa también

‘Estoy cansado de que me falten al respeto’: Derek Carr

Mientras se dirige a la temporada 2020 de la NFL, Derek Carr es el mariscal …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *