Bloqueo 2 Vs. 1

"En Aguilas Blancas no queremos estrellas. Deseo tener un equipo gandalla", asegura el eterno Jacinto Licea.
"En Aguilas Blancas no queremos estrellas. Deseo tener un equipo gandalla", asegura el eterno Jacinto Licea.

* AB, un equipo gandalla

* Otro zarpazo a Sul Ross

* Los más apabulladores

Por Ricardo García Estrada

Con un equipo gandalla, integrado por jugadores chaparros, gorditos y enanos (así los calificó su entrenador Jacinto Licea Mendoza), las Águilas Blancas del IPN se aprestan a cumplir una temporada ganadora en el certamen superior de la ONEFA recién iniciado.

Tales características las definió el coach Licea durante el Día de Prensa de la escuadra guinda, el pasado 28 de agosto en el Casco de Santo Tomás, en presencia de reporteros y familiares de los jugadores.

“Me da gusto presentarles a nuestro equipo de este año, irregular en peso y estatura, pero la rapidez será una de sus características en la temporada. Me abstengo de hacer vaticinios sobre nuestras posibilidades de éxito, pero confío en nuestros chaparros, gorditos y novatos, a quienes hemos preparando para elevar el nivel competitivo del equipo”, expresó el estratega.

Un reportero preguntó si existía entre las águilas blancas alguien con posibilidades de ser nominado jugador del año, al término del torneo, y así respondió Jacinto Licea:

“Aquí no los preparamos para eso, no queremos estrellas. Deseo tener un equipo gandalla; es decir, aguerrido, luchón, pendenciero, que pelee con todo contra cualquier contrincante. Es lo que espero de estos enanos”.

Cuestionado por los 18 años que tienen las Águilas Blancas de no obtener un campeonato en categoría mayor, Jacinto Licea, con más de medio siglo dedicado a la enseñanza del futbol americano en el Instituto Politécnico Nacional, expresó:

“No hay campeones por decreto, en ninguna parte. Para alcanzar esta distinción es necesario contar con campos en buen estado, el nuestro ya está mejor, así como buena alimentación y facilidades a los jugadores para estudiar”. Destacó, sin embargo, que “el IPN hace un esfuerzo increíble para mantener el deporte en general, no sólo el futbol americano”.

Recordó que en Estados Unidos, el equipo colegial Cardenales de la Universidad de Louisville estuvo varias temporadas muy abajo a nivel nacional, hasta que se convirtió en el número uno.

Entre los éxitos más sonados de los Cardenales figura su victoria frente a Wake Forest, 24-13, en el Tazón de la Naranja de 2007, después de terminar la temporada en quinta posición con marca de 12-1, la mejor clasificación en su historia.

Uno de los retos de las Águilas Blancas en la naciente campaña será mejorar su marca de 7-3 lograda en la campaña de 2009, en la que derrotaron a los Toros Salvajes de la UCH, 65-0; Leones de la UMM, 55-7; Aztecas de la UDLA, 17-13 y Potros Salvajes de la UAEM, 30-7.

También a los Frailes de la UT, 31-21; Linces de la UVM Lomas Verdes, 14-9 y Burros Blancos del IPN, 3-0. Cayeron ante los Tigres de la UANL, 47-38 y Pumas de CU dos veces, en la temporada regular y en la ronda semifinal, 30-24 y 37-19, respectivamente.

Sangre nueva y experiencia

Las Águilas Blancas cuentan en sus filas con 21 novatos que ya empezaron a vivir su primera temporada en el circuito superior. Además, en el roster guindiblanco aparecen varios elementos experimentados cuyas actuaciones pueden resultar determinantes en sus aspiraciones.

José Raúl Mateos.
José Raúl Mateos.

Ahí están, por ejemplo, José Raúl Mateos, quarterback; Miguel Ángel Morgado, receptor y pateador de despeje; Erick Reséndiz, safety y pateador de lugar; los hermanos Jovanni y Jair Carrillo, linebacker y halfback, respectivamente, y Paris Rodríguez, tackle defensivo, entre otros.

Segundo zarpazo a Sul Ross

Castañeda y Lozano antes del partido contra Sull Ross.
Castañeda y Lozano antes del partido contra Sul Ross.

Los Pumas de la UNAM CU dieron cuenta de los Lobos de Sul Ross University, 37-7, en su único juego de pretemporada efectuado hace unos días en Alpine, Texas, donde dejaron constancia de sus cualidades Juan Carlos Goliat Castillo y Salvador Castañeda.

El primero de ellos corrió para más de 100 yardas y produjo tres touchdowns, de una, tres y 50. Su compañero Castañeda envió dos pases para anotación a José Alfonso Quiñones y Octavio Zapata, de 50 y 20 yardas.

Ambos equipos han medido fuerzas tres veces, con saldo favorable a los Pumas (2-1). El primer desafío, en 1957, lo ganó la escuadra texana 27-12 en su feudo, y un año después los entonces pupilos de Roberto tapatío Méndez (+) tomaron desquite en la Ciudad Universitaria, 12-6.

A propósito de los Pumas, apenas se levantó el telón de la temporada grande de la ONEFA y ya empezó la rumorología, con varios puntos de vista a priori. Por ejemplo hay quienes aseguran que los felinos tendrán una temporada favorable, sin olvidar la afrenta que sufrieron en la final de 2009 ante los Tigres de la UANL.

Este año los norteños visitarán a los pupilos de Raúl Rivera y según los brujos, los del pedregal aprovecharán la ocasión para darles a los Tigres a llenar, como lo hizo el equipo de intermedia en la pasada primavera. También hay quienes auguran que los discípulos de Pedro Morales continuarán en el trono.

Jugadas en serie

Manuel Rodero.
Manuel Rodero.

Entrada por línea.- Entre los equipos que han obtenido triunfos apabullantes están los Cheyennes del Poli Blanco, dirigidos por Manuel Rodero, verdugos del club Búfalos de Independiente (al mando de Héctor teto Córdova, hermano del chivo) por 140-6 en 1959.

Hay otros tres conjuntos con éxitos escandalosos en su haber: Pumas de la UNAM, 110-0 a los Bulldogs de la Escuela Nacional de Maestros (1951); Cóndores de la UNAM, 105-0 a los Lobos Plateados de la ESIA del IPN (1975) y Águilas Blancas del IPN, 106-8 a los Osos de la ENEP Acatlán (1980) y 118-0 a las Águilas de la UACh. (1981).

Esas escuadras vencedoras tuvieron en su respectiva caja de coacheo al tapatío Méndez, Manuel Neri y Jacinto Licea.

Respecto a los jugadores con más anotaciones en un juego, Ignacio Villagrán, fullback de los Pieles Rojas del IPN, generó nueve touchdowns contra los Toros Salvajes de la UACH, al superarlos por 91-0 (1979). Un año antes el mismo rompelíneas llegó siete veces a las diagonales ante los Cheyennes del IPN, a quienes victimaron por 86-14.

Pase profundo.- La oficina de Desarrollo y Fomento Deportivo del IPN, anunció que ya están a la venta los boletos (en ticketmaster) para los encuentros locales que sostendrán esta temporada las Águilas Blancas y Burros Blancos, en el coliseo de los Linces de la UVM Lomas Verdes.

Léa también

La ONEFA cancela sus torneos de 2020

Debido a la crisis sanitaria que todos enfrentamos; priorizando el bienestar general, la Organización Nacional …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *