Lanzando Para Home

Don Larsen de los Yankees de Nueva York.

Por ALFONSO ARAUJO BOJORQUEZ

El 8 de Octubre de 1956, Don Larsen de los Yankees de Nueva York, lanzó el único juego perfecto en la historia de las Series Mundiales, siendo el pitcher derrotado Salvatore Anthony Maglie, apodado “El Barbero” por sus lanzamientos cercanos a los bateadores. Al abrirse esa Serie Mundial el 3 de Octubre de ese mismo año, Maglie con los Dodgers de Brooklyn en el Ebbetts Field, había vencido a los Yankees y al pitcher Eddie Ford con marcador de 6-3, lanzando toda la ruta y una semana antes durante el final de la temporada había lanzado un juego sin hit ni carrera. Tenía 28 años cuando arribó a las Grandes Ligas en 1945 con los Gigantes de Nueva York, obteniendo 5 victorias por 4 derrotas, con una efectividad de 2.35.

Fue convencido por Jorge Pasquel, que diera el brinco a la Liga Mexicana en 1946, con un suelo muy superior al que tuvo con Gigantes. Pasquel lo envió al Puebla, donde ganó 20 juegos y junto con Adrián Zavala y Sandalio Consuegra, fueron los tres pitcheres estelares del Puebla, que aterrizó en el tercer lugar, abajo del campeón Tampico y los Rojos del México. Repitió en 1947 con aumento de sueldo con los Pericos y otra buena actuación con 20 triunfos y el Puebla de nuevo quedó en tercer sitio. Fue convencido de que regresara a Estados Unidos. Cuando fueron castigados por el Alto Comisionado y fue hasta 1950, cuando estuvo de nuevo con Gigantes y vaya actuación que tuvo con 18-4 y 2.71 en efectividad. Al regresar a las Ligas Mayores, le enseñó el arte del pitcheo al joven Don Drysdale. Mientras jugó en Nueva York, él vivió en Riverdale en El Bronx, pero su ciudad natal fue Niagara Falls, N. Y. donde construyeron un estadio y le pusieron su nombre “Sal Maglie Stadium”. Maglie murió el 28 de Diciembre de 1992, en el mismo lugar donde nació Niagara Falls, Nueva York… Después más lanzamientos.

Léa también

Un Día Como Hoy 21 de Octubre 

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ Los Gigantes de Nueva York, que se trasladarán a San Francisco …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *