Estrellas Del Béisbol

A Propósito de Series Mundiales
www.beisboldelosbarrios.com
SERIES MUNDIALES DE LOS 1930s
Por Héctor Barrios Fernández

La depresión golpeó a la mayoría de los estadunidenses.
Millones perdieron sus trabajos.
Muchas personas hacían grandes filas para recibir asistencia social, la gente hacía colas por cuadras enteras para recibir comida.
Pero los aficionados se mantuvieron asistiendo a los juegos de béisbol.
Era una forma de olvidarse de sus problemas.
Por supuesto, allí estaba aún el Babe.

La Serie de 1932 vio uno de los legendarios momentos de béisbol.
Ese año, Babe Ruth y los Yankees se enfrentaron a los Cachorros de Chicago. Los Yankees ganaron dos juegos en New York.
Para el juego tres, el escenario cambió a Chicago, donde los enojados aficionados le tiraban de todo a Ruth.
En respuesta, conectó un home run de tres carreras en el primer inning.
En el quinto, con el marcador empatado, Ruth vino de nuevo al bat.
Ahora algunos jugadores de los Cachorros, también le gritaban insultos.
El pitcher de los Cachorros lanzó un strike.
Ruth volteó al dugout de los Cachorros y levantó un dedo.
Siguieron dos bolas.
Entonces vino otro strike cantado.
Ruth levantó dos dedos.
¿Había tomado esos strikes a propósito?
Antes del siguiente lanzamiento, Ruth pareció apuntar hacia el jardín central, “anunciando su batazo.”
Estaba apuntando al lugar donde la pelota caería.
El lanzamiento vino hacia el Babe.
Ruth le tiró.
La pelota se elevó.
Voló sobre el jardín central y cayó en las gradas para uno de los batazos más largos que se hayan visto en el Wrigley Field.
La gente pensó que cayó justo en el lugar que Ruth señaló.
Ruth recorrió las bases, tomándose de las manos y colocándolas sobre su cabeza en señal de victoria.
Los periódicos difundieron la historia de “batazo anunciado.”
Cuando le preguntaron si él anunció el home run, en realidad Ruth no contestó la pregunta y sólo dijo:
“Está en los periódicos. ¿No?”
Después admitió que él levantó un dedo para indicar que tenía un strike más de vida.
“Nunca he sabido de alguien que pueda decirte dónde él va a enviar la pelota en un batazo,” agregó.
Justo después del famoso tablazo, Lou Gehrig conectó de cuadrangular también. Los Yankees barrieron la Serie.
Sería la última de Ruth.
Lou Gehrig siempre jugó a la sombra de Ruth.
Y ahora que Ruth se había ido, otro Yankee fue el foco de atención.
En 1936, Joe DiMaggio se unió a Gehrig en el equipo.
Él llevó a los Yankees a cuatro títulos en forma consecutiva.
Los Yankees fueron una dinastía dentro del béisbol.
Tristemente la carrera de Gehrig finalizó en 1939.
A principios de la temporada, era claro que algo estaba mal, él no podía batear y tampoco podía fildear.
La razón fue que Lou Gehrig había desarrollado una rara enfermedad muscular.
Ese verano, Gehrig fue honrado en el estadio de los Yankees.
En su famoso discurso agradeciendo a los aficionados, dijo:
“El día de hoy, me considero el hombre con más suerte en la faz de la tierra.” Murió dos años después, sólo dos semanas antes de cumplir 38 años de edad.
Aún sin Gehrig, los Yankees dominaron en la era de la depresión.
Fueron el atractivo. DiMaggio parecía una estrella de cine.
Pero por un año, en 1934, un equipo muy diferente fue el centro de atención, los Cardenales de San Luis.

La mayoría de esos hombres, como los hermanos Paul y Dizzy Dean, crecieron en la pobreza económica, sin mucha educación formal.
Estaban en disputas constantes, eran extravagantes y desordenados y las bromas pesadas estaban a la orden del día.
Los jugadores tiraban por la ventana globos llenos de agua y fingían pelear en los lobbies de los hoteles.
Aún así los Cardenales llegaron a la Serie Mundial contra los Tigres de Detroit.
Los Cardenales buscaban la manera de divertirse.
Durante uno de los juegos Dizzy tocó la tuba para los aficionados.
Después de tres juegos, ellos estaban arriba 2 a 1.
El juego cuatro fue en San Luis.
En la segunda parte del cuarto inning, el score estaba, Detroit 4, San Luis 3.
Pero los Cardenales tenían hombres en primera y tercera.
En un movimiento sorpresa, Dizzy vino a primera base como corredor emergente. Se encorvó como mono.
Los aficionados se volvían locos de la risa.
El siguiente bateador de los Cardenales conectó una rola al cuadro.
Mientras Dizzy corría hacia segunda, el segunda base de Detroit intentó realizar un doble play.
Lanzó la pelota, la cual golpeó a Dizzy en la frente.
Cayó inconsciente al terreno.
La multitud guardó silencio preocupados por el estado físico de Dizzy.
Sus compañeros lo sacaron del terreno de juego.
Su hermano Paul lo llevó a un hospital.
Más tarde, Dizzy bromeaba sobre el incidente, “los doctores tomaron rayos x de mi cabeza y no encontraron nada,” dijo.
Los Cardenales perdieron ese juego 10 a 4.
Después los dos equipos dividieron juegos.
El juego clave fue llevado a cabo en Detroit.
Los aficionados se abarrotaron en las gradas de madera construidas especialmente para esa Serie.
Cuando Dizzy regresó al montículo, los Cardenales estaban ganando 7-0 después de siete innings.
Joe Medick de los Cardenales conectó un triple.
En la jugada, colisionó con el rival Marv Owen.
Los dos comenzaron a pelear y tuvieron que ser separados por sus compañeros.
Los enojados aficionados de Detroit, lanzaron de todo a Medwick.
Las asistencias controlaban el asunto, pero las agresiones se daban una y otra vez.
Finalmente, el Comisionado ordenó que Medwick dejara el juego.
Esta medida ya no afectaba a los Cardenales.
Ellos anotaron cuatro carreras, para una victoria de 11-0.
Los aficionados habían dejado de pelear con las almohadillas de los asientos.
Así finalizó la Serie Mundial ganada por los llamados “Gashouse Gang” como fueron conocidos los Cardenales de San Luis.
Equipos que ganaron la Serie Mundial en esta década:
1930. Atléticos de Filadelfia a Cardenales de San Luis.
1931. Cardenales de San Luis a Atléticos de Filadelfia.
1932. Yankees a Cachorros.
1933. Gigantes de New York a Senadores de Washington.
1934. Cardenales de San Luis a Tigres de Detroit.
1935. Tigres a Cachorros.
1936 y 1937. Yankees a Gigantes.
1938. Yankees a Cachorros.
1939. Yankees a Rojos de Cincinnati.
Los Cardenales de San Luis de 1934 fueron llamados los “Gashouse Gang.”
Lo más probable por las “gashouse,” que eran las fábricas que dejaron de usar carbón y cambiaron al uso de gas para mover su maquinaria.
Esas fábricas que desprendían malos olores, estaban en vecindarios pobres y hostiles.
Tal vez esa era la forma en la que los Cardenales se miraban a sí mismos.
Pobres y peleoneros.
“La pandilla de los gashouse.”
Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

 

 

 

Léa también

Siete pendientes tras las Reuniones Invernales

Las Reuniones Invernales no decepcionaron. Entre lo sucedido, se destacaron tres de los 11 contratos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *