Estrellas Del Béisbol

A Propósito de Series Mundiales
www.beisboldelosbarrios.com
SERIES MUNDIALES DE LOS 1920s
Por Héctor Barrios Fernández

Muchos hogares tenían ahora el servicio de electricidad.
La mayoría de la gente conducía un carro.
La vida era más cómoda, más divertida, a decir de algunos. “Los locos años veintes” estuvieron llenos de buenos tiempos.
En el béisbol, Babe Ruth estaba generando grandes noticias.
En 1921, él impuso un record de 59 cuadrangulares en una temporada regular. Aunque eso no ayudó a los Yankees en la Serie Mundial.
En ese año ellos cayeron ante los Gigantes de New York y también en 1922.
Los Yankees y los Gigantes se encontraron de nuevo en 1923, por tercer año consecutivo.
¿Finalmente los Bombarderos del Bronx vencerían a sus rivales del otro lado del río?
En el primer juego, estaban 4-4 en la primera parte del noveno inning.
Casey Stangel estaba al bat por los Gigantes.
Tenía la cuenta llena.
Observó el siguiente lanzamiento, le tiró y conectó una línea al jardín central, la pelota rodó hasta la barda.
Stangel corrió aún más fuerte que lo acostumbrado.
Dio vuelta por primera y siguió rumbo a segunda.
En eso se tropezó.

“Pensé que mi zapato se me salía,” dijo después.
Pero él se mantuvo corriendo, sus brazos aleteaban como queriendo volar. Respirando con mucha dificultad, jadeando, finalmente se barrió en home.
¡Seif! gritó el umpire.
¡Cuadrangular dentro del campo! 5-4, el marcador final, los Gigantes ganaron.
Pero para el siguiente juego, en la casa de los Gigantes, el Polo Grounds, Babe Ruth conectó de cuadrangular en dos de sus turnos.
Los Yankees ganaron 4-2.
¿Qué sucedería en el juego tres?
El juego estaba empatado 0-0 después de siete innings jugados.
Entonces Casey Stangel vino al bat.
¡Conectó un largo elevado que se fue atrás de la barda!
Esta vez, Stangel se tomó su tiempo para correr alrededor de las bases.
Lo hizo con dos dedos levantados, señal de dos home runs conectados.
Viendo hacia el dugout de los Yankees, se tocó la nariz y les lanzó un beso.
Fue la única carrera del juego.
Suficiente para que los Gigantes ganaran el partido.
Esos hits y esos juegos, hicieron famoso a Stangel como jugador.
Sin embargo Babe Ruth y los Yankees ganaron su primera Serie Mundial.
En 1927, los Yankees ganaron de nuevo, con una alineación muy poderosa, la que fue conocida como “los asesinos en serie.”
Los Yankees ganaron la Serie en 1928 también, con Ruth conectando diez hits en cuatro juegos, para un increíble porcentaje de bateo de .625.
Los tres hits de Ruth del cuarto juego fueron cuadrangulares.
Ruth no fue la única estrella de los Yankees.
Otro jugador conectó cuadrangular en tres de los cuatro juegos.
Tenía tan amenazados a los lanzadores de los Cardenales que éstos le dieron cinco bases por bolas en forma consecutiva.
Su nombre:
Lou Gehrig.
Mientras Babe Ruth era de personalidad ruidosa y alborotada, Gehrig era tranquilo y tímido.
Mientras el Babe era noticia fuera del campo, conducía autos a altas velocidades y permanecía afuera toda la noche, Gehrig gustaba de pasar las noches en casa con su esposa.
Pero juntos en el campo, Ruth y Gehrig, eran mágicos.
En 1929 los poderosos Yankees perdieron el campeonato.
Parecía que el país entero entraba en una mala racha.
La bolsa de valores colapsó en octubre.
La gente perdió sus trabajos y sus casas.
Fue el inicio de la gran depresión.

Los equipos ganadores de la Serie Mundial en esta década fueron:

1920: Indios de Cleveland sobre los Robins (actuales Dodgers) de Brooklyn.
Por los Indios, Elmer Smith conectó el primer Grand Slam en una Serie Mundial, mientras que el segunda base Bill Wasmsganss hizo un triple play sin asistencia, el primero y único hasta el día de hoy en Serie Mundial.
1921: Gigantes sobre Yankees, ambos de New York.
Esta fue la primera Serie Mundial transmitida por radio.
1922: Gigantes sobre Yankees.
1923: Yankees sobre Gigantes.
1924: Senadores de Washington sobre Gigantes de New York.
1925: Piratas de Pittsburgh sobre Senadores de Washington.
1926: Cardenales de San Luis sobre Yankees de New York.
1927: Yankees sobre Piratas.
1928: Yankees sobre Cardenales de San Luis.
1929: Atléticos de Filadelfia sobre Cachorros de Chicago.

Lou Gehrig (1903-1941)
Lou nació en la ciudad de New York. Su familia era de escasos recursos económicos.
Su mamá limpiaba casas para ganarse la vida.
Pero ella insistió en que Lou, como su único hijo, fuera al colegio.
Apodado “Caballo de Hierro,” Gehrig jugó en 2 130 juegos en forma consecutiva, a pesar de huesos fracturados y problemas en la espalda, un record que duró 56 años.
Jugó durante toda su carrera para los Yankees de New York.
En la Serie Mundial de 1928, conectó cuatro cuadrangulares, empujó nueve carreras.
Puso tan nerviosos a los lanzadores de los Cardenales de San Luis, que éstos le otorgaron seis bases por bolas, cinco de manera consecutiva.
Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

 

Léa también

Al Bat

UMPIRES ROBOTS ¿Desea que le recuerde –de nuevo—la siguiente   noticia ya nada futurista? Lo digo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *