Estrellas Del Béisbol

www.beisboldelosbarrios.com

SATCHEL PAIGE DE NUEVO

Por Héctor Barrios Fernández

Satchel Paige se convirtió en el primer jugador en ser entronizado al Salón de la Fama del Béisbol por sus logros en el béisbol de las Ligas Negras.

Con una estatura de 6 pies 3 pulgadas y 180 libras de peso sobre sus piernas largas y delgadas, usaba gruesas medias para llenar sus holgados pantalones para la práctica del béisbol.

Sus brazos fueron igualmente largos y sueltos.

Realizó una notable cantidad de apariciones en la loma de lanzar y parecía completamente desgarbado cuando realizaba sus movimientos levantando su pierna izquierda y lanzando para home.

Aunque lo que sucedía enseguida era poner a Paige muy aparte de aquellos quienes han sido llamados pitchers o lanzadores.

Sus lanzamientos rápidos sobre el home, se movían a la izquierda, a la derecha, para abajo o para arriba.

Lo cierto es que nunca se sabía qué rumbo tomarían.

Sus lanzamientos más lentos, dibujaban una curva imposible de batear, además que era muy tentadora para los bateadores que regularmente fracasaban en el intento.

Todos estaban impresionados con su infalible control, aunque Satchel nunca se consideró extraordinario. Declaraba: “Solamente toma la pelota y lánzala a donde quieras que llegue.” “Solamente lanza strikes, el home no se mueve.”

Como Usted puede ver, el arte de lanzar es muy sencillo, según la teoría de Satchel Paige y cualquiera lo puede hacer.

Paige estaba muy orgullosos de sus lanzamientos. Desarrolló un repertorio de su propia autoría que no podía ser copiado.

Lanzaba la “Long Tom” que era una bola rápida y la “Little Tom” que era a media velocidad.

La “Bee Ball,” un lanzamiento que ponía exactamente en donde él quería que estuviera.

La “Two-Hump Blooper,” un cambio de velocidad super lento.

“The Barber,” un lanzamiento que rozaba la barbilla de los bateadores y su famoso lanzamiento “vacilón,” soltado después de que detenía su movimiento a mitad del camino.

Satchel tenía una personalidad hipnótica y una extravagante manera en su personalidad.

Durante el punto más alto de su carrera, tenía una personalidad muy atrayente que no se miraba en el béisbol desde los tiempos de Babe Ruth.

Conste que dije “béisbol” y no Grandes Ligas.

Satchel Paige fue un afroamericano que estuvo relegado a las Ligas Negras por más de veinte años.

Sus legendarias hazañas atrajeron grandes multitudes durante las temporadas veraniegas, mayormente aficionados afroamericanos.

El resto del año, Satchel Paige y otros jugadores de las Ligas Negras, recorrían el país y visitaban todos los rincones, a menudo jugando contra equipos de jugadores estrellas en las Ligas Mayores.

Asistían aficionados en grandes cantidades, tanto negros como blancos que con frecuencia eran testigos de duelos entre Satchel Paige y Dizzy Dean o Bob Feller.

Esos juegos de exhibición generaban grandes ganancias y de tal impacto social que la segregación pronto fue superada por la precaria situación económica que en ese tiempo se vivía en Grandes Ligas.

Jackie Robinson se convirtió en el primer jugador afroamericano que en 1947 jugó en las Ligas Mayores desde finales del siglo XIX.

Paige tenía esperanzas de ser el primero y seguramente deseaba mucho ese honor, pero para ese tiempo tenía ya 40 años de edad y mucha de su electricidad había abandonado su brazo derecho.

Paige fue convocado un año más tarde por el dueño de los Indios de Cleveland Bill Veeck, quien creía que estaba haciendo lo correcto a pesar de que al viejo Satchel no le quedaba nada en su brazo de lanzar.

El mismo Satchel probó que eso estaba muy lejos de la realidad.

Confiado en su inteligencia, su actitud engañosa y sus lanzamientos en cambio de velocidad y una variedad interminable de movimientos, así como infinidad de ángulos a la hora de lanzar, Satchel Paige se ganó su permanencia en las Grandes Ligas por cinco temporadas, hasta el final de la campaña de 1953.

Pero no se había retirado del todo, los Atléticos de Kansas City, su casa adoptiva, lo trajeron de regreso en 1965 para un juego.

Paige contaba con 59 años y lanzó tres innings sin permitir anotación a los Medias Rojas de Boston, permitiendo solamente un hit que fue un doblete de Carl Yastrzemski.

Se calcula que Paige lanzó en más de 2000 juegos entre 1930 y 1940.

Los números que logró en Grandes Ligas, no precisamente son aceptados universalmente como records de sus logros.

Sin embrago para quienes lo vieron lanzar coinciden que: Siempre fue el mejor jugador en el campo. Por lo que en 1971 Paige recibió la distinción de ser el primer jugador de las Ligas Negras en ser electo al Salón de la Fama del Béisbol.

La justicia llegó tarde, pero al fin de cuentas llegó.

Satchel declaró en la ceremonia de entronización en Cooperstown “Es el día de mayor orgullo en mi vida,” y aún agregó que: “Hubo muchos Satchel Paiges en la Liga Negra, hombres que fueron mis iguales.”

Cosa que por supuesto no era verdad.

Satchel quebró el molde y de muchas maneras rompió la línea de color.

En México se le vio en 1938 con el equipo Agrario por cierto muy lastimado del brazo de lanzar, su record fue de 1 ganado y 1 perdido con 5.12 en carrera limpias admitida y 19 1/3 innings lanzados.

Para más de Satchel Paige visite:

http://beisboldelosbarrios.com/index.php/el-descalzo-jackson-y-satchel-paige/

http://beisboldelosbarrios.com/index.php/por-los-rumbos-de-cooperstown-y-mexico-8va-parte/

http://beisboldelosbarrios.com/index.php/buck-oneil/

Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

 

 

 

 

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ Los “Dodgers” se fundaron en 1883 como Brooklyn “Athletics” y jugaron …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *