Desde La Butaca

 “MR. OCTUBRE”

Cuando llega el Clásico de Otoño,  es muy justo y necesario recordar a uno de los mejores peloteros que mostraron su valía en postemporada. Mientras que algunos grandes jugadores han quedado a deber en los playoffs o series mundiales, hubo uno que no tuvo piedad con el rival y es muy recordado por su contundencia.

La mayoría de las leyendas de los Yankees de New York, han sido peloteros que hicieron época en el club, peloteros que jugaron enteramente o gran parte de su carrera con ellos.

Lou Gehrig, Joe Dimaggio, Whitey Ford y Mickey Mantle son ejemplo de fidelidad a la causa Yankee, Yogi Berra al final  jugo unos cuantos partidos con los Mets pero su mayor legado al igual que Babe Ruth fue con la Casaca de los Mulos.

Hay un pelotero que en pocos años se ganó el cariño y el respeto de la especial afición Neoyorquina: Reginald Martínez Jackson, mejor conocido como Reggie Jackson. Su segundo nombre(Martínez) ha sido motivo de confusiones sobre su origen latino, en el 2011 en entrevista para prestigiada cadena deportiva aclaro que su abuela paterna era de sangre puertorriqueña.

Jackson nació un 18 de Mayo de 1946 en Wyncote, Pennsylvania, en 1966 fue seleccionado por los Atléticos en ese entonces de Kansas City y el siguiente año el 9 de junio debuto en el mejor Béisbol del mundo. Esa campaña vio muy poca acción pero conecto el primer cuadrangular de su productiva carrera de “Tumbabardas”.

En 1968 el equipo se mudó a Oakland, el cambio le sentó muy bien por qué este año dio muestras del poder de su bate al conectar 29 cuadrangulares, también enseño su tendencia a abanicar la brisa al poncharse en 171 ocasiones.

En 1969  conecto su máximo de jonrones con 47, las siguientes 3 temporadas fueron buenas a secas, en 1972 sufrió una lesión en la serie de campeonato que lo dejo fuera de la Serie Mundial. En 1973 vivió uno de sus mejores campañas con .293 de bateo, líder en jonrones y carreras producidas con 32 y 117 respectivamente, además gano su primer Clásico de Otoño contra los Mets y corono la campaña al ser seleccionado el Jugador Más Valioso.

1974 fue otro buen año en lo individual y obtuvo el bicampeonato al superar a los Dodgers, no imaginaba en esos momentos las épicas  batallas que sostendría más delante contra el club Californiano. En aquellos históricos Atléticos  era la principal arma ofensiva secundado por los “Bigotones” Gene Tenace y Sal Bando junto a los pitchers  “Catfish” Hunter y Rollie Fingers.

Para 1975 debido a su fuerte temperamento mantuvo diferencias con él propietario por lo que al final  fue traspasado a Baltimore.

1976 fue un año de transición llego a un equipo con buenos jugadores pero tampoco su carácter encajo en el vestidor de los Orioles, conecto 27 jonrones para ser el líder del club y fue el segundo productor con 91. Al terminar la campaña sé declaro agente libre para firmar después con los Yankees.

Las luces y los reflectores de Broadway le sentaron muy bien, la afición del Bronx estaba huérfana y ávida de un nuevo ídolo como aquellos de antaño, los Yankees tenían 13 años sin ganar un Campeonato, los “Mulos” no inspiraban el respeto de antes, pero la situación estaba por cambiar un nuevo “Bombardero” había llegado y la “Gran Manzana” lo recibió con los brazos abiertos. Pero su fuerte personalidad pronto le genero problemas tanto con su patrón George Stainbrenner como con su manager Billy Martin, incluso llego hasta los golpes con el no menos explosivo dirigente, el  jardinero derecho  no era  “Monedita de Oro” pero su bate hablaba por él, ese año sé hecho el equipo al hombro y los llevo a ganar la Serie Mundial contra los Dodgers. Antes de iniciar la serie de campeonato en una entrevista le preguntaron a uno de sus compañeros como veía el panorama para los Playoffs este contestó: Pregúntenle a Mr. Octubre, en referencia a la experiencia y campeonatos que Jackson gano en Oakland y desde entonces se le conoce con ese mote. En ese Clásico de Otoño Reginald dio al mundo del Béisbol una de las demostraciones de bateo más impresionantes de todos los tiempos al conectar un grueso .450 con 5 jonrones, 8 producidas y 10 carreras anotadas. El momento mágico fue en el sexto juego cuando disparoi de cuadrangular en 3 ocasiones frente a 3 diferentes pitchers y los 3 a primer lanzamiento, los Yankees se alzaron con el trofeo de campeones, Reggie Jackson fue el MVP y se convirtió en el nuevo ídolo.

En 1978  a mitad de temporada despidieron a Martin, al final de campaña empataron el primer lugar de división con los Red-Sox, los “Bombarderos” remontaron una ventaja de Boston de 14 juegos y al final todo se decidió en un juego de desempate, en este la leyenda de “Mr. Octubre” creció más, en la octava entrada con el juego empatado 4-4 conectó un cuadrangular que puso el definitivo 5-4 y les dio el pase a la serie de campeonato contra Kansas City a quienes dejaron en el camino para enfrentarse nuevamente a los Dodgers en la Serie Mundial donde bateo un alto .391 con 2 jonrones y 8 producidas y los Yankees conquistaron el Bicampeonato.

1979 fue otra buena temporada en la que seguió siendo el motor de la ofensiva rayada, Billy Martin comenzada la campaña retomo el timón, pero los Yankees no alcanzaron la postemporada.

El mejor año ofensivo de Reggie con New York fue 1980, bateo .300 por única vez en su carrera, líder con 41 “Bambinazos” y produjo 111 carreras pero no le alcanzo para llevarlos a la Serie Mundial.

En 1981 último año de su contrato llegaron al Clásico nuevamente contra los Dodgers, pero esta vez no pudieron con el equipo Angelino que los liquido en 6 juegos. Esta sería la última presentación de Jackson en Serie Mundial, sus números fueron .354 de porcentaje con 10 jonrones y 24 producidas, gano 4 anillos de campeón en 5 apariciones.

El “Romance” entre Steinbrenner y Jackson llego a su fin, la difícil relación que sostuvieron durante estos exitosos años provoco que en 1982 Reggie se mudara al calorcito de California a jugar con los Angelinos de Anaheim donde tuvo su última gran campaña, siendo líder jonronero por cuarta ocasión en su carrera con 39 y con su poderoso tolete llevo a los Angelitos a Playoffs donde perdieron ante Milwaukee.

Las últimas campañas se movió definitivamente al puesto de Bateador Designado, con números bastante decentes, en 1986 jugo por vez final en Playoffs y en 1987 regreso a donde todo empezó: Con los Atléticos donde puso a volar 15 pelotas detrás de la barda para irse del Béisbol con 563 jonrón (el sexto de todos los tiempos en ese momento), 1702 impulsadas y sigue siendo el rey del chocolate con 2597 ponches recibidos. Acudió a 14 juegos de estrellas. En sus 21 años de carrera, en 10 ocasiones llevo a sus equipos el primer lugar.

En 1993 fue ingresado al Salón de la Fama, ese mismo año los Yankees retiraron su número 44 y un año después los Atléticos retiraron el 9 que porto con ellos. En el 2002 los Yankees le rindieron otro tributo al colocar una placa dedicada a él en su Parque de Monumentos.

Reggie Jackson fue un jugador de contrastes: Odiado por unos y amado por otros, la relación con sus compañeros no siempre fue la mejor, pero nadie puede negar su gran calidad como pelotero y sobretodo la contundencia que tenía al conectar la pelota, en los momentos de presión Jackson fue un especialista en poner las cosas en su lugar, alegrar los corazones de sus aficionados y matar las ilusiones de los contrarios.

El histórico jonronero jugo toda su carrera en la Liga Americana le toco vivir la etapa en que los pitchers dejaron de batear y se concentraron más en pitchear. En sus tiempos no existían las series divisionales por la tanto sus números en postemporada fueron limitados a Serie de Campeonato y Serie Mundial. Aunque jugo solo 5 temporadas en el Bronx, Jackson supo ganarse a una de la aficiones más exigentes de todo el Béisbol, una afición que lo recuerda con cariño y él en agradecimiento siempre porta con orgullo la gorra de los Yankees, incluso su fama trascendió al Béisbol y ha aparecido en cantidad de comerciales, Shows y Películas siempre mostrándose como un orgulloso Yankee.

La forma de hacer su swing y su manera descompuesta de correr las bases son inolvidables para todos los que lo vimos poner la pelota detrás de la barda. Indudablemente él es el original “Mr. Octubre” Reginald Martínez Jackson.

Que tengan un excelente día.

Dr. Tomas Alonso López Ríos

Director de Solo Béisbol México

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ Los “Dodgers” se fundaron en 1883 como Brooklyn “Athletics” y jugaron …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *