Al Bat

“El Caso A-Rod”

* Clase de libro me regaló el colega comunicólogo Julio César Hernández Velarde: “Los Pequeños Gigantes” escrito ni más ni menos que por el propio mánager de aquel equipo campeón de 1957 en Williamsport, don César Faz. ¡Señor!

Por Jesús Alberto Rubio

beisrubio@gmail.com

No se hicieron esperar las reacciones sobre “El caso A-Rod”:

Ignacio Bandín, subdirector de Kioscomayor.com, por ejemplo, plantea:

“En el beisbol, qué mal ejemplo con estos jugadores. Y son íconos de los niños. Entonces ¿cómo le dices a un fan de Alex Rodríguez que su ídolo hizo trampa?

Creo, debería haber castigo ejemplar y ser expulsados de la liga y borrados todos sus números. Como si no hubieras existido para ese deporte.

En las olimpiadas, cuando un atleta se dopa, se borra su registro y le retiran la medalla. Se le castiga hasta por dos años fuera de toda competencia y si reincide, de por vida.

Ahí están los casos de los futbolistas mexicanos Salvador Carmona y Héctor Moreno, quienes salieron positivos por sustancias prohibidas durante el Mundial de Alemania en 2006. Fueron castigados dos años. Moreno dejó de usarlas y ahora juega en Europa, pero Carmona reincidió y su carrera se acabó.

Y si algún despistado quiere mandar a Sosa, Bonds, McGwire, Rodríguez y demás tramposos a Cooperstown, ¿cómo van a poner sus figurillas? ¿de espaldas?

Eso de ponerle un asterisco a los registros de estas personas ¿se te hace suficiente castigo? bien por los gabachos entonces. Te saludo, Jesús”.

Angel Torres:

Jesús: todo el mundo en la Era de los Esteroides es sospechoso a no ser que pruebe lo contrario. El mejor modo sería que publicaran la dichosa lista de los 100.

Sosa estuvo diciendo y jactándose que a él no le habían probado nada y de pronto salió del closet esteroidal al igual que Manny Ramírez.

Ninguno de ellos fue o es igual como no lo es A-Rod (.266 de average y 17 jonrones,  wow eso no es ni la mitad de sus números antes de saberse que estaba estereorizado hasta los huesos y no en la época de Texas solamente como dice).

Mira, a mi artículo sobre este tema, ya le a le tengo el titulo (exclusivo para ti): 600 jonrones para Alex Rodríguez pero no Cooperstown”.

Jesús Varona

Indiscutiblemente, es algo polémico llegar ahora a esta cifra con el pasado puesto en dudas. Los atletas de estrellas, pasaron a ser asteroides, sin brillo, pero en este mundo donde nada es verdad ni mentira, como dice el poeta, que lance la primera piedra el que este libre de pecado.

Rodríguez llegó, y eso no se lo podrá quitar ni menguar nadie, porque a la pelota hay que darle, con espinaca o sin ella. Sin duda alguna “Popeye El Marino”, hubiera tenido seguramente esta dificultad técnica si hubiera llegado con el famoso alimento  a 600 Cañonazos a las graderías.

Algunos  otros de esas listas eran cerveceros hasta el anonadamiento físico y llegaron alcoholizados hasta “la entrada del Hall Fame”. Es una quimera humana buscar en estos días la perfección tipo Coubertin, pero en el terreno profesional del beisbol. Saludos y Felicidades, amigo”.

Dr. Vicente Arturo Carranza:

“Mi sangre”, muchas felicidades en tu pasado cumpleaños… mira, claro que se sabía y sabemos…pero en mi caso he luchado y lucharé por que el deporte del beisbol se practique con deportistas no dopados.

Se les ha podido ayudar a muchos deportistas y se ha triunfado…pero jamás alcahuetearlos en recaídas que por supuesto son a conciencia de lo que hacen.

Lo de Alex Rodríguez te lo he comentado: se respetan las opiniones y puntos de vista, pero no estoy de acuerdo en que se dopen”.

Y agregó:

“En el beisbol…qué historias tan vividas y tan queridas y por supuesto en el archivo sentimental que no tiene borrador…estamos viviendo una época de logros y recuerdos,…¿o no?…

Lo de Alex es y será una hazaña como las que han tenido y tendrán muchos peloteros…y, claro, no es de aplaudirse los errores por ignorancia (no se puede llamar de otra forma) de él y muchos más de  estar inmiscuidos en la era del doping, lo cual ya hemos comentado mucho…

A-Rod es un facultativo del deporte del beisbol para destacar en este tipo de records, les guste o no les guste… la prueba ahí está…”.

Juan Carlos González Íñigo:

Jesús, puedes meter las manos al fuego por Pujols. Muy, muy dura, tu nota, pero debo estar de acuerdo con su sustancia…..”.

Cesáreo Suárez Naranjo:

¡Bien!, todo es cierto, que no vale la pena agregar algo más.

Sobre todo, lo que dices de Selig quien, como Comisionado, no tiene el espíritu ni siquiera de Happy Chandler,  el menos brillante de quienes ostentaron ese cargo (no vale la pena mencionar a Eckert, el que sustituyó a Frick) a quien le tocó –también–, una época difícil, como la de los jugadores que abandonaron a sus equipos para venirse a la Liga “Pasquel” (¡perdón! Liga Mexicana).

Bueno, cuando menos tuvo pantalones para imponerles castigo a los desertores (aunque, de acuerdo con las leyes norteamericanas, haya sido injusto, ¿no crees?).

Como dijese “El Hombre” en una entrevista que le hizo uno de los comentaristas del anuario “Sporting News”, en la revista que apareció en la primavera de 1999, cuando se comentaba el que McGwire hubiera roto el record (de Maris) y las drogas con las que se ayudó (¿androsten..no se qué?:

“Lo único que tomábamos, si acaso, era un trago. I was (textualmente) a low ball batter, and a high ball drinker…”. Y el Bambino, que “cheleaba” hasta durante los intermedios, en los partidos.

¡Y aquellas aventuras de Mantle, Bauer, y otros Yanquis, que eran “sonsacados” por el tremendísimo Billy Boy, y se iban al Tropicana! (en los años cincuenta).

¿Bonds, Sosa, Palmeiro, McGwire, y muchos más? Merecen un abucheo. ¡Buuuuuu! (I hope you’ve fixed your comp!)”.

Léa también

Los Yankees y Rays dividieron victorias

Gerrit Cole se quedó a un strike de conseguir su 20ma victoria consecutiva en temporada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *