Al Bat

Raúl Cano, en el Recinto de los Inmortales.
Raúl Cano, en el Recinto de los Inmortales.

“Los Ostioneritos”

* Espino y A-Rod

Por Jesús Alberto Rubio

beisrubio@gmail.com

Ayer recibí amable correo de Tomás López, quien me preguntó sobre aquellos “Ostioneritos” de Guaymas con el siguiente texto:

“Un cordial saludo. Me están pidiendo unos amigos información sobre un equipo infantil o juvenil que se llamaba “Ostioneritos” de Guaymas al que recuerdo vagamente. Creo que en ese equipo jugaron  “Chucho” Sommers y Raúl Cano.

¡Todavía existe; qué categoría jugaban; ganaron algún campeonato? Muchas gracias y de verdad agradezco mucho se ayuda. Ya sabe, estamos  a sus órdenes. Ya le había comentado que soy dentista con especialidad en endodoncia. Saludos”.

Claro que en mi infancia disfruté aquel famoso equipo llamado “Ostioneritos” de Guaymas, que jugaban en el viejo y desaparecido “Abelardo L. Rodríguez”. Pero, para precisar más detalles, rápido acudí a  Raúl Cano y no pasaron ni 15 horas para tener su respuesta:

Raúl Cano:

“Hola, Paisano; ¿cómo estas? Siento mucho saber la muerte de René Botello –radicaba en Guerrero Negro–.

Los “Ostioneritos” de Guaymas fueron fundados y dirigidos por Hugo Figueroa.

En 1959 hubo una liga infantil de todas las escuelas primarias de Guaymas y la supervisaba Julio Alfonso padre. De este circuito, Hugo Figueroa reunió a los mejores jugadores y formó a los “Ostioneritos”, en 1960.

Este equipo representó a nuestro terruño y a México en gira anuales (en el periodo de vacaciones de verano) al área de Mexicali, San Luis Río Colorado, Tijuana, Ensenada, Los Ángeles, CA, entre otras ciudades.

Este seleccionado duró 15 años renovándose con nuevos jóvenes, con Hugo de mánager.

Entre los jugadores, con algunos de ellos jugando años después en la pelota profesional, destacaron:

Francisco Campos, campeón bat en la LMB con Charros de Jalisco (1970); Enrique “Cabezón” Manrique; Pedro Valencia, Rafael Tamayo; “Pollo” Meléndez; Rodolfo Larios (no jugó profesional por los estudios);  Marco Antonio “El Churro” Gutiérrez, “Taka Taka” Herrera; Camilo Peralta; Jesús Sommers, líder en hits en Liga Mexicana (3,004); José Elguezábal; René Botello, quien perteneció a Puebla y jugo en la Norte de Sonora con Mexicali.

Otros fueron Víctor “El Feliz” López; Víctor “Perky” Juárez,  “Tito” Escamilla (jugó en Liga Norte de Sonora); Francisco Reyes, Guillermo (Muriqui) Rodríguez, Agustín (Conejo) Campa, Bárbaro (el Mudo) Juárez, Isaac Martínez, Alejandro Acuña, “El Güero” Rivera; los pítchers Francisco (Panchillo) Saavedra, Armando Serna; Luis (Tiant) Ceballos, Samuel Dévora (lanzó un sin hit ni carrera  contra Mexicali)… y así.

A Raúl le tocó formar parte de aquel glorioso equipo, llegando a ser un pítcher estelar con los Diablos Rojos del México y un exitoso e inteligente mánager, además de brillar como instructor, buscador de talentos para Ligas Mayores y gerente de equipos.

Su momento culminante como timón ocurrió después de que Benjamín “Cananea” Reyes logró en la Mexicana levantarse de 0-3  con los Charros ante los Saraperos en 197: al paisano le tocó hacer lo mismo manejando en la Mexicana del Pacífico a los Venados de Mazatlán, en el 97-98 ante los Mayos de Navojoa.

Tiene en su vitrina trofeos como mejor mánager, directivo/gerente y varios campeonatos en diversos circuitos profesionales de beisbol. Debo decir que Cano cuenta con estudios en administración de empresas por la Universidad de Sonora (1961-1963) y emigró a Norwalk, California, a estudiar inglés en el Cerritos Collage en 1964 y 1965.

Un gran historial, sin duda.

Jorge Cervantes Jáuregui recuerda a Espino

“Gracias Jesús, por este grato recuerdo de Espino. Lo tengo muy fresco. Mi hermano y yo, aficionados de “Tigres”, nos reuníamos acá en casa de mis padres en Guanajuato, para escuchar los juegos por la radio (XEX, 730 KHz). Yo tenía 10 años.

Nos tocó escuchar ese juego, afortunadamente y nunca lo olvidaré. Si mal no recuerdo, a lo mejor me equivoco, la narración era del “Rápido” Oscar Esquivel. Y además de lo que constituyó el record, el tablazo fue tan salvaje, que fue a dar al Panteón Francés.

La pelota salió del Parque del Seguro Social, voló sobre el viaducto Miguel Alemán y se depositó entre los que ya entonces reposaban en paz.

Apenas dos temporadas anteriores, Espino visitó Guanajuato cuando en la Liga Central jugaba para “Tuneros” de San Luis., dirigido por Domingo Santana.

De hecho si se revisa con cuidado el libro publicado sobre la vida de Espino, hay dos o tres fotografías de ese equipo “Tuneros” con Espino y Santana en nuestro parque “San Jerónimo”.

Hace poco tuve la fortuna de que me invitaran a un programa de televisión local, a una entrevista con antiguos “Tuzos”.

Héctor Espino.
Héctor Espino.

Luego de la charla, uno de ellos, oriundo de Guanajuato y vecino mío que jugó dos temporadas con los “Tuzos” (1962 y 1963), llamado Nahún Landeros, platicó una anécdota en la que en uno de esos juegos, ocupando él las paradas cortas, un roletazo tremebundo de Espino ¡le quebró la concha!

Vive para contarlo.

Tiene también los recuerdos Don Alberto “El Charro” Raya, una de nuestras instituciones locales en el Beisbol.

Comenta que el instructor decía:

“A Espino primero tírale una cerrada para que dé foul. Luego, una curva haber si se va con ella…” ¿y luego?, le preguntaban?, ¡”pues lo que sea, a todas les da”!

Un cordial saludo desde Guanajuato”.

Cumpleañeros del 4 de agosto

Adolfo Luque, Roger Clemens, Guillermo “Huevito” Álvarez, Barak Obama…. cumpleañeros del 4 de agosto…¡hasta un servidor!

Agradezco las expresiones de aprecio por mi “cumple”, tanto en mi correo como Facebook y otras redes sociales de Internet. Gracias, colegas y amigos.

Miguel Jácome Oaxaca:

“Pues antes de todo MUCHAS FELICIDADES por su cumpleaños estimado Profesor y en verdad qué gusto y aunque ya es tarde para felicitarle, le dejé un mensaje en Facebook. Y en verdad espero que se pase muy a gusto este día en compañía de su familia y seres queridos.

Bueno, mire: Hay 600 RAZONES PARA SONREIR:

Al fin lo pudo lograr Alex Rodríguez que por supuesto estaba presionado por llegar a la mágica cifra.

Que bien por los compañeros de él que lo apoyaron en todo momento.

Alex...600.
Alex...600.

De Alex ya he dicho y escrito cosas. La más fundamental fue cuando tocó fondo al confrontar a una morbosa y sedienta prensa que deseaba ver peloteros humillados.

Siempre sobrio y con unas pesadas lágrimas de hombre confesó su culpa de haber consumido esteroides y pues se repuso a lesiones y a los líos de faldas en los que se metió después de su divorcio. Bien por el buen Alex que hoy 4 de Agosto de 2010 tendrá ¡¡¡600 RAZONES PARA SONREIR!!!”.

Léa también

Los Yankees y Rays dividieron victorias

Gerrit Cole se quedó a un strike de conseguir su 20ma victoria consecutiva en temporada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *