Al Bat

¿Habrá jugadores Yankees en esta foto?
¿Habrá jugadores Yankees en esta foto?

César & Eduardo

Por Jesús Alberto Rubio

beisrubio@gmail.com

César González Gómez, historiador de beisbol/SABR, rápido nos envió un comentario sobre la visita y juego que realizaron en 1921 los Yankees de NY a Tlalpujahua.

El mismo interés mostró el colega historiador/SABR, Eduardo Almada (en su columna Pasando la bola, que me hizo llegar), donde aborda el relevante tema.

Vamos primero con César:

“Saludos Jesús: Qué buen viaje te estás aventando, qué bárbaro. Y lugares que, a lo mejor no son muy famosos, pero que tienen un valor cultural y escénico muy importante.

Me llama mucho la atención el dato de la visita de los Yankees a Tlalpujahua. Sin duda es de esas joyitas de investigación que valen la pena sacar a la luz. Muchas veces nos centramos a reciclar y recalentar una y otra vez las mismas anécdotas beisboleras de siempre, y ahora que encuentras este dato tan interesante seguramente sacarás información muy importante.

Este tipo de poblaciones mineras del siglo XIX tienen una historia beisbolera muy rica. En tu nota mencionas tu visita a El Oro, Edo. de México, con su maravilloso palacio.

Historia del beisbol.
Historia del beisbol.

Hace unas semanas, como siempre, rascando por información en periódicos viejos, me encontré una nota del 9 de Julio de 1892, donde “El Oro Base Ball Club” lanza un reto a cualquier equipo de la ciudad de México para sostener una serie en los campos de beisbol de El Oro.

Una de las cosas curiosas es que dan su lineup con 10 jugadores, y el décimo defensivo jugaba la posición de Backstop. Nunca había leído sobre esta posición pero, al parecer, era un segundo catcher.

Ya había casos de beisbol con diez  posiciones.

De hecho, los primeros años del campeonato cubano se jugaron con diez  posiciones, pero el décimo pelotero era un right short, shortstop que se colocaba del lado derecho del infield.

Esta defensa de diez elementos provocó risa en la ciudad de México y contestaron con una nota totalmente llena de burla y sarcasmo desdeñando el reto.

Decían, en sorna exagerada que, como El Oro era una mina, los partidos se iban a jugar bajo tierra a la medianoche con una caja de whiskey como premio y que esperaban que hubiera suficiente iluminación.

También decían que ojala el pelotero backstop tuviera la boca lo suficientemente grande para que pudiera fildear con ella cualquier pelota que se le escapara al fino catcher que tenían los de El Oro.

Imagínate, un juego nocturno con iluminación dentro de una mina. Hubiera sido para Ripley. Pero de que existía un equipo de beisbol muy sui generis en El Oro en 1892, eso ni dudarlo.

Eduardo Almada

“Realmente nos pareció de gran interés el reporte de Jesús A. Rubio (Hermosillo), sobre el supuesto juego amistoso de los Yanquis en 1921, en Tlalpujahua, Michoacán.

El rival habría sido el equipo de la Mina, “Dos Estrellas” según dicen en esos lares. Son datos relevantes y quizás difíciles de comprobar, sin embargo hay ciertos antecendentes que provocan dudas sobre el suceso. Por eso, Rubio, que encabeza la REMEHIBE (Red Mexicana de Historia e Investigación del Beisbol), ha iniciado la pesquisa.

La Serie Mundial 1921 fue contra el eventual campeón, Gigantes de N.Y. Así que se dieron vuelo los neoyorkinos. Duró 8 cotejos, siendo la última programada a 9 partidos. El decisivo fue una joya como lo detalla el N.Y. Times, en su edición del 14 de Octubre, al grado de explicar cada entrada con muchos datos.

Wayne Hoyt (19-13) de los franjeados abrió, con 21 años a cuestas; pero en su 4to. año con el club. Enfrentó al joven veterano Art Nehf (20-10), quien llegó a los Gigantes de Boston (Bravos) y estaba en su 6ta. campaña.

Un día antes, Carl Mays (27-9), que lanzaba al estilo submarino y registró 337 rollos, lo cual según la enciclopedia del club nadie ha vuelto a lograr, perdió 2-1 por una carrera sucia.

De otra forma se habrían coronado los Yanquis. El juego decisivo terminó 1-0 habiendo entrado la anotación por 2 pases y una pifia del torpedero, Roger Peckinpaugh en la 1ra. entrada (luego de 41 chances sin pecado), timbrando George “High Pocketts” Kelly, quien meses atrás fue muy citado cuando Jorge Cantú tuvo un gran arranque.

Babe Ruth estaba lesionado del codo y no participaba desde el 5to. encuentro. En el decisivo, dice el periódico que caminaba como desesperado en el dugout, con un vendaje en el codo que lo cubría a veces con un sweter, que se quitaba y ponía. Finalmente entró de emergente en la 9va. y roleteó a la 1ra. para el 1er. out. Luego hubo un pase y una doble matanza; ¡Gigantes Campeones! Fue un preámbulo.

En ese tiempo estaba prohibido para cualquier jugador de los clubes en una Serie Mundial, jugar en invierno. Inclusive, el cubano Mike González estaba con los Gigantes y esperó un permiso especial para reportar a la isla, que según parece nunca recibió. El Alto Comisionado, Judge Landis no quería que “chotearán” al Clásico de Otoño.

Ruth ganaba en las exhibiciones hasta alrededor de $3,000 dólares o lo que era mas que el sueldo de la mayoría. Había programado un juego de exhibición en Buffalo, N.Y. en el cual jugó así como sus compañeros, Bob Meusel y Bill Pierce; pero nadie mas de los franjeados. Landis los castigó reteniendo sus bonos de la Serie Mundial; cerca de $4,000 dólares a cada uno, como derrotados.

Se supone de acuerdo a los artículos, que no jugaron más en ese invierno y finalmente se les entregó su bono; pero Ruth, quien había sido advertido, todavía quedó suspendido por dos semanas al inicio de la campaña siguiente.

Es mas, en parte por eso Ruth dio su 1er HR de 1922 hasta el 22 de Mayo, siendo que el año anterior había establecido la marca de 59.

Poco después, el Judge Landis tuvo que cambiar su postura porque no sólo era inaudito privar a los jugadores de participar en invierno sino que afectaba la popularidad del deporte rey, que estaba concentrado tocante a la Gran Carpa, en el Este de la Unión Americana y parte del centro.

De hecho, Ruth unos años más tarde recibía la mitad de la taquilla de los juegos de exhibición, sumando en años, mas de lo que percibía por la temporada, ¿que tal?… muchas gracias”.

Bien, Eduardo.

Le dije al colega que cuando previamente estuvimos en El Oro de Hidalgo, un guía turístico nos sorprendió con esa noticia de que los Yankees habían jugado en Tlalpujahua, ¡pero en 1914! Incluso advirtió de que en el Museo de la Mina “Dos Estrellas”, había una foto de los Mulos, lo cual no fue cierto.

Más tarde, hurgando aquí y allá (en Internet), me encontré que ese juego, según una página del gobierno del estado de Michoacán, no fue en 1914, sino en 1921.

Pero en fin. Ya solté ese tip/dato relevante y debemos seguir investigando sobre este que puede calificarse de suceso/acontecimiento histórico. Veremos. Gracias por su atención.

Léa también

Los Yankees y Rays dividieron victorias

Gerrit Cole se quedó a un strike de conseguir su 20ma victoria consecutiva en temporada …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *