Al Bat

ARMANDO RODRÍGUEZ… HACE 46 AÑOS

Hoy 4 de abril, pero de hace 46 años, Armando “Guajiro” Rodríguez Hernández entró a la historia del beisbol como el    primer ampayer latinoamericano en trabajar en Ligas Mayores.

Un hombre de azul toda una personalidad dentro y fuera del terreno de juego por más de cuatro décadas de trayectoria en circuitos de Cuba, Nicaragua, Venezuela, México y Estados Unidos.

Un umpire de alcurnia; un distinguido hombre de beisbol con nichos de oro en los Salones de la Fama de Cuba en Miami, Estados Unidos (Exilio); las Series del Caribe; de México (Monterrey), y desde hace dos años el de la provincia cubana en Matanzas.

Un jefe de terreno de juego conocedor y aplicado al cien de las reglas de juego que trabajó 14 años en el beisbol venezolano; siete temporadas en Ligas Menores a partir de 1966; casi cuatro en MLB, así como en Nicaragua.

Su hijo, desde la ciudad y puerto de Veracruz, Carlos Humberto Rodríguez Pérez, nos dice:

“Hoy se cumplen 46 años del debut de mi padre en el estadio Arlington de Texas durante el juego que los Atléticos de Oakland vencieron 7-2 a los Rangers.

De esa forma, pasó a convertirse en el primer Umpire Latino en sancionar un juego en el máximo circuito del beisbol de Ligas Mayores”, expresó con gran orgullo y moción.

Ángel Torres y Jorge Ortega 

Sobre el “Guajiro”, Ángel Torres (+), una vez escribió lo siguiente:

Nació cerca del Río Blanco, a una milla del Central Hershey en Cuba; jugó como jardinero izquierdo por dos campeonatos en la Unión de Amateurs de Béisbol Cubano y realizó sus primeras incidencias como juez en los placeres cubanos, iniciándose en los profesionales a mediados de los años 50 en la Liga Cubana.

“Luego actuó en la Liga Invernal de Nicaragua y en 1962 se fue a Venezuela donde fungió como jefe de Umpires. Su debut en la Liga Mexicana se produjo en 1958.

Durante la Serie del Caribe de 1971 en Puerto Rico, le fue ofrecido por el comisionado Bowie Kuhn y el ex propietario de los Cuban Sugar Kings (Cubanos Reyes el Azúcar), Bobby Maduro, su ascenso a las Grandes Ligas, pero surgieron dificultades y prefirió quedarse en México hasta 1973, debutando en el Gran Circo en 1974.

También el colega jarocho Jorge Ortega Couttolenc, publicó: “En Cuba fue seleccionado para un mundial actuando como pitcher y primera base. Más tarde vio acción en la pelota amateur cubana al lado de grandes jugadores como Sandalio Consuegra, Angel Fleitas, Limonar Martínez y hasta Lino Donoso. Debutó como ampayer en el estadio Tropicana en 1938, acompañando nada menos que al gran maestro Amado Maestri, comenzando su gran carrera que culminaría 42 años después, es decir en 1980.

Estuvo presente en 16 series del Caribe representando a Cuba y Venezuela, en este último país, Armando es bien querido, siendo instructor en España y en Italia.

Para Armando Rodríguez, el ampayeo era su vida y decía “gracias a este trabajo pude darle estudios a mis hijos y de comer a mi familia; si volviera a nacer volvería a ser ampayer”.

Y cerró así: “La disciplina que imponía en el terreno de juego y la precisión en sus decisiones en el home, bases y jardines, le valieron la admiración, respeto y reconocimiento de sus compañeros, directivos, jugadores, cronistas y fanáticos”.

De Armando, hay toda una gran información en https://es.wikipedia.org/wiki/Armando_H._Rodr%C3%ADguez_Hern%C3%A1ndez

Incluso, cuando su deceso en el 2008, en mi columna publicada por  http://www.beisbolicos.com/beisbolicos.nsf/2a772d05b1d5e93b862570b0007da7b7/5df1b71f90fca981862574f6000f0a80?OpenDocument&Highlight=0,armando,rodriguez

Léa también

Al Bat

TECNOLOGÍA Y BEISBOL En tanto se define el inicio de las hostilidades de Ligas Mayores …