Al Bat

LOS NATS NUNCA SE RINDIERON

Los Astros de Houston, que habían sido marcados favoritos, finalmente cayeron ante el espíritu y embate victorioso de unos Nacionales que siempre remontaron marcadores.

Antes de iniciar con el tema sobre Nats/Astros, debo expresar mis sentidas condolencias a familiares y amistades de nuestro amigo José Luis “La Coneja” Ortega, gran receptor de su tiempo en el beisbol veracruzano, quien falleció en el puerto jarocho el pasado 28 de octubre. David Camarero, amigo también, fue quien nos comunicó la sensible noticia.

En paz descanse.

Con gusto, hoy les compartiré Ecos de la Serie Mundial 2019 donde hemos disfrutado una nueva historia de superación y espíritu de lucha protagonizada por los Nacionales de Washington ante un poderoso Houston que había sido marcado sólido favorito por los expertos apostadores en materia beisbolera de Ligas Mayores.

Y, en verdad, es de lamentarse –si así se quiere calificar– por los Astros José Urquidy y Roberto Osuna, nuestros lanzadores representantes de México en ese clásico otoñal, así como José Altuve, Yuli Gourriel, Yordan Álvarez, Carlos Correa y compañía de latinos… inclusive de su gerente general Jeff Luhnow, quien nació en la Ciudad de México.

Sin embargo, la magia, el encanto, el favorito sentimental, estuvo esta vez en el equipo de Washington.

Y como la historia la escriben los vencedores, mire usted (honor a quien honor merece):

1.- Los Nacionales se coronaron en un inédito escenario otoñal donde cada equipo visitante ganó cada uno de los siete duelos, algo sorprendente en la historia de las Grandes Ligas y de los principales deportes profesionales de Estados Unidos.

Juan Soto

2.- Otro hecho sin precedente: el jardinero dominicano Juan Soto y los empeñosos Nacionales remontaron para ganar cinco juegos de vida o muerte en la   postemporada.

Soto, además, quien cumplió los 21 años de edad el viernes pasado, se convirtió en el jugador más joven en impulsar una carrera en un Juego 7 de la Serie Mundial desde que el Salón de la Fama Mickey Mantle lo hizo en 1952, a los 20 años, por los Yankees contra los Dodgers.

3.- También Juan Soto pasó a ser el ligamayorista de menos edad en remolcar una carrera en un Juego 7 de una serie de postemporada desde que el venezolano Miguel Cabrera lo logró en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional del 2003, por los Marlins ante los Cachorros, a los 20 años.

Con siete producidas en este Clásico de Otoño, él y Mantle (1953) son los únicos en la historia con 21 años o menos en alcanzar dicha cifra en una Serie Mundial.

Strasburg

4.- Stephen Strasburg fue elegido el Jugador Más Valioso (MVP) de la Serie Mundial

En la culminación de la más prolífica de sus 10 campañas en las Mayores, el derecho de 31 años ostentó una foja de 5-0 y una efectividad de 1.98 en cinco aperturas y un relevo durante la postemporada, incluidas victorias en el segundo y sexto juego del Clásico de Otoño.

Es ahora el primer pitcher con un récord de 5-0 en una sola postemporada; Randy Johnson tuvo 5-2 con Arizona en 2001 y el venezolano Francisco Rodríguez quedó 5-1 como relevista de los Angelinos al año siguiente.

“Stras”, como lo llaman sus compañeros, repartió 47 ponches y dio cuatro boletos en 36 innings y un tercio. Aceptó cuatro anotaciones en 14 entradas y un tercio.

Si gusta conocer su historia, acceda aquí: https://www.razon.com.mx/deportes/gana-washington-su-primera-serie-mundial-en-50-anos-de-historia/

Dave Martínez

5.- Dave Martínez es el segundo piloto boricua en ganar el Clásico de Otoño en forma consecutiva. Alex Cora se había coronado el 2018 dirigiendo a los Medias Rojas de Boston. El primero fue Ozzie Guillén, en el 2005 con Medias Blancas de Chicago.

De padres puertorriqueños, nacido en Nueva York y criado entre la Gran Manzana y Orlando, Florida, el camino no fue nada fácil para llegar a la corona: Sus Nacionales iniciaron la campaña con marca de 19-31, antes de tener 74-38 desde el 24 de mayo.

Martínez, expresó tras ganar el banderín otoñal: “Esto significa el mundo; es una sensación incomparable para todos, todos los latinoamericanos, todos en Washington. Es una sensación que jamás había sentido. Mis jugadores fueron puro corazón, siempre viniendo de atrás para ganar”.

La terrible decisión

6.- AJ Hinch, el timón de los Astros, falló en su decisión de retirar del montículo a su estelar abridor en ese séptimo partido: Zack Greinke tenía el control del juego hasta que Anthony Rendón, originario de Houston y cuyo padre nació en Michoacán, disparó un bambinazo que redujo a 2-1 la ventaja de los Astros en el séptimo capítulo.

Acto seguido, Soto gestionó un boleto con un out, y Hinch decidió relevar a Greinke, decidiéndose por Will Harris y no su estrella Gerrit Cole, quien también estaba calentado.

¡Resultado?: al segundo lanzamiento, Howie Kendrick bateó la pelota en una línea hacia la pantalla adjunta al poste de foul del prado derecho…  Y en un santiamén, los fanáticos vestidos de anaranjado, que alentaban al equipo que más triunfos acumuló en la campaña regular (107), quedaron en silencio total.

Vinieron de atrás

7.- Qué historia en este año de los Nats, quienes por vez primera en su historia son campeones en un clásico otoñal:

Habían perdido como agente libre a su estrella Bryce Harper, y enfrentaban serias dudas con el bullpen.

Veamos esa historia:

En efecto, tenían marca de 19-31 tras sus primeros 50 juegos y 0.1% de probabilidades de ganar la Serie Mundial, ello, de acuerdo con Baseball-Reference.com.

Incluso, ya vimos, estuvieron a un inning de ser eliminados por los Cerveceros en el Juego del Comodín de la Liga Nacional. También, días más tarde, entraron al octavo inning del decisivo Juego 5 de la Serie Divisional contra los Dodgers abajo en la pizarra.

8.- Colofón: En esa Serie Divisional, mandaron a casa a Los Dodgers, de la mano de Howie Kendrick y así avanzar a la Serie de Campeonato y barrer a San Luis para debutar en su primera SM, luego de 50 años de historia, en donde vencieron en el séptimo juego 6-2 a Houston.

Finalmente, amigos lectores: los Nacionales adoptaron un mantra que comenzó a aparecer en sus camisetas: “Sigue en la pelea”.

“Ése fue nuestro lema”, recalcó Max Scherzer.

Así fue: ¡nunca se rindieron!

Una larga travesía…

9.- Los Nacionales de este año llevaron a la capital estadounidense su primer cetro de la Serie Mundial desde que Walter Johnson consiguió la corona con los Senadores en 1924.

Esta franquicia se fundó como los Expos de Montreal en 1969, cuando las Grandes Ligas se expandieron al norte de la frontera. El equipo con gorras tricolores jugaba entonces en el Jarry Park.

En 2005, se mudó a la capital estadounidense, que había carecido de equipo en las mayores durante más de tres décadas, luego que los Senadores desaparecieron por segunda vez para transformarse en los Rangers de Texas.

Todo un proceso.

10.- Y, ahora, esta historia 2019, finalmente los tiene en la cúspide enalteciendo con alto orgullo a la franquicia … y de qué forma.

¡Los Nats campeones mundiales!

Léa también

Al Bat

UMPIRES ROBOTS ¿Desea que le recuerde –de nuevo—la siguiente   noticia ya nada futurista? Lo digo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *