Al Bat

Josh & “Buck”

En tanto Yaquis/Algodoneros abren incidencias en el sexto juego de la gran final de la LMP, hoy juntos evoquemos la grata memoria de dos formidables y excepcionales peloteros: Josh Gibson y Buck Leonard.

Yes, dos íconos en las famosas Ligas Negras… y en México.

Quienes vivieron su época, gozaron a lo máximo su notable forma de juego. De lo mejor de su tiempo, amigos.

En la Mexicana, con los Azules de Veracruz, Gibson fue algo fuera de serie; en el invierno, en la Costa del Pacífico, nadie olvida a Leonard jugando con Obregón.

Y aviéntese el siguiente dato:

Dos notables peloteros que sin jugar en Ligas Mayores….¡están en el Salón de la Fama de Cooperstown!

Joshua “Josh” Gibson y Walter “Buck” Leonard… leyendas del béisbol.

Qué dimensión:

Quienes vieron en acción a Joshn Gibson, juran que su presencia y heroicidades en el terreno de juego desafiaba a la imaginación.

No en balde, lo calificaron “El Babe Ruth de las Ligas Negras”.

Para Roy Campanella y Satchel Paige, el gran Josh Gibson fue el mejor catcher y bateador más peligroso que vieron jugar.

La placa en Cooperstown para el hombre de 1.88 metros de estatura y 103 kilogramos de peso, con musculosos pectorales y enormes anchos brazos, acredita a Gibson con casi 800 cuadrangulares en su carrera de 17 años, incluyendo campañas de 75, 72 y 69.

Incluso, se rumora que en un año alcanzó los 89 jonrones.

La revista Sporting News de 1967, reportó que durante un partido de las Ligas Negras en el Yankee Stadium, Josh Gibson disparó un batazo que golpeó sólo 60 centímetros por abajo del graderío del  jardín central, como a 580 pies del home.

El alcalde de Manessmen, Pennsylvania, una vez ordenó que se detuviera un juego mientras se medía uno de sus cuadrangulares. La cinta se estiró 512 pies. Y ese fue solo uno de los 4 que dio ese día… alguno de los cuales pudo haber viajado más lejos.

“El Gran Tren”, Walter Johnson, calificó a Joshua Gibson sobre Billy Dickey como receptor: describió su forma de mascotear, “tan fácil como sentarse en una mecedora”.

Dijo en esa ocasión que Gibson tiraba como un rifle y que cualquier equipo de las Ligas Mayores hubiera dado gustoso 200 mil dólares por él; una fortuna en la década de los treinta, cuando Gibson ganó el primero de sus cuatro títulos de bateo en las Ligas Negras.

Más poder que Ruth.

Algunos afirman que la segunda mayor atracción en las Ligas Negras, detrás de Paige, tenía más poder que Ruth.

Y no hubo bateadores tan diferentes:

Donde Ruth, literalmente, se convertía en un “sacacorchos”, Gibson tenía un swing preciso, rítmico y aparentemente sin esfuerzo, lo que constantemente sorprendía a la fanaticada por lo alto y lejos que mandaba la pelota.

Aunque en 1943 Gibson comenzó a sufrir recurrentes dolores de cabeza, continuó jugando hasta que murió de un tumor cerebral tan sólo a los 35 años de edad.

El famoso magnate y manejador Bill Veeck, en 1941, tuvo una gran idea: quería comprar a los Filis y contratar estrellas de Ligas Negras como Jackie Robinson, Roy Campanella, Don Newcombe, Josh Gibson, Satch Paige y, tal vez, hasta Walter “Buck” Leonard.

Sin embargo, no materializó ese proyecto y esquema que hubiera impactado al mundo beisbolero.

“Buck” Leonard

El fabuloso bateador y primera base, Walter “Buck” Leonard, quien tampoco jugó en Ligas Mayores pero que fue admitido en Cooperstown en 1972, se combinó con Gibson en la década de los treinta para formar la pareja Ruth-Gehrig de la pelota negra.

En 1937 su equipo Homestead Grays, inició una cadena de nuevo títulos consecutivos, impulsados principalmente por “Buck” & Josh.

Leonard debutó en 1933 con el equipo de Brooklyn Royal, pero sus mejores campañas las vivió con los Gray, de 1934 a 1950 y todo parecía que estaba destinado para convertirse en el primer negro en jugar en Ligas Mayores.

Sin embargo, pasaron sus mejores años y no fue llamado.

En 1952 los Cafés de San Luis le hicieron una oferta, la que declinó por considerar que ya habían pasado sus mejores tiempos.

Por ello, no hay duda del por qué Bill Veeck pensaba en introducir tal talento desconocido para las Ligas Mayores.

Por ejemplo, en 1945 Leonard bateó .375, pero perdió el título porque Gibson terminó con .391.

De Joshua Gibson nomás le diré que en 1941 jugando para los Azules de Veracruz, en su segunda temporada, implantó el récord de 33 jonrones que fue la marca a vencer durante muchos años, además de batear un tremendo .374, producir 124 carreras y lograr un altísimo slugging de .754.

Ese año, junto a Josh Gibson jugaban con los Azules, fíjese nomás quienes: Ray “Mamerto” Dandrige, quien bateó .367; Agustín “Pijini” Bejarano, (.366) y “El Diablo” William Wells (.347).

Por supuesto que Azules se coronó pero fácil, arriba 13.5 de ventaja sobre los Diablos Rojos de México.

Incluso, Josh, Dihigo, “Mamerto” y Roy Campanella, comparten nichos de oro en los Salones de la Fama de Cooperstown y Monterrey.

Hay algo más:

Leonard y Paige, de acuerdo a la Sociedad de Investigadores del Béisbol de EU, encabezan a los peloteros más notables de las Ligas Negras. Luego les siguen: Cool Papa Bell, Oscar Charleston, Rube Foster, Joshua Gibson, Pop Lloyd y Martín Dihigo… ¡nomás!

Caray… qué emoción.

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ Los “Dodgers” se fundaron en 1883 como Brooklyn “Athletics” y jugaron …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *