Al Bat

Giants:

Jugaron con el corazón y determinación: Bochy.

* Tony Bennet, los Gigantes y esos amores dejados en San Francisco. Gigantes y ¡ya! Me imagino a Willie Mays, Juan Marichal, Orlando Cepeda y Willie McCovey, celebrando algo que no se les dio aunque lo tienen, ni se diga a los hermanos Alou. Qué bien y resultó así: Dr. Carlos Rodríguez Candila.

*”Todo lo hicieron bien; No puedo estar más orgulloso del grupo. Jugaron con el corazón y determinación. No podían perder. Mi personal, aceptaron sus papeles y tuvieron una sola misión”: Bruce Bochy.

Por Jesús Alberto Rubio

Cosas veredes:

Juan Marichal contestó muy ufano a un joven reportero televisivo que los Gigantes de San Francisco de los años 60´s fueron mucho mejor equipo que el actual; “tan sólo ve su nómina de jugadores”, le alcanzó a decir caminando rápido hacia su palco en el estadio de los Rangers.

Sin embargo, con todo y aquellas estrellas, lo cierto es que no lograron lo que estos jóvenes de la actualidad, ¡ser campeones mundiales!

Marichal se refería a aquellos hoy miembros distinguidos Willie McCovey, Orlando Cepeda, Gaylord Perry, los hermanos Felipe, Jesús y Matty Alou; él mismo, e incluso Willie Mays, quien en el 54 fue parte del equipo campeón cuando jugaban en el Polo Grounds ubicado entonces en la región de Upper Manhattan, de la ciudad de Nueva York.

Fue en la temporada de 1885 cuando la  franquicia cambió de nombre a los New York Giants tras aparecer en 1883 bajo el nombre de New York Gothams, siendo fundada por el millonario de las tabacaleras John B. Day y el veterano jugador de béisbol amateur Jim Mutrie.

Ésta época incluyó la victoria de las primeras cinco World Series (1905, 1921, 1922, 1933 y 1954), además de 17 de sus 20 campeonatos de la Liga Nacional.

En California

Tras arribar a la Bahía de San Francisco en 1958, en aquella década ganaron solamente un banderín de su división (1962) y luego finalizaron en segundo lugar por cinco años consecutivos (1965-69).

Desde esa era, los Gigantes habían llegado a la Serie Mundial solamente dos veces, en 1989 y 2002.

El corazón del lineup de aquel equipo de 1989 estaba integrado por Will Clark, Kevin Mitchell y Matt Williams, un núcleo que brevemente asemejó aquel de Mays, McCovey y Cepeda, y el club del 2001 tenía a Barry Bonds, el Babe Ruth de su era.

Pero tiempos traen tiempos… y la gloria:

Desde su último título en 1954 ante los Indios de Cleveland, pasaron 56 años para que San Francisco, ¡por fin! conquistara un título otoñal, qué cosa.

Estaban terceros en la lista de las franquicias con la más larga espera para conquistar un clásico otoñal: el primero, los Chicago Cubs (102 años) y los Indios de Cleveland (62).

Los Gigantes vieron frustradas sus aspiraciones en 1962, 1989 y el 2002. Ahora, han obtenido su sexto título mundial (igual que Dodgers), en una lista donde los Yankees son los grandes líderes (27), seguidos de los Cardenales (10), atléticos (9), Medias Rojas (7); y atrás ahora los Rojos y Piratas (5); Tigres (4); Medias Blancas, Bravos, Mellizos y Orioles (3); Filis, Marlins, Azulejos, Mets, Indios y Cubs (2).

Hoy, fue otra historia: Un gallardete otoñal basado en dos factores decisivos, pitcheo y juego dinámico y ofensivo en equipo ante unos Texas Rangers donde sus artilleros Nelson Cruz, Vladimir Guerrero y Josh Hamilton estuvieron apagados.

Texas apenas bateó para .190 en la serie, anotando 12 carreras contra 29 de San Francisco. También, fueron el primer equipo en sufrir dos blanqueadas desde 1966 en el clásico. Pudieron haber sido tres, de no haber sido por el jonrón de Nelson cruz en el quinto y último juego de ayer lunes.

“Nos dieron una paliza sin paliativos”, dijo el piloto de los Rangers Ron Washington. “Ganaron con todas la de la ley”.

Hamilton, quien sólo dio dos hits con una remolcada en 20 turnos, fue al grano: “Enfriamos los bates en el peor momento”.

Édgar Rentería

El nombre de Édgar Rentería ya quedó  incrustado junto a Lou Gehrig, Joe DiMaggio y Yogi Berra,  como los únicos peloteros que han conectado el hit decisivo en dos Series Mundiales.

Su jonrón de tres carreras contra Cliff Lee en la séptima entrada le dio el golpe de gracia a los Rangers de Texas y a sus aficionados, guiando a San Francisco a una victoria de muy grandes alturas.

Era el octavo en el line bat… y además, el orgullo de Barranquilla, Colombia, había iniciado la postemporada (primeros cinco juegos) sentado en la banca. Pero él tenía una premonición: sabía que tarde o temprano le iba a llegar el momento.

Cuando empezaron los playoffs, Rentería dio a entender que contemplaba el retiro a sus 35 años y tras 15 campañas. Sin embargo, el resultado, le dio otro aliento de vida en el beisbol: para .412 (siete hits en 17 turnos); disparó dos jonrones, remolcó seis carreras y anotó seis veces.

Apenas disputó 72 partidos esta campaña, en la que salía de una lesión y caía en otra. Acusó molestias en el muslo, codo y la ingle, inclusive al inicio de los playoffs.

Caray: ahora, entre sus laureles figuran dos campeonatos de Serie Mundial; el primero con los Marlins de la Florida en 1997 y ahora como el Jugador Más Valioso; cinco selecciones al Juego de Estrellas, dos Guantes de Oro y siete postemporadas.

Siete años, en el 2004, fue a otro clásico con los Cardenales de San Luis. Su roleta al pitcher fue el último out y los Medias Rojas de Boston completaron una barrida para conquistar su primer campeonato en 86 años.

Esa vez conectó sólo tres cuadrangulares e impulsó 22 carreras en una temporada regular plagada de lesiones que envió al campocorto a la lista de inhabilitados en tres ocasiones y lo llevó a considerar abiertamente el retiro.

En tres Clásicos de Otoño, batea de 63-21 (.333).

Está en el décimo lugar de todos los tiempos en promedio en el evento, entre los que han agotado por lo menos 60 turnos al bate. Además, es uno de solamente cinco torpederos que han ganado el premio al JMV de una Serie Mundial, junto a David Eckstein (2006, San Luis), Derek Jeter (2000, Yankees), Alan Trammell (1984, Detroit) y Bucky Dent (1978, Yankees).

Curiosamente, es el primer integrante en la historia de la franquicia de los Gigantes-sea en Nueva York y San Francisco-en ser nombrado JMV de un Clásico de Otoño, ya que el premio empezó a otorgarse en 1955.

Las asistencias

¡Bien!: El colega Tomás López –Desde la Butaca–  nos ofrece esta interesante estadística relacionada con las asistencias a la reciente Serie Mundial:

“La edición 106 del Clásico de Otoño tuvo los siguientes ratings televisivos: en los dos juegos en San Francisco asistieron 87,225 aficionados (43,612 en promedio) y en los tres siguientes en Texas se registraron tremendas entradas de 156,382 (52,128 en promedio).

En total fueron 243,607 asistentes con un promedio de 48,721 por partido.

Las ganancias por concepto de boletos fue de 35 millones 120 mil dólares, de los cuales 17 van a los jugadores, 5.2 a la oficina del comisionado y 4.9 millones para cada equipo”.

Cesáreo Suárez Naranjo:

Sí, es lo que me pregunto, cuando ya no habrá una respuesta acertada. ¿Por qué no les dieron, compartido, el premio al MVP tanto a Rentería como a Lincecum (lo mismo que se hizo en 1981, con Guerrero, Yeaguer y Cey; y lo mismo que en 2001, con Johnson y Schilling?). Porque lo que hizo el chamaco Lincecum en el montículo se puede equiparar – en cierta forma – con lo de Rentería en el fildeo y bateo.

Como te decía en un correo anterior, a excepción de esas dos entradas en el primer partido, en que Lince llegó como “en un sueño” a estar presente en este Clásico, después se compuso. ¡Y el recital que dio ayer! Sólo un lanzamiento, que le dejó “a modo” a Cruz, y ¡bum!, pero, lo bueno, es que fue sin gente en base. Indiscutiblemente le ganó los duelos al general Lee (al cual, me imagino, van a “degradar” a soldado raso” – un pequeño chistorete).

Ramón I. Martínez:

Fernando Valenzuela hizo más por el Beisbol que muchos de los actuales huéspedes de Cooperstown ganadores de 200 o 300 juegos). Algo semejante a Babe Ruth que salvó del escándalo de los Medias Negras, Fernando dio brillo al beisbol en medio del escándalo de la huelga de 1981.

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ Los “Dodgers” se fundaron en 1883 como Brooklyn “Athletics” y jugaron …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *