Al Bat

Lutz no es el primer alemán en MLB

*Este domingo, el Juego de Estrellas de la LRN en el Estadio Sonora.

No lo olvide: Este domingo de enfrente tendremos en el Estadio Sonora el Juego de Estrellas de la Liga de Béisbol Regional Norte de Sonora, por supuesto, con los mejores jugadores de los 14 equipos que animan la décima edición del gran circuito.

Lo interesante, también, será que desde las 10:00 horas se tendrán las pruebas de campo de tiros de los jardineros, del receptor y corrido de bases, además de poder.

Of course, ¡por ahí nos veremos en tan magno escenario de beisbol!

Cesáreo Suárez Naranjo:

Me gusta lo que me dice el colega y amigo Cesáreo Suárez Naranjo, desde la hermosa Coatzacoalcos.

Su expresión, del todo sensible.

“Estoy copiando parte de tu último correo, en tu columna tan prestigiada. Y es que, sobre el pensamiento que tuviste – o más bien, un sueño – sobre tu madre, lo comparto, plenamente. Nuestro recuerdo hacia la autora de nuestros días, no puede quedar incompleto, únicamente porque ya hayan desaparecido del plano físico. Eso va más allá.

Y, te diré – y tal vez haya sido también el caso, de la relación de tu madre contigo – mi madre fue aparte de eso, enfermera, maestra (rural, y muy buena, según pudimos constatar sus hijos, por el “montón” de muchachos a los cuales enseñó). ¿Qué más podemos decir de ella? Así que, un recuerdo, lo más hermoso que podamos tener, es poco aun para recordarla.

Y, por lo que hace a esos “ampayitas”, que meten toda la pata, tenemos – por aquí, en el beisbol local – un umpire “sui generis”. ¡Con decirte que – si él (no recuerdo bien si su nombre es Miguel o Juan Manuel Rodríguez Alcudia) hubiese estado umpireando (como juez principal, tras del home, como lo ha hecho varias veces), habría revocado decisiones de “juicio” (o “apreciación”) que emitieron equivocadamente, ampayers de bases, como aquel Don Denkinger que declaró “safe” a Charolito Orta, en la S.M. de 1985; o aquel James Joyce, que le “robó” el perfecto a Armando Galarraga.

Pues, éste umpire, “el nuestro”, no han sido pocas las veces que el umpire de bases da una decisión, y a todas luces vemos que se equivoca. Pero, olvidando lo que dictamina la regla 9, para regular la actuación de estos árbitros, en cuanto a respetar las decisiones, cuando las emite otro de sus compañeros -él va hacia la base, donde fue dada la decisión, y la revoca, muy a pesar (y la molestia) del umpire de base, a quien correspondió dar dicho veredicto. ¡Este sí que la hubiera hecho bien!

Y, ¡que festín de hits, se dieron en ese partido, entre Delfines y Guerreros, ¿verdad?

Luis Eloy Ramírez Cabrera:

Donald Lutz.
Donald Lutz.

Por supuesto, igual valor le doy a la siguiente colaboración del dilecto Luis Eloy Ramírez Cabrera, una más de excelente calidad profesional, por los datos que aporta –en especial de los pioneros en MLB provenientes de Italia, y el “Caso Lutz”– que amablemente desde Venezuela nos comparte:

“Estoy impresionado con la noticia de que Donald Lutz, se convirtió en el primer alemán en jugar en Grandes Ligas, aun peor que el caso de Alex Liddi.

La euforia que proponía la final de potencias hispanas en la final del Clásico Mundial, me disuadió de presentar la historia pero con el caso Lutz, la historia da como más motivos para ser contada, no como la historia misma sino como un resumen de nombres, fechas y poblaciones que desmontan la nueva versión de los pioneros europeos en las mayores según MLB. Espero la compartas con la hermandad de AL BAT, y ellos saquen sus propias conclusiones.

Veamos:

Hay una muy extraña tendencia a reescribir la historia en el beisbol, y mejor ejemplo los nuevos pioneros europeos. En mi particular opinión todo tiene su origen en agigantar la campaña de Allan Huber “Bud” Selig al frente de la MLB, así como de las bondades de la supuesta expansión del juego gracias al Clásico Mundial.

No hay que caer en mentiras. El beisbol se ha jugado por hijos de inmigrantes, muchos de ellos nacidos en Europa desde el siglo 19. Desconocer eso sería desconsiderado con esos hombres que sufrieron las mismas situaciones que sus colegas estadounidenses, de un beisbol en ciernes con la desventaja, que aun de piel blanca eran foráneos.

Lou Gehrig lo vivió durante la primera guerra mundial cuando fue acosado por ser hijo de alemanes.

Polli.
Polli.

Pero para no desviarnos del tema, cuando en el recién finalizado Clásico Mundial se escribió con letras doradas el nombre de Alex Liddi como el primer nacido en Italia en jugar en las mayores, ya se notaba una manipulación de MLB; y es que en el lejano 1932 un nativo de Baveno, región de Piamonte en Italia, de nombre Louis Américo Polli, hizo su debut en las mayores con los San Luis Browns y cinco años después arribaría al mejor beisbol del mundo el genovés Julio Giacomo Bonetti.

Liddi.
Liddi.

En 1945, irrumpió con Washington, Marino Pieretti de Luccia (Santa Lucía) y dos años después en 1947, tocaría turno con los Yankees a Rinaldo Ardizoia, oriundo de Oleggio, provincia de Novara.

En 1949, debuto con los Atléticos de Filadelfia, Henry Arcado Biasetti de Beano, región de Frulli-Venezia Guilia.

Finalmente en 1953, debutó con Detroit el más exitoso de todos, Pierino “Reno” Bertoia de San Vito al Tagliamento quien vio acción por 10 años en las grandes ligas.

Ahora el nombre de Donald Lutz- nacido en Nueva York- es el llamado hacer historia (la nueva) como el primer alemán en jugar en la Gran Carpa. Nada más lejos de la realidad pues aun no incluyendo a los alemanes que vieron acción en la National Association, la American Association o que hayan nacido en tierras teutonas durante el periodo de la segunda guerra mundial, la lista es grande para que se considere a Lutz el primer alemán en el Big Show.

Getgzien
Getgzien

He aquí algunos: Pretzels Getzien, fue posiblemente el primer alemán en jugar en Grandes Ligas cuando en 1884, vio acción con el club de la Liga Nacional, Detroit Wolverines. Getzein era lanzador y aparece registrado como nacido en Alemania en 1864.

En 1887, debutó con los Piratas de Pittsburgh, William Kuehne, nacido en la ciudad alemana de Leipzig en 1858. Edward Eitlejorge nacido en Berlín en 1871, debutó en 1890, a los 18 años con los Cachorros.

El lanzador y jardinero John “Jack” Katoll debutó en 1898, con los Cachorros y al jugar en 1901, con los Medias Blancas se convirtió en uno de los dos primeros teutones – el otro Fritz Buelow- en jugar en la Americana. Katoll había nacido en Alemania en 1872.

En 1899, debutaría con el San Luis Perfectos de la Liga Nacional el berlinés, nacido en 1876, Frederick “Fritz” Buelow.

Y para quienes no gusten de los registros antes de 1901, cuando se conformaron las dos ligas mayores tal como hoy las conocemos debutaron: Otto “Pep” Deininger (1902) oriundo de Wasseralfingen, William Miller (1902) de Bad Schwalbach, Bernard Koehler (1905) nativo de la ciudad de Schoerndorn, Frederick Jacob Geiser (1908) de Stuttgart, Emil Henry Richter (1911) de Dusseldorf, Martin John Krug (1912) de Koblenz, Robert Gustave Troy (1912) de Bad Wurzach, Frederick Mollwitz (1913) de Koburg, William Zimmerman (1915) nacido en Kengen, los berlineses Frederick Schliebner (1923), Anton Welzer (1926) y Heinz Reinhard Becker (1943).

Efemérides de Alfonso Araujo:

https://www.facebook.com/pages/BEISBOL-E-HISTORIA/244380305594711

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ Los “Dodgers” se fundaron en 1883 como Brooklyn “Athletics” y jugaron …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *