¡¡Los Gigantes, campeones mundiales!!

Brian Wilson el taponero estelar de los Gigantes celebra tras abanicar al último bateador de los Rangers para ganar la Serie Mundial. Foto: mlb.com
Brian Wilson el taponero estelar de los Gigantes celebra tras abanicar al último bateador de los Rangers para ganar la Serie Mundial. Foto: mlb.com

* Con otra joya de pitcheo de Tim Lincecum, que aceptó sólo tres imparables, los Gigantes acabaron con la sequía de 56 años y se proclamaron monarcas del beisbol tras vencer a Rangers por 3-1 en el quinto juego y se adjudicaron la Serie Mundial

Por Víctor M. Rodríguez Ocádiz

De nueva cuenta el pitcheo de los Gigantes de San Francisco se presentó en el Ballpark de Arlington, esta vez a través del lanzador derecho Tim Lincecum quien maniató a sus oponentes a solamente tres espaciados imparables para dar a su escuadra una victoria de 3-1 y con ello proclamarse monarcas al superar a los Rangers de Texas en la Serie Mundial 2010.

San Francisco que no ganaba un título mundial desde 1954 ( 56 años después ), se agenció el gallardete en casa ajena y ya no fue necesario regresar a su terreno de juego para dar la satisfacción a sus seguidores que seguramente los aclamarán como los campeones de la Serie Mundial que consiguieron hoy.

De nueva cuenta el beisbol reafirma que el pitcheo es imprescindible parra so solamente maniatar a los toleteros, no permitir que se embasen primeramente y enseguida limitar el número de carreras y por supuesto otorgar confianza a los jugadores a la hora de jugar a la defensiva.

Y ya que hablamos de los lanzadores estrellas, señalamos que fue hasta el cuarto episodio cuando Tim Lincecum permitió el primer hit de sus contrincantes a por medio de Michael Young.

En la séptima entrada los Gigantes consiguieron sus tres carreras. C. Ross comenzó son sencillo al central, siguió J. Uribe con otro imparables, Aubrey  Huff se sacrificó para adelantar a los corredores a la antesala y segunda base, y con la inicial vacía Edgar Rentería bateó un estacazo que se fue a las tribunas entre el jardín central y derecho, ante la sorpresa de los aficionados locales.

En la parte baja de ese misma fatídica séptima entrada, después de 18 episodios sin lograr una anotación frente a San Francisco, los Rangers se acercaron 1-3 cuando Nelson Cruz conectó un cuadrangular solitario al jardín central.

Para la octava entrada, Cliff Lee fue relevado por Neftalí Feliz, al lanzador estrella de los texanos le conectaron seis imparables, le hicieron tres carreras y ponchó a seis oponentes. Sin lugar a dudas, el cuadrangular que recibió en el séptimo rollo fue determinante, ya que tenía un duelo de pitcheo contra Lee.

Para conservar la ventaja de Lincecum, lo relevó Brian Wilson en el noveno episodio y dominó sin problemas a los tres bateadores a los que se enfrentó, quienes volvieron a demostrar que estaban con la pólvora mojada. Ponchó a Josh Hamilton y a Nelson Cruz , mientras Vladimir Guerrero quien siempre le tiraba al primer lanzamiento, fue puesto fuera en rodado al parador en corto.

Edgar Rentería celebra con sus compañeros luego de su HR de tres carreras. El colombiano fue el Más Valioso de la Serie Mundial. Foto: mlb.com
Edgar Rentería celebra con sus compañeros luego de su HR de tres carreras. El colombiano fue el Más Valioso de la Serie Mundial. Foto: mlb.com

Al final estalló la algarabía en el vestidor de los Gigantes que luego festejaron en el terreno de juego, la obtención del gallardete ante la mirada atónita de los aficionados que reconocieron la superioridad mostrada por sus rivales y también les aplaudieron.

Gigantes 000 000 300 = 3-7-0

Rangers 000 000 100 = 1-3-1

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ Los “Dodgers” se fundaron en 1883 como Brooklyn “Athletics” y jugaron …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *