No es lo mismo manejar al “Salsipuedes” que a los Diablos

Mako Olivera.
Mako Oliveras.

Por Alejandro León Cázares

Todavía con media estocada y haciendo berrinches por la descalificación de los Diablos Rojos del México en el primer playoff de la Liga Mexicana de Beisbol, estamos haciendo análisis de lo sucedido y “tragando bilis”.

Como suele suceder en el beisbol, “Siempre se aprende más de la derrota que de las victorias” frase muy famosa que decía don Leo Rodríguez y que el inolvidable “Sargento Metralla” Tomás Herrera, usaba para burlarse de Luis “Chito” García, ya que aducía que el veracruzano sabía más de beisbol, porque siempre perdía.

Lo que sí  resulta una verdad de a kilo, es que por muy buen manager que sea, un piloto debe pensar dos veces el aceptar el manejo de los Yankees de Nueva York  o el de los Diablos Rojos del México. No cualquiera puede ni debe, ya que se trata de una superresponsabilidad, no solamente con el equipo, los directivos y los aficionados, también con la historia y la tradición del mejor equipo del Beisbol profesional Mexicano.

El hecho de ser manager ganador en cualquier beisbol, no lo califica para tomar las riendas de un club de la categoría de los Mulos o de los Pingos.

Pero hagamos un balance, ya desde la presentación del equipo para la temporada 2010, se notó el desconocimiento del club por parte de Mako Oliveras. Ni siquiera tomó en cuenta al estupendo Víctor “Flamingo” Bojórquez. Nunca se tuvo un orden al bate congruente, ni consistente. Los peloteros aparecían en diferentes lugares del orden al bate. Hubo desperdicios en la banca y peloteros que serían titulares en cualquier otro equipo, aquí se desperdiciaron.

El manager de los Diablos Rojos.
El manager de los Diablos Rojos.

Resulta por demás absurdo sentar a tu mejor bateador, por que el pitcher es zurdo. Eso es en cuanto al desperdicio de talento del que hizo gala, el señor Oliveras. Punto y aparte merecen sus decisiones dentro del juego, como pitchearle a Cristian Presichi en el último juego de la serie, después de que había conectado tres imparables.

Para no abundar más sobre lo anterior digamos que el pitcheo del México, no fue aprovechado al máximo y por las “lesiones” tuvieron que darle chamba a muchos improvisados. Todos tenemos derecho a equivocarnos, menos usted sr. Roberto Mansur. Porque usted sabe de beisbol.

Alguna vez le pregunté al extraordinario Casey Stengel, ¿Porqué manejar a los Mets, luego de ser campeonísimo con los Yankees… Y el gran manager me respondió “Es que ahora estoy de vacaciones”.

Léa también

Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ El puerto de Guaymas, ha sido escenario de grandes juegos en …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *