Lanzando Para Home

Por ALFONSO ARAUJO BOJORQUEZ

Baldomero “Merito” Acosta.

El 2 de Diciembre de 1918 los clubes Habana y Almendares en la Liga Cubana, jugaban la parte baja de la octava entrada. Baldomero “Merito” Acosta custodiaba la pradera central de los “Leones” del Habana. Los “Azules” iban a consumir su oportunidad a la ofensiva. Abrió la tanda José Rodríguez quien, frente a los envíos de Pastor Parera, pegó un largo triple. Le siguió Pancho “Canilla” Rivas y le dieron la base por bolas. Vino el peligroso Gervasio “Strike” González que recibió pelotazo, para llenar las bases. Luego le tocó batear a José María Fernández, que le dieron la base por bolas y anotó Rodríguez. Ahí salió Parera y lo relevó José Acosta. Vino la gran jugada, cuando Oscar Rodríguez, bateó corto hacía el jardín central, “Merito” Acosta se tiró un clavado y se quedó con la bola, para una gran atrapada, se vino corriendo a la segunda base, donde puso out a “Strike” González, que iba rumbo a tercera y luego viró para atrapar a José María Fernández y realizó el primero y único triple play de un jardinero sin asistencia, en la historia del béisbol cubano. 

Esa colosal jugada tenía como único antecedente otra de similar factura ejecutada por el también jardinero central Walter Carlisle, al enfrentarse el 19 de Julio de 1911 los equipos Los Angeles y Vernon en la Liga de la Costa del Pacifico AAA de los Estados Unidos. La histórica hazaña, nunca volvió a repetirse.

Cuando se celebró el Juego de Estrellas de 1951, los “Dodgers” tenían ventaja de 7 juegos, que se acrecentó a 11, pero los “Gigantes” lograron en Agosto, ganar 16 juegos consecutivos y cuando se cerró la temporada regular, ambos equipos tenían palmares de 96-58 y la presidencia de la liga, determinó un playoff a un máximo de tres juegos. Los ganadores fueron los “Gigantes” de Nueva York, que  bajo el mando de Leo Durocher fueron los campeones, medio juego arriba de los “Dodgers” de Brooklyn. Los “Gigantes” no pudieron vencer a los “Yankees” de la misma ciudad de Nueva York.

El partido más largo en el béisbol mexicano, se llevó a cabo en el Estadio “Alberto Romo Chávez” de Aguascalientes, dentro de la Liga Central, el Domingo 17 de Julio de 1960, que se alargó hasta 27 entradas. Se hizo famoso el pitcher Hugo Ríos del equipo derrotado León, pues estuvo en la loma, 26 entradas y dos tercios, perdiendo por 5-4, permitiendo 23 hits, regaló 9 bases y recetó 10 ponches. Por los “Rieleros” abrió Jesús Rodríguez que estuvo 23 entradas y el resto, el ganador Gregorio Polo. En Estados Unidos el más largo duró 33 entradas, donde oficialmente se jugaron 8 horas y 25 minutos, jugado en distintos días… Después más lanzamientos.

 

Léa también

Un Día Como Hoy 10 De Agosto

Por ALFONSO ARAUJO BOJÓRQUEZ El pitcher John Dwight “Jack” Chesbro el 10 de Agosto de …